Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Los Abarca: de su búnker en Iguala a una casa en ruinas (video)

05/11/2014 08:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageAgencias

Noemí Berumen Rodríguez entraba y salía de una casa que daba la impresión de estar abandonada; las autoridades montaron un operativo de seguimiento y vigilancia a la joven.

Ella era la clave: su rastro llevó a la ubicación exacta del ex alcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca, y su esposa María de los Ángeles Pineda, informó el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido.

Berumen Rodríguez es investigada por encubrimiento y brindar auxilio al edil guerrerense y a su cónyuge, que permanecían ocultos en una vivienda en una zona popular de la Ciudad de México.

La pareja considerada el cerebro detrás de la muerte de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fue detenida en una operación de la Policía Federal.

El Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, informó en conferencia de prensa que José Luis Abarca y su esposa fueron detenidos en la madrugada del martes en una casa de la delegación de Iztapalapa, además de a una mujer que aparentemente los ayudó a esconderse, llamada Noemí Berumen Rodríguez.

El comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, dijo que como resultado de trabajos de inteligencia se determinó que el alcalde y su esposa podrían haberse ocultado o en Monterrey o en la capital del país, por lo que se desplegaron varios grupos de investigación.

Al final se ubicaron tres viviendas donde la pareja se habría ocultado en esta delegación donde vive buena parte de la clase obrera y en una de las cuales fueron finalmente arrestados.

La captura ocurrió tras un mes de búsqueda y en una operación en la que las autoridades dijeron que no se disparó un solo tiro y que, por el momento, culminó con el reinado de terror de una pareja que manejaba una población del estado de Guerrero como un feudo del narcotráfico.

En una de las casas, construida en estuco y que tenía sus paredes agrietadas y manchadas, se veían unos pantalones vaqueros de hombre que habían sido colgados para que fueran secados.

La familia Abarca era conocida en Iguala por sus múltiples propiedades, una casa edificada cual búnker y las joyerías de las que eran propietarios.

Iztapalapa es una de las 16 delegaciones de la capital y que tiene varias zonas populares y algunos de los barrios que son consideradas como de los más peligrosos de la capital.

Ambos son considerados autores intelectuales del ataque que se registró el 26 de septiembre en Iguala, y en que dejó a seis estudiantes muertos y 43 más desaparecidos.

Más rabia

"Era la pieza que faltaba", dijo en Milenio Televisión Felipe de la Cruz, uno de los padres de los jóvenes. "Viene a darnos la seguridad de que vamos a tener pronto con nosotros a los jóvenes".

La historia del ataque y desaparición de los estudiante cimbró al país y ha generado diversas críticas a un gobierno que repetía, a la menor oportunidad, que la seguridad en México mejoraba mientras evitaba informar sobre hechos violentos.

De hecho, y pese a la captura de la pareja, aún no se ha dado respuesta al misterio más grande del caso: ¿dónde están los 43 desaparecidos? La lentitud con la que han avanzado las investigaciones también ha provocado protestas en el país y minó los esfuerzos del presidente Enrique Peña Nieto de decir que la violencia del narco era cosa del pasado.

"Una noticia así te provoca aún más rabia. Sólo espero que este malviviente esté confesando ya. Me gustaría poder confesarlo yo mismo", dijo Mario César González, padre de César Manuel, uno de los desaparecidos.

González expresó sus dudas sobre el arresto del alcalde y su esposa. "No creo que la detención ayude a encontrar a los muchachos porque él sólo dio la orden de entregar a los chicos... ojalá pusieran a los servicios de inteligencia a trabajar con las mismas ganas para localizar a los estudiantes, es impresionante tanta ineptitud".

Abarca y su esposa fueron trasladados a instalaciones de la Procuraduría General de la República donde rinden declaraciones sobre la desaparición de los estudiantes.

Siguen desaparecidos

En un acto público en la capital, el presidente Peña Nieto dijo que esperaba que la captura de Abarca y su esposa "contribuya de manera decisiva al esclarecimiento" del caso.

Murillo Karam dijo, recientemente, que la intención del ataque era evitar que los estudiantes se manifestaran en contra de un evento en el que la esposa del alcalde presentaba un informe de actividades. La mujer ha sido vinculada por las autoridades con Guerreros Unidos, un grupo del narcotráfico escindido del cartel de Los Beltrán Leyva.

Todavía no se conoce el paradero de los jóvenes pese a que en la investigación en curso han aparecido fosas con 38 cadáveres. Las autoridades, no obstante, han dicho que no pertenecen a ninguno de los normalistas.

Murillo dijo que Guerreros Unidos entregaba con periodicidad hasta tres millones de pesos a las autoridades municipales. De ese dinero se pagaba la nómina de los policías. Las autoridades señalaron a la esposa del alcalde como la principal operadora de Guerreros Unidos en Iguala, y que incluso decidía los ingresos de nuevos policías municipales.

Por el momento 56 personas, entre policías, funcionarios municipales y miembros de Guerreros Unidos, se encuentran detenidas.

Los hechos

Ese 26 de septiembre, los estudiantes abordaron dos autobuses en Ayotzinapa, llegaron a Iguala y tomaron dos vehículos adicionales. Iban a recaudar dinero para financiar sus actividades. En ese momento los "halcones", vigías del crimen organizado, coludidos con la policía municipal y la alcaldía, reportaron los hechos al centro de mando de la policía municipal.

El alcalde y su esposa asumieron entonces que el grupo que se avecinaba se dirigía a sabotear la celebración del informe de actividades de la esposa del alcalde, responsable del DIF en la ciudad, y ordenaron a la policía que reaccionase para evitarlo.

Entonces la policía atacó a los estudiantes y tres de ellos cayeron muertos a tiros. Tres transeúntes más murieron en un ataque separado. Después, la policía detuvo a otros estudiantes y lo llevó a la vecina ciudad de Cocula, según Murillo Karam.

Luego, en algún momento, fueron subidos a una volqueta y llevados, al parecer aún con vida, a una barriada a las afueras de Iguala donde se han encontrado algunas fosas comunes, dijo Murillo Karam.

En declaraciones a medios de comunicación tras la desaparición de los estudiantes, el ex alcalde Abarca dijo que la noche del 26 de septiembre salió a cenar, y que le ordenó a la policía que dejara en paz a los estudiantes.

El líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubia, dijo a las autoridades que un lugarteniente suyo le dijo que los estudiantes simpatizaban con una banda rival, dijo el fiscal Murillo Karam.

En el ataque y detención participaron policías de Iguala y de la municipalidad vecina de Cocula, según la Procuraduría.

(Con información de Milenio y The Associated Press)


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
237
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.