Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

‘Bochini nos hizo hombres’

13/02/2012 02:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace algunos años, en 2001 para ser precisos, fui en compañía de Jairo (amigo y compañero de este sitio) a un restaurante ubicado en mi barrio. Ni siquiera logramos entrar, pues de repente salió el dueño como alma que lleva el diablo para corrernos y negarnos la entrada. A gritos nos exigía que nos marcháramos. "Aquí no son bienvenidos, afuera", exclamó. Bastante sorprendidos por su actitud, preguntamos por qué. "¿No ves vos a tu amigo? Trae una playera del enemigo y aquí somos del Rojo", respondió hecho una furia. Y es que Jairo llevaba la camiseta de Racing, equipo que había salido campeón ese año. El dueño, argentino, fiel hincha de Independiente, hablaba muy en serio y no nos dejó pasar.

Han pasado más de 10 años de aquella anécdota y volví al restaurante. Desconsolado por la situación actual de Independiente y más calmado por las canas, el argentino no puso reparos para dejarnos entrar a mi compañera y a un servidor a su negocio, a pesar de que ella traía puesta una playera de Boca. "Juegan feo pero son campeones, ¡qué se la va a hacer! Pasen, no tengo forma de defender al Rojo".

Por mera curiosidad le pregunté acerca de Ricardo Bochini, le pedí que me platicara sobre él. No se lo dije dos veces cuando sus ojos se iluminaron. "Si la dama y vos no tenés prisa, la cerveza que viene es por cuenta de la casa". Y ni modo de oponerse. Lo sentí por mi compañera, quien debió soplarse una charla futbolera entre un tipo curioso y un apasionado de Independiente, ferviente enamorado de Bochini.

"Fue un hombre capaz de cambiar vidas con su toque. ¡Ah, qué toque! Era el amigo del balón, compañero del gol. El campeonato contra Talleres lo hizo hombre y nos hizo hombres a los hinchas. ¿Entendés? Fue la madurez para todos en su máximo esplendor", describía el argentino mientras fumaba un cigarro. De repente la mirada se le perdió, apuntaba hacia una maceta. Un servidor veía una simple maceta; él revivía el partido contra Talleres. Prosiguió:

"Talleres hizo todo lo posible para robarse ese título. Todo estaba planeado para que no ganara Independiente. Pero apareció el Bocha. Ese diminuto ser afrontó con gallardía el atraco en la propia Córdoba. Perdíamos 1-2 en su casa, con todos los ladrones ahí. El Rojo tenía tres menos, el hijo de puta del árbitro nos echó a tres, a Galván, Larrosa y Trossero. Pero no contaba con Bochini el muy hijo de puta. Con ocho hombres en la cancha, el Bocha se echó al Rojo a los hombros y se burló a todos para que al final, como un gato herido pero fuerte, metiera el gol. ¡Qué golazo!".

Más sobre

Aquél dueño enojón ahora era un hincha perdido en el recuerdo, sumido en la nostalgia. Muy grabado tenía en la memoria y en el corazón ese partido contra Talleres de Córdoba. Era el juego de vuelta del Campeonato Nacional de 1977 (disputado en enero del ’78). En la ida, ambos equipos empataron a uno. Para el segundo encuentro, Independiente se había ido al frente en el marcador con gol de Norberto Outes, sin embargo los cordobeses remontarían con anotaciones de Cherini y Bocanelli.

Con el 2-1 en contra, la adversidad empeoró para los de Avellaneda. Tres jugadores del Rojo (Rubén Galván, Omar Larrosa y Enzo Trossero) le habían reclamado al árbitro Barreiro haber obsequiado el segundo gol a Talleres, anotado con la mano. "Tengo dos hijos y esto me da vergüenza. Écheme", le gritó Galván al colegiado y éste no dudó en expulsarlo. Lo mismo hizo con los otros dos, quienes también reprocharon el cinismo de Barreiro.

Con ocho en el campo, con el resultado desfavorable y con una afición local a todo lo que daba, Ricardo Bochini rompió todos los pronósticos y de paso derrumbó toda la maquinaria construida, según la prensa argentina, para que Talleres ganara el campeonato. Incluso, el propio Bocha diría a los medios que el partido se le hizo muy raro por todas las truculencias, especialmente porque el gobernador de Córdoba, el general Luciano Benjamín Menéndez, había manifestado su "interés" para que el título se quedara en casa.

Sin embargo, Bochini retó al destino. A siete minutos del final, el Bocha concluyó una jugada de paredes para poner el 2-2, marcador que por el criterio de gol de visitante haría campeón a Independiente. Fueron siete minutos de angustia, de fiereza defensiva física y psicológica de los rojos para coronarse ante lo que el argentino dueño del restaurante denomina "el atraco mal planeado", pues jamás pusieron atención a Bochini: "Si lo querían ganar lo más fácil era quebrar al Bocha. Sin las piernas del Rojo seguro ganaban, pero no pensaron en él, afortunadamente".

Terminada la charla y más de una cerveza, el argentino se despidió debido a que tenía cosas por atender. Antes de partir le recordé el pasaje vivido con Jairo. "Ah, ya ni me acordaba. Lo recuerdo porque sólo dos personas se han parado aquí con la playera de Racing, tu amigo y mi madre. Sí, la traidora vive en casa. Lo perdono y que vuelva otra vez, pero sin esa camiseta... Hay tantas cosas que hablar de Bochini".


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
110
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.