Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

‘Yo sí me acuerdo Richard’

09/06/2012 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageTras verlo sentado a solas en una de las mesas del restaurante, la mujer se levanta de su lugar y se acerca a él.

-Disculpe que lo moleste, pero quisiera pedirle su autógrafo.

El hombre asiente con la cabeza y la invita a sentarse. Al mismo tiempo su rostro esboza una ligera sonrisa; no está acostumbrado a tales peticiones y en el fondo agradece que alguien se haya atrevido a reconocerlo. De su bolso, ella saca una fotografía y se la extiende. Él la recibe con asombro. "No se ofenda por mi reacción. Simplemente creí que ya nadie se acordaba de mí".

-Pues yo sí me acuerdo de ti, Richard. No te preocupes, las arrugas se robaron la cara con la que me conociste. Claro, si a eso se le puede llamar conocerse.

Extrañado del tuteo, Richard le pide que por favor le cuente cómo fue que se conocieron. Por más que trata de hacer memoria, él no logra encontrar en sus recuerdos el rostro de la mujer.

-Esa fotografía la tomaron el día en que nos conocimos. Yo era reportera y cubría el entrenamiento. Uno de tus jugadores me dio un balonazo, se rió y yo lo insulté. Tú saliste a defenderlo y me gritaste que no interfiriera en el trayecto del balón, que no insultara a uno de tus muchachos.

-¡¿Eso hice?!

-Sí. Además te pusiste a proclamar como loco que algún día yo te pediría un autógrafo porque pondrías a Dinamarca en los primeros lugares del mundo, que serías campeón de algo, de lo que fuera. Y mírame, el tiempo te dio la razón. Ahora estoy aquí pidiéndote el autógrafo.

Antes de estampar su firma, Richard se enfoca en la foto y ubica el instante en que se puso bravo con la reportera. "Perdón por el episodio de ese entonces. Si vale la pena excusarme permítame decirle que ese día estaba muy enojado, los jugadores no entendían mis instrucciones y creían que yo no les daba confianza. Así que me puse a gritarle y le dije esas cosas para que vieran que sí estaba con ellos".

Firmado el autógrafo, ella guarda la foto en su bolso. "Gracias, Richard", le expresa y vuelve a su mesa. Mientras Richard trata de explicarse el fortuito encuentro, un mesero se aproxima a la mujer para preguntarle quién es ese señor.

-¡¿Cómo que quién?! Debería darle vergüenza no saberlo. Es Richard Moller Nielsen, el entrenador que nos dio la Eurocopa de 1992.

El mesero le responde con un "pero si nadie se acuerda de él, nadie lo conoce". Acto seguido, ella le acaricia la mejilla: "yo sí".


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
78
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
    Empresas
    Lugares

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.