Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fernando Quijano Vega escriba una noticia?

Los 400 medios, prostitución de la Libertad de Expresión..

16/06/2010 04:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El periodismo veracruzano -en su mayoría-, se prostituye y se denigra; se desnuda y se expone a la opinión pública; se vende por necesidad, se integra a la guerra sucia, se convirtió en un órgano oficial al servicio de Fidel Herrera y su candidato..

In flagranti

Los 400 medios, prostitución de la Libertad de Expresión...

Fernando Quijano Vega

Mucho se ha hablado en estos días de la ‘ prostitución’ que hace la necesidad económica explotando a gente humilde y denigrando a mujeres de avanzada edad que se desnudan como forma de ‘ manifestación’ por el interés de unos pocos y sus maniobras corrientes de guerra sucia.

Pues me atrevo a decir que el periodismo veracruzano -en su mayoría-, hace lo mismo: se prostituye y se denigra; se desnuda y se expone a la opinión pública; se vende por necesidad, se integra a la guerra sucia, se convirtió en un órgano oficial al servicio de Fidel Herrera y su candidato.

Lo reconozco aunque me avergüence: en Veracruz la libertad de expresión depende de la libertad económica del medio en el que se labora. Palabras más, palabras menos, lo platicaba hace pocos días con dos mujeres comunicadoras independientes a las cuales respeto por el valor que tienen de ejercer el periodismo libre, por convicción y sin ataduras políticas ni económicas, y, sin miedo a publicar en diversos medios (casi todos ellos virtuales), sus opiniones abiertas aunque señalen directamente al régimen opresor y manipulador de medios.

En nuestro estado, la generalidad (más no la totalidad) del periodismo, es (o se ha convertido en) parcial, subjetivo y/o tendencioso. Salvo algunas excepciones, los medios impresos, virtuales y audiovisuales veracruzanos han pasado a ser voceros oficiales de la fidelidad trademark, del color rojo y, del impuesto candidato, Javier Duarte.

Diferente situación es (o debería ser) cuando trabajas en una dirección de comunicación social de alguna dependencia donde tu labor como comunicador es exaltar los logros alcanzados, pero pareciera que los medios en general se han convertido en extensiones del gobierno.

Con profunda tristeza me detengo a veces frente al estanquillo de revistas a leer los encabezados de los periódicos. No sólo me abate el sentimiento al ver que todos están pintados de rojo gobierno y de rojo partido oficial (que a fin de cuentas es el mismo); sino que me frustra el no encontrar otro punto de vista que no sea el que conviene a los intereses políticos de Fidel Herrera Beltrán; asimismo, omiten deliberadamente información valiosa y de interés para la ciudadanía que contravenga a sus intereses o demuestre sus ineptitudes.

Hace pocos días leí en el periódico ‘ La Jornada’ fuertes (¡y reales!) declaraciones que hiciera Dante Delgado en rueda de prensa, quien muy molesto arremetió contra los comunicadores a quienes dijo: ‘ la lambisconería no tiene límites’ , al mismo tiempo que les recordó que todo tiene un costo: ‘ no sólo piensen en quedar bien con el de arriba, porque no siempre o constantemente se puede engañar a la sociedad sin que se dé cuenta de las mentiras que propagan; si se sigue depravando la vida política del país las consecuencias van a ser enormes’ .

Me pesa como comunicador ver que casi cualquier periódico, desde los que cuentan con décadas de experiencia, hasta los que pulularon en los periodos chirinista y alemanista, se han convertido en medios similares al Diario de Pravda, esa infame publicación oficial, "órgano" del Partido Comunista de la Unión Soviética que durante décadas fue el canal habitual para anunciar las directrices y cambios políticos de un régimen totalitario.

Agradezco a la Asociación Nacional de Periodistas A.C. por el reconocimiento que me otorgaron el cual no es un mérito personal sino que es un logro de todo el equipo que conforma el Metropolitano

A finales de mayo, clonaron el Metropolitano como parte de la guerra sucia, así, en descarado, ¡nos clonaron!, usaron nuestro logo, nuestros nombres, nuestro diseño. Apelé al gremio periodístico, a algunos amigos y conocidos; también envié la información al resto de los medios impresos en Xalapa. ¿Saben cuántos hicieron eco de este gravísimo atentado?, ni uno solo. Si acaso 3 medios virtuales (http://www.periodicoveraz.com/, http://www.acentos.info/ y http://www.alcalorpolitico.com/noticias.htm) publicaron la carta de denuncia que enviamos.

Tres compañeros me lo dijeron directamente, la consigna era publicar la información de esta clonación sólo si la denunciábamos como atentado político contra un candidato, si enfatizábamos la guerra sucia electoral. Me queda claro que pudimos hacer un escándalo si hubiéramos entrado a la trampa politiquera de difundir el mensaje electorero. Sin embargo, no caímos en su juego, defendimos desde nuestras limitadas trincheras el atentado contra nuestro medio. Nos defendimos nosotros a nosotros mismos y el gremio periodístico en general se hizo el desentendido.

¿Creen acaso los medios informativos en general que la gente se sigue dejando engañar?, lo único que están logrando son dos cosas: primero la falta de credibilidad de sus lectores y oyentes; y segundo el hartazgo del pueblo veracruzano al que saturan con informaciones tendenciosas, manipuladoras y poco creíbles. No se necesita ser un genio para sacar la conclusión de que ambos puntos sólo los están llevando a un menor número de seguidores.

El pasado 7 de junio se celebró el Día de la Libertad de Expresión, y me quedé pensado ¿se puede celebrar eso en Veracruz? Quiero creer que sí, que sin importar las diferencias de criterio, opinión y línea editorial/política, siempre existirán espacios para la réplica y contrarréplica en cualquier medio de comunicación que se precie de ser objetivo e imparcial.

Epílogo.

Ejerciendo esta profesión, en algún momento me sentí desanimado, por un lado al enfrentar censura, por el otro al tener que ‘ informar’ con tono oficialista en medios que supuestamente eran independientes.

Hoy los tiempos han cambiado, la situación de la libre expresión está peor que en ese entonces, sin embargo, creo firmemente que precisamente éste es el momento de alzar la voz, de buscar o crear espacios, de luchar por el ideal ético del comunicador.

Aprovecho el espacio para agradecer a la Asociación Nacional de Periodistas A.C. (ANPAC) por el reconocimiento que me otorgaron y recalco que el mismo no es un mérito personal sino que es un logro de todo el equipo que conforma el Metropolitano, a todos ellos: mi agradecimiento total y mi más sincera felicitación.

Dudas, comentarios y comentadas, enviarlas a fernando.quijano@gmail.com


Sobre esta noticia

Autor:
Fernando Quijano Vega (7 noticias)
Visitas:
441
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.