Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Superluchas escriba una noticia?

Abismo Negro, la gloriosa historia de Winners 20 años después

19/05/2012 21:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Antonio detuvo al abogado en esa postura y comenzó a dibujar en un papel: el resultado fue el personaje de 'El Juez', al que finalmente llamo Abismo Negro. El éxito que alcanzo Andrés con este personaje fue porque encajaba perfecto en el nuevo concepto, pues proyectaba ímpetu, fuerza, coraje, técnica y sobre todo polémica." Revista Dos de Tres No. 17

El 15 de mayo de 1992, las cálidas tierras de Veracruz se encontraban en el centro de un acontecimiento histórico para el mundo de la lucha libre. Figuras de la época como El Perro Aguayo, Cien Caras y Universo 2000 eran los pilares de una compañía que proponía revolucionar la industria. Una nueva empresa promotora de lucha libre cobraba vida y con ella también lo hacían personajes como La Parca y Winners. Que con el tiempo se convertirían en L.A. Park y Abismo Negro respectivamente. Con motivo del vigésimo aniversario de Triple A, en la página oficial de facebook de la empresa se coloco la pregunta "En estos años de vida de Triple A, ¿quién ha sido tu luchador favorito y por qué?". Muchos seguidores coincidieron al escribir el nombre de Abismo Negro. Lo interesante de este caso es comprender como a poco más de tres años de su sensible fallecimiento, este personaje sigue siendo considerado entre los favoritos de la afición. Un caso único, y sin lugar a dudas, polemico en el mundo de la lucha libre.

image

Abismo Negro (qepd) / Luchalibreaaa.com

José Martí, apasionado libertador americano, dijo, en lo que quizá es la clave más acertada para trascender en la vida: ‘Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro’.

"Quien siembra en el espíritu, planta un árbol a larga fecha" Friedrich Wilhelm Nietzsche

"Cuando llegué golpeado por mi primer lucha, mi abuela me juró que le iba a decir a mi papá" señalo Abismo Negro en entrevista para el artículo titulado "Abismo Negro revoluciona su regreso" en el tercer número de la revista Dos de Tres, por allá de febrero de 2008. Y es que desde muy temprana edad Andrés Alejandro Palomeque había sembrado ya, dentro de sí, la ilusión de convertirse en un luchador profesional. Su aventura prestamente comenzó a ser fertilizada en las hostiles, pero casi siempre esperanzadoras tierras de los gimnasios de Poza Rica, Veracruz; en donde obligado por la corta edad que poseía y que le impedía entrenar formalmente lucha libre, comenzó por ayudar al señor Vega a vender boletos, barrer y hacer algunos cuantos mandados.

El agua de la constancia fue la encargada de regar esta aventura y antes de cumplir los catorce años Andrés Palomeque ya había debutado. Samuray fue su primer nombre y la raíz de un gran árbol, que entre dificultades y sueños, apenas comenzaba a germinar. En ese entonces muy pocas personas se hubieran imaginado de lo que este muchacho era capaz, pero cada golpe recibido había servido para abonar sus fuerza y prontamente broto de sí el afán de crecer y dedicare de lleno a la lucha libre, quien con sus vistosos colores había enervado a ese joven con aires de ser profesional.

Andrés Palomeque, tal planta desértica que crece sola en los más hostiles suelos y engruesa su tallo para crear un rígido soporte, capaz de sostener los melosos frutos que el tiempo le obsequia, decidió hincarse en la Ciudad de México, en donde se dio el lujo de transmutar su imagen y así, al poco tiempo emano un nuevo personaje: Furor. Pero pronto, para 1992, el sueño de Palomeque fue trasplantado al jardín de ideas de la creciente empresa de Antonio Peña, en donde se le presento la oportunidad de debutar como Winners, personaje para el cual utilizaba un concepto divertido y novedoso hasta entonces para la lucha libre, combinaba técnica y agilidad, pero también baile y gracia sobre el cuadrilátero. Para 1997 su carrera contaba con un abono de cinco años en la empresa y necesitaba crecer y crecer, así que tras podar algunos detalles, el espíritu que se había sembrado hace unas décadas, había retoñado como un gran árbol, cuyas raíces se habían fortalecido ante las inconstantes inclemencias propias de la vereda de la lucha libre, adornándose a su paso con trofeos, como el Rey de reyes 2000, el Campeonato Nacional de Parejas o el second mascota de la AAA. La aventura del gran árbol, había retoñado.

"Los hijos nos impiden lamentarnos del pasado; son sus mejores frutos." Anna Marie Quindlen

"Estoy satisfecha porque mi papá dejo una gran huella en cada uno de nosotros: sus hijos" Señalo Abril, la hija mayor del gladiador en la reseña "Adiós al Rey del Martinete" en la revista Dos de Tres número 17. Y es que quienes conocieron a Andrés siempre dieron buenas referencias de él como padre. Sin embargo, Abismo Negro, también fue uno de los hijos pródigos de la casa Triple A, un hijo del anhelo de la vida.

Producto del deslumbrante ingenio creativo del señor Antonio Peña surgió la figura de un nuevo personaje, cuya virtud radicaba en la capacidad de imprimir rudeza, polémica, pero también técnica y destreza sobre el ring. Dicen, quienes los conocieron, que el fundador de la Tres Veces Estelar era capaz de estampar pomposos diseños sobre casi cualquier papel y en casi cualquier lugar, en boletos de avión, cuadernos o servilletas de restaurantes; Pero la historia de Abismo Negro comienza en la metrópoli de las creaciones, en la maquiladora creativa de Triple A, la oficina del señor Antonio Peña. La luminosidad de un nuevo día, al filtrarse por entre las ventanas del lugar, altero súbitamente la silueta de un licenciado que atendía los asuntos legales de la compañía, y quien recién había entrado por la puerta para hablar con el señor Antonio Peña, quien al levantar la cabeza y tras haberlo mirado, preñado de ideas, inmediatamente le ordeno al abogado que se detuviera, tomo un cuaderno y comenzó a dibujar lo que veía. Al final obtuvo un singular boceto que daría vida a un nuevo personaje, inspirado únicamente en la perturbada sombra que aquel hombre, colocado en la dirección del sol, había plasmado en la pared.

Antonio Peña había decidido bautizar al personaje con el mote de "El Juez", y la idea perduro hasta que, según se cuenta, el día de la reunión especialmente pactada para definir el atuendo del personaje, en la oficina Antonio Peña se encontraba Andrés Palomeque y por casualidad, también estaba el representante de la entonces World Wrestling Federation en México, Franc. Quien al ver el diseño que seria para Palomeque sugirió a Peña buscar otro nombre -¿Tú como le pondrías a ese personaje? –replico inmediatamente y con una insaciable curiosidad el señor Peña, Franc lo vio y sin decir más, contestó: Black Abyss, cuya traducción al español es: Abismo Negro. Nombre y personaje que engendraría Palomeque, al que cuidaría con pasión y esfuerzo, alimentaria con triunfos y blasones y protegería aun acosta de su propia vida.

image

Winners / Abismo Negro

"Escribir no es más que sacar la parte poética que vive en la rutina." Alejandro Sanz

"Yo soy Abismo Negro, el mejor rudo, Viper Xtreme, LLL". Aun recuerdo aquella voz hincándonos en el corazón de los aficionados congregados en Triplemania XVII, en donde se rindió el más grande homenaje a Abismo Negro, el espectáculo de aquella multitud de aficionados, poco a poco fue haciendo que brotaran los recuerdos en mi mente. Aplaudiendo sin interrupción, aquel sonido parecía desdeñoso de cualquier reposo. Estaba claro, innegablemente se había escrito una increíble historia, trazada con tantas cosas que posiblemente jamás llegaremos a entender. Aquel homenaje no sólo recordaba los grandes momentos escritos con letras de oro en el libro de la Lucha Libre por Abismo Negro, sino también hacia una ofrenda a su vida. Lamentablemente, los hombres, como las flores, vamos muriendo, porque la vida es efímera, se está un momento en la tierra, aun sí uno es de jade se hace astillas, si es de oro se destruye, si es plumaje de ketzalli se rasga; o al menos así lo concibe el gran poeta Netzahualcóyotl, pero a todo esto, ¿Quién podría jamás, ni aun con palabras sin medida, por mas lo que intentara muchas veces, describir toda la historia que forjo con sangre y a base de esfuerzo el Señor Abismo Negro?. Tal parece que aunque ya no esté Andrés Palomeque, Abismo Negro se ha ido, pero no para siempre.

Aprovecho la ocasión para mandar un saludo a todos las personas que hacen posible esta revista y sitio web. Saludos y Hasta pronto.

Compartir es bueno:Me gusta:Sé el primero en decir que te gusta esta post.

Sobre esta noticia

Autor:
Superluchas (1942 noticias)
Fuente:
superluchas.net
Visitas:
2363
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.