Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valla escriba una noticia?

A Cada Uno Lo Suyo

17/04/2017 06:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

I ? La Clase Media y el Estado del Bienestar

El dirigente principal de la Revolución de Octubre de 1917, Vladímir Ilich Uliánov, al que conocemos con el nombre de Lenin, nos dejó una frase que ha hecho historia: "Una mentira repetida muchas veces se convierte en una gran verdad". Después vendría Paul Joseph Goebbels y, sin pretenderlo, popularizaría esta misma frase, dándole, eso sí, esta otra redacción: "una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad".

Es evidente que Goebbels, el fiel jefe de campaña de Adolf Hitler, había asimilado íntegramente la vieja doctrina de Nicolás Maquiavelo sobre la mentira. Mentir, por lo tanto, para este agitador de masas germano, carecía totalmente de connotaciones morales. La mentira era siempre válida, si servía para influir de manera decisiva en la sociedad. Y Joseph Goebbels procuraba sacar, cómo no, el máximo provecho de todas sus mentiras. Y ponía tanta pasión en sus soflamas que, a pesar de estar ardiendo el Reich y la Wehrmacht abandonando desordenadamente los frentes, el pueblo alemán aún pensaba que era posible la victoria.

Con sus discursos sumamente apasionados, el omnipresente ministro de Propaganda hitleriano, del mismo modo que estructuró el entramado político del régimen nazi, también supo despertar el entusiasmo de la juventud germana, para que se afiliaran en masa al nuevo Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. Y gracias a esas encendidas peroratas, esos mismos jóvenes mantuvieron alta su moral y su voluntad de resistencia hasta que llegó el momento de la inevitable derrota. El mismo Goebbels se creía a pie juntillas todas sus patrañas.

La mentira es casi tan vieja como el mundo que nos rodea y los políticos la llevan en su propio ADN. Por lo tanto, necesitan mentir, y utilizan la mentira, unas veces por razones puramente egoístas y, otras, como simple herramienta para rentabilizar su actividad política en beneficio propio y del pueblo a quien dicen servir. Todos ellos han hecho suya la famosa frase de Goebbels y, sin excepción, piensan que, para el desarrollo político, la mentira es mucho más útil que la verdad. Sobre todo para los políticos de la izquierda que, por supuesto, suelen mentir generalmente con mucha más desfachatez e insolencia que los de la derecha.

Los socialistas, por ejemplo, que padecen la peor crisis institucional de su historia por culpa de dos secretarios generales tan nefastos como José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez, utilizan la mentira y el embuste, ¡faltaría más!, con verdadero cinismo y desvergüenza. Y lo hacen para disimular su situación actual, que es crítica y totalmente insostenible. Simulan sentirse muy orgullosos, rememorando, cómo no, épocas pasadas mucho más gloriosas. Precisamente por eso, se pavonean de haber puesto a vivir a los españoles, y atribuyen abierta y desvergonzadamente a los Gobiernos de Felipe González la puesta en marcha del Estado del bienestar.

Es verdad que los Gobiernos de Felipe González contribuyeron, en cierta medida, a la modernización de España, que es algo que, por supuesto, también hicieron los Gobiernos de Adolfo Suarez y los de José María Aznar. Pero no podemos atribuir la creación del famoso Estado del bienestar ni a Felipe González, ni a nadie más del PSOE. Protestará vehementemente toda esa plebe antifranquista sobrevenida que anda suelta por ahí, pero tendrá que reconocer, por qué no, que fue Franco el verdadero artífice del Estado del bienestar.

En España, apenas si existía una clase media consolidada. Era más bien algo meramente testimonial y sin solidez alguna. Y como carecía de ideología y hasta de la más mínima organización, esa clase media estaba siempre a merced de los continuos embates del movimiento obrero. Y terminaría desapareciendo prácticamente por culpa de la Guerra Civil que enfrentó a unos españoles contra otros. Y durante la posguerra, que fue más dura y prolongada de lo previsto, la población tuvo que soportar cuantiosos sacrificios, por culpa del prolongado aislamiento internacional y la falta de la más mínima ayuda exterior.

Aunque gozaba de un gran prestigio como militar, los conocimientos de Franco sobre economía y finanzas públicas eran francamente limitados. Precisamente por eso, una vez finalizada la guerra, comenzó a seguir las recomendaciones de sus ministros falangistas que, desde una óptica política manifiestamente antiliberal y autárquica, intentaban crear un Estado corporativo y autónomo, que se autoabasteciera en todo. Y para conseguir semejante propósito, procuraban regularlo todo, imponiendo cantidad de tasas y licencias totalmente innecesarias.

Con esa política inflacionaria y llena de despropósitos, España caminaba directamente hacía la bancarrota y la miseria más absoluta. Había desaparecido por completo la inversión extranjera y eran muchos los españoles que malvivían gracias a la cartilla de racionamiento. Y aunque, en España, la situación era ya muy crítica e insostenible, Franco decide implantar el Seguro Obligatorio de Enfermedad mediante la Ley de 14 de diciembre de 1942, y el 18 de abril de 1947, establece el Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI). Trataba así de proteger a los trabajadores económicamente más débiles y desprotegidos.

A pesar de los esfuerzos del Gobierno, la inflación aumentaba sin cesar y la penuria económica de la posguerra continuaba haciendo verdaderos estragos entre la población española. La situación era ya tan extrema y complicada que, el 25 de febrero de 1957, Franco decide renovar el Gobierno. Prescinde de algunos ministros de cariz estrictamente político, y encarga la gestión económica a un grupo de jóvenes tecnócratas que estaban vinculados al Opus Dei. Mariano Navarro Rubio asumió la cartera de Hacienda y Alberto Ullastres la de Comercio.

Con la llegada de estos tecnócratas al Gobierno, cambia radicalmente el cariz de la economía española. Para conseguir urgentemente una estabilidad económica fiable, equilibrar la balanza de pagos y robustecer nuestra moneda, estos nuevos ministros abandonan el intervencionismo, liberalizan la economía abriéndola a todo el mundo y dejan que la peseta flote en el mercado de divisas. Con estos cambios, logran por fin contener la disparatada inflación y comienza así a llegar inversión extranjera a España. Y esto, claro está, fue determinante para que la sociedad española comenzara a modernizarse y a ser cada vez más próspera.

Una vez resueltos los problemas más urgentes de nuestra economía, el equipo económico del Gobierno decide dar un nuevo golpe de timón para afianzar los logros conseguidos. Con el beneplácito de Franco y el disgusto de los supuestos guardianes del régimen, pone en marcha su famoso "Plan de Estabilización". Este nuevo giro económico fue bendecido políticamente hasta por el presidente norteamericano Dwight D. Eisenhower, que el 21 de diciembre de ese mismo año, llegó de visita a España, y apadrina nuestra vuelta al concierto internacional.

Los resultados económicos del nuevo "Plan de Estabilización" no tardaron en llegar. En 1960, por ejemplo, logramos finalmente un superávit considerable en la balanza de pagos y, gracias al fortalecimiento del desarrollo económico, las reservas exteriores del Estado superaron, por primera vez en muchos años, los 500 millones de dólares, mientras que la inflación experimenta una reducción espectacular de nada menos que10 puntos.

En la década de los 60, gracias a los nuevos aires que soplaban en nuestra economía, España comenzó a ser un destino preferido para las inversiones extranjeras, dando lugar a que aumentaran rápidamente los servicios y la industria en casi todas las ciudades españolas, con la consiguiente creación de mucho empleo estable y productivo. Esto desencadenó un éxodo rural masivo de la gente joven que marchaba a la ciudad en busca de uno de esos empleos. No olvidemos que, durante toda esa época, España tuvo un crecimiento medio, desconocido hasta entonces, de un 7% anual.

Con la Ley de Bases de la Seguridad Social de 1963, primero, y más tarde, con la Ley General de la Seguridad Social de 1966 mejoraron significativamente las prestaciones sociales que recibían los trabajadores. Con los resultados económicos logrados en la fabulosa década de los 60, los españoles comienzan a disfrutar también de otras comodidades, exclusivas hasta entonces de los ricos, como es el piso propio, el coche, todo tipo de electrodomésticos y, por supuesto, algo que nunca habían soñado: las vacaciones pagadas en la playa. Todo un milagro que transforma la España proletaria en la España de la nueva clase media.

Pero esa clase media creada por Franco, con el consiguiente Estado del bienestar, está hoy en peligro. Y todo por culpa de unos políticos de plastilina, empeñados en mantener una administración elefantiásica, que está multiplicada innecesariamente por todas partes y que es inmensamente cara. Y claro está, tratan de sufragar esos gastos, asfixiando a la clase media, que es la que paga siempre el pato con impuestos y más impuestos. Hasta 1977, la presión fiscal de la clase media era del 14%, 11 puntos menos que la media de los países desarrollados. Pero con el año 1977, llega el desmadre y, hoy, esa presión tributaria supone ya el 34, 4% del PIB.

Durante todos estos años, la clase media ha tenido que soportar contratiempos sumamente importantes. La clase media salió malparada, en primer lugar, por la crisis económica que padecimos, que empobreció a mucha gente al quedarse sin trabajo. Después vendría el recorte de muchos servicios públicos, incluidos los meramente sociales. En 1978, por ejemplo, se estableció un copago farmacéutico para los trabajadores por cuenta ajena que, en 1980 llegó a alcanzar el 40% del total del gasto. En 2012, el castigo alcanza también a los pensionistas, que comienzan a pagar el 10% de sus gastos farmacéuticos.

Y no acaban aquí los atracos que, en forma de impuestos indiscriminados, soporta la clase media española. Ve con enorme preocupación que, con la bajada de las prestaciones, se deteriora necesariamente el Estado del bienestar y, para colmo de males, se dispara peligrosamente la presión fiscal. Hoy día, por ejemplo, la fiscalidad de los salarios en España ha alcanzado ya la cota escandalosa del 39, 5%, nada menos que un 3, 5% por encima de la media de las economías más desarrolladas del mundo. Y es precisamente la clase media la que tiene que hacer frente a los gastos originados alegremente por la irresponsabilidad de los políticos.

Gracias al "Plan de Estabilización" propiciado por Franco, la clase proletaria mejoró notablemente su situación económica y terminó transformándose en la conocida clase media española. Pero hoy puede ocurrir lo contrario, ya que, si se mantiene el actual ritmo de crecimiento de los impuestos y los recortes, esa misma clase media va a terminar convirtiéndose, Dios no lo quiera, en una clase pobre y vulnerable.

Gijón, 12 de abril de 2017

José Luis Valladares Fernández


Sobre esta noticia

Autor:
Valla (97 noticias)
Fuente:
joseluisvalladares.blogspot.com
Visitas:
795
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Organizaciones
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.