Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Abarcó la obra de don Alfonso Reyes la publicación de un periódico

13/07/2011 02:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Formar una red de intereses culturales y literarios dentro de un grupo élite es a grandes rasgos lo que representó la publicación del periódico personal "Monterrey: el correo literario", del regiomontano universal Alfonso Reyes (1889-1957), explicaron anoche aquí el historiador, Aimer Granados García, y el investigador, Miguel Capistrán. Como parte del ciclo "Cuestiones Alfonsinas", en la Capilla Alfonsina de la colonia Condesa de esta ciudad, el doctor en historia explicó que la publicación se realizaba artesanalmente, siendo don Alfonso Reyes el único editor. La publicación constó de 15 números, que en realidad fueron 14, ya que la última edición la tuvieron que rehacer, con un tiraje de 300 ejemplares que el diplomático mexicano repartía entre sus contactos y amigos por toda Latinoamérica, Madrid y Paris, principalmente. El especialista en la historia intelectual de América Latina, confesó que esta publicación fue realizada entre 1930 y 1937, teniendo irregularidades en su periodicidad a causa de la carga de trabajo del también ensayista y poeta. "A veces era bimestral, semestral o anual", dijo García. Dicha publicación sirvió como espacio para romper con el aislamiento literario que sufría el mundo intelectual. Dentro de la "cajita de sorpresas", bautizado así por Aimer, se leía literatura hispanoamericana y en menor proporción literatura europea. Asimismo, el periódico literario contenía proyectos que vislumbraban dinámicas en torno a proyectos culturales y bibliográficos, también se encontraban discusiones constructivas y críticas argumentadas; de esta manera, se fortalecían los lazos culturales entre amigos, dijo. Aimer Granados, maestro y doctor en Historia por El Colegio de México, reveló que en su primer ejemplar, en la nota editorial, Reyes sugirió sustituir el salón, el trato epistolar, el café y la tertulia de conversación por la palabra "estampada". Como respuesta a esta petición, Granados argumentó con la hipótesis de que los diarios vivían un buen momento; además, añadió que la figura del intelectual sufría cambios en esas épocas. De ser el pensador de finales del siglo XIX, pasó a ser el intelectual con incidencia en la cultura, "en un especie de guía espiritual, un mediador entre el estado y la sociedad". Alfonso Reyes, conocido como el regiomontano universal, clasificaba su obra como periódico literario más no como revista. Así, siempre marcó puntualmente las diferencias entre estos dos tipos de publicaciones, los cuales, además de distinguirse por su aspecto material, contrastan en su intención: "La revista es una breve antología de obras literarias en verso y en prosa. En cambio, el interés principal del diario son las noticias y artículos cortos, en las cuales se percibe el aroma de la vida literaria, con tonos menos poéticos pero más prácticos", citó Granados García al maestro Reyes. Como destinatarios del "Monterrey: correo literario" se encontraban el venezolano Blanco Fombona, los guatemaltecos Miguel Ángel Asturias y Luis Cardoza y Aragón, los argentinos Jorge Luis Borges y Leopoldo Lugones, los hermanos García Calderón de Perú y el italo-argentino José Ingenieros, entre otros. Los antecedentes más próximos del periódico literario de Reyes fueron "El repertorio americano" de Costa Rica, "Los lunes del Imparcial" de Madrid o "Vida literaria" de Buenos Aires. "Dentro de estas publicaciones se debe hacer énfasis en el indicio de plataforma para el intercambio cultural de algunos grupos cerrados", recalcó. Por su parte, el ensayista e investigador, Miguel Capistrán, ofreció un panorama más general acerca de Alfonso Reyes y su trabajo. "Formó parte del Ateneo de la Juventud, al lado de José Vasconcelos y Pedro Enríquez Ureña. Este grupo era un núcleo que difundió la cultura en general, formó parte de la fundación de la Universidad Popular, la cual impartía clases a obreros y otorgaba facilidad de estudios", dijo. El oriundo del estado de Veracruz explicó la difícil situación que el joven Alfonso Reyes vivió al salir del país, donde tuvo algunas dificultades económicas, "vivía de su pluma". Fue gracias a su padre, el general Bernardo Reyes, quien fuera gobernador del estado de Nuevo León, que tomó las riendas de la diplomacia. "Al lograr estabilidad el pensador y narrador creó este tipo de comunicación personal, pero a la vez general", mencionó Capistrán. En la Capilla Alfonsina se pueden consultar un par de originales de los periódicos literarios, la cual no sólo se circunscribió a las fronteras nacionales, sino que llegó a toda Latinoamérica y se convirtió en transatlántico con su llegada a Europa.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
75
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.