Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

25 tesis para la monarquía

27/06/2021 01:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimageimageEsta lista figura en su libro Die recht gestellten Weichen (Los puntos legales: caminos equivocados, desvíos y salidas). 1.

La unificación del elemento político y social del monarca, aunque principalmente es un jefe social, tiene el poder de intervenir en la vida del Estado. Cuando Theodore Roosevelt le preguntó al emperador Francisco José cuál consideraba que había sido su tarea más importante en este progresivo siglo XX, el monarca respondió: "Proteger a mi gente de sus gobiernos".

2.

El monarca no es un hombre de partido. Él no es elegido por nadie, ni siquiera por el vecino malvado, con quien uno podría estar enojado. Simplemente está allí a través del proceso biológico y es una persona como sus propios padres.

3.

Está preparado y entrenado desde la infancia para su profesión. Es un especialista: la coordinación es su profesión. El primer derecho de un pueblo, como dijo Peter Wolf, es estar bien gobernado. ¿El autogobierno es mejor que un buen gobierno? Para nada, porque en la práctica democrática no hay autogobierno, sino solo el gobierno de la mayoría.

4.

Como no ha ganado la corona, es menos propenso a la megalomanía que el arribista exitoso. La fe cristiana a menudo le muestra su futilidad. La ceremonia de lavado de pies, es el ritual de Jueves Santo de los Habsburgo, y es también la ceremonia que se hace en San Pedro en las entronizaciones papales.

5.

Como un factor adicional (además de lo social y político) figuraba el religioso. La coronación es sacramental. La monarquía invita a la perfección, tanto intelectual como espiritual. El número de reyes santos, de emperadores y sus esposas es elevado.

6.

Se da la probabilidad de tener un talento espiritual superior al promedio en una base de biología hereditaria. En las dinastías, que consisten en un agregado de familias selectas, los talentos específicos se preservan y transmiten. A menudo, sin embargo, encontramos un ingenio que se acerca a la locura. Un problema en el pasado, pero hoy se entiende gracias a la medicina. El monarca loco es descartado temprano para los asuntos del gobierno.

7.

La monarquía tiene un carácter transnacional. No solo son en su mayoría "extranjeros" la madre, la esposa, el cuñado y los yernos, sino que las dinastías mismas, por regla general, son de origen extranjero. En 1909, solo los soberanos de Serbia y Montenegro eran de origen local. Las dinastías también se mezclan racialmente y provienen, entre otros, de Mahoma y Genghis Khan. Esto, así como su carácter transnacional, les otorga una doble ventaja psicológica: la oportunidad de comprender mejor a otros pueblos (y familias gobernantes) y mantener una distancia objetiva de su propia gente.

8.

La monarquía es más elástica que todos los otros tipos de gobierno, se puede combinar fácilmente con una amplia variedad de formas gubernamentales y sociales. Por lo tanto, la forma de gobierno mixta clásica une elementos elitistas y democráticos con un tope monárquico. Pero uno también podría imaginar una monarquía socialista e incluso un imperio comunista, que se ha visto en el reinado de los Incas. De hecho, como señaló Treitschke, la monarquía es el Proteo de las formas de gobierno.

9.

La monarquía es una institución patriarcal, pero posiblemente también patriarcal-matriarcal o incluso matriarcal. Aquí están dirigidas a los más profundos sentimientos de nuestra naturaleza familiar. La pareja gobernante es al mismo tiempo una pareja de padres. Además, la monarquía es por estas razones de patriotismo, asocia la democracia al nacionalismo.

La democracia significa hermandad sin padre, que lógicamente encuentra su culminación en el Gran Hermano.

10.

La monarquía es una forma orgánica de gobierno en la que la razón se puede combinar armoniosamente con el mundo de los sentimientos. En esta síntesis surge la legitimidad, que no puede ser un término puramente jurídico. La monarquía no es una forma de gobierno "imaginaria", artificial y aritmética, sino en el sentido más estricto de la palabra "natural", apropiada para la naturaleza humana.

11.

El principio del rex lege le hizo a la monarquía un arché, no un krátos. Aún en la decadencia de la monarquía absoluta, un "autócrata" como Luis XIV no tenía ni una fracción del poder de nuestros parlamentos.

12.

La unidad ideológica, sin la cual el parlamentarismo no puede existir es mucho menos necesaria en la monarquía, por lo tanto, la libertad espiritual es potencialmente mucho mayor. Austria era culturalmente mucho más fértil hacia 1910 que hacia 1930 o incluso hacia 1980.

13.

La posibilidad de sobornar a un monarca es particularmente pequeña. Y la plutocracia (gracias a la presencia de otros valores) es muy poco probable.

14.

También es poco probable que exista el frenesí de popularidad, el halago a la gente (demagogia), por el contrario, hay mayor oportunidad para decirle a la gente la verdad, ya que el problema de su elección o reelección no existe.

15.

Sobre todo, la tarea del monarca es proteger a las minorías impopulares que se pierden en el marco democrático.

16.

El liberalismo genuino tiene muchas más posibilidades bajo la monarquía que bajo la democracia que tiene una raíz totalitaria. La libertad y la desigualdad están conectadas, así como la igualdad y la coacción.

17.

El monarca cristiano tiene una responsabilidad ante Dios. Esta es una responsabilidad incomparablemente mayor que la de los pueblos o sus representantes. La democracia, sin embargo, es irresponsabilidad: arrojar una papeleta en una urna no puede ser considerado responsabilidad aquí en la tierra.

18.

Los monarcas son "propiedad pública": pertenecen a sus súbditos. Esta es una relación recíproca. Tampoco tienen clase porque no son nobles, ni ciudadanos, ni obreros ni campesinos. Pertenecen "sociológicamente" a un grupo especial internacional. Entonces son equidistantes a todas las clases y estratos.

19.

Los monarcas están llamados a ser estadistas y no meramente políticos. Tienen que pensar a mucho más largo plazo que las próximas elecciones. Deben preocuparse por el destino de las generaciones por nacer. A los monarcas fracasados ??se les cortó la cabeza, los políticos fracasados se retiraron a la vida privada y vendieron sus memorias.

20.

Un sistema monárquico de naturaleza continental permite una mejor atmósfera de confianza mutua entre los países, ya que el juego eterno de la democracia desestabiliza todas las relaciones internacionales.

21.

Los grandes estadistas de Europa eran en su mayoría, ya sean monarcas, designados por monarcas, aristo-oligarcas o productos de revoluciones y crisis severas, las que provocaron que los más brutales, inescrupulosos e inteligentes llegaran a la cima; gente como Napoleón, Hitler, Lenin, Stalin, Mao y Pol Pot que inevitablemente dejaron un mar de sangre y generalmente no tenían un orden duradero.

22.

Sobre todo, la monarquía garantiza la continuidad. Tú sabes quién seguirá a quién. La introducción del hijo, el sobrino y la hija en los asuntos del Estado está garantizada.

23.

La permanencia también garantiza una mayor experiencia. La mayoría de las constituciones democráticas que temen el poder personal prohíben un segundo o tercer mandato. Cuando el profesional de carrera política (como un ex vendedor de corbatas y polleras a la Truman) finalmente empieza a ganar experiencia real, es abandonado y luego un nuevo aficionado llega a la cima del gobierno. Entonces, si ni siquiera puedes dirigir una gran tienda, mucho menos sabrás dirigir una gran potencia.

24.

La monarquía está en armonía con el cristianismo, o al menos una cultura originalmente cristiana, a través de su carácter patriarcal: La imagen del Padre fue determinada por Dios el Padre, el Santo Padre, los Padres de la Iglesia, el Padres de la Patria, el padre y el abuelo de la familia. Además, Abel Bonnard señaló: "El rey era el padre de su pueblo, porque el padre de todo el mundo era rey en su familia". Este aspecto psicológico (más que teológico) se aplica a todas las denominaciones cristianas genuinas, incluso para aquellos que equiparan la política de la jerarquía eclesiástica o se han unido a ella.

Pero la autoridad siempre viene de arriba. Y puedes gobernar verdaderamente bien solo con la ayuda de la autoridad, una fuerza endógena, no con el miedo, una fuerza exógena. Como dijo Joseph de Maistre, millones de personas solo pueden ser gobernadas por la religión o la esclavitud, es decir, por la autoridad interna o por el temor de la violencia que induce al miedo. Pero la democracia es difícil de reconciliar con la autoridad y, por lo tanto, no es fácil de conciliar con el Estado de derecho.

25.

El más alto estatus cristiano de la monarquía, sin embargo, radica en su apelación al amor. Una historia de amor con el regente es inconcebible en la magia numérica de la democracia, puesto que sus elecciones cada vez terminan en victorias y derrotas, estallidos de alegría y desilusión, triunfo e ira. San Agustín y Franz von Baader probablemente también sospecharon esto cuando escribieron sobre la irremplazable armonía entre el amor y el servicio.

Solo en el amor está el servicio sin dolor ni carga. Unos políticos molestos, vueltos a votar como criados rebeldes una y otra vez, porque ni siquiera son asignados por los "padres" al destino, no son más que mercenarios.

Traducido del alemán por Hernán Cobo. El material original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2333 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
5115
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.