Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Abre archivo sobre represión a movimiento punk en la desaparecida RDA

25/07/2011 22:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Berlín, 26 Jul (Notimex).– Más de 20 años después de la caída del Muro de Berlín, Alemania sigue reconstruyendo aspectos oscuros de la vida en el régimen socialista de la República Democrática Alemania (RDA): un nuevo archivo cuenta ahora la represión al movimiento punk. En una pequeña oficina del barrio de Punkow, en la parte norte de la ciudad de Berlín, surgió el archivo “Substitut”. Su fundador Michael Boehlke, de 47 años, recopiló desde 2000, imágenes, grabaciones y video en “super 8” que documentan la existencia de una escena punk en la desaparecida República Democrática de Alemania. El archivo abrió su puertas al público este fin de semana con un objetivo claro: “ofrecer un testimonio de que también en Berlín oriental existió una subcultura”, dijo Boehlke, ex cantante del grupo punk “Planlos” (Sin Proyecto), en entrevista con Notimex. “En el año 2000 empecé a darme cuenta de que casi no existía material de documentación acerca del punk en la RDA. Esto me causó cierta molestia ya que la escena punk en el mundo occidental estaba ampliamente documentada”. Así que surgió la idea de crear una exposición en Berlín que se llamó “Too much future – Punk in der DDR”, demasiado futuro – el punk en la RDA, que abrió en Berlín y sucesivamente dio la vuelta del país. Mientras tanto Boehlke, quien hoy es director y productor de cine, rodó un documental que reconstruyó la historia de grupos como “Planlos”, “Namenlos” (Sin Nombre) y “El Attentat” (El Atentado), que dio la vuelta al mundo en los festivales “A través de estas dos iniciativas terminé recopilando una enorme cantidad de material acerca de esta subcultura en la RDA”, explicó el fundador: de ahí surgió la idea de organizar este material de manera “científica”, en un archivo. El archivo se dirige ahora a todo el mundo de la educación: desde las escuelas a las fundaciones, los museos y otros archivos, y también a quienes quieren investigar de otra manera este tema, como publicaciones, revistas etc. Además de grabaciones audio, videos y fotografía en “Substitut” se pueden consultar alrededor de cinco mil archivos de la Stasi, la policía secreta de la Alemania Oriental, que persiguió al movimiento punk desde sus orígenes. “Todo lo que no estaba previsto en el marco de la cultura oficial, necesitaba un permiso especial para poder existir”, explicó el fundador, “en el caso de un grupo, esto significaba presentar frente a una comisión textos y músicas de las canciones”. Quedaba claro que un grupo punk, cuyos textos siempre eran siempre “críticos y agresivos” con el estado, no tendría ninguna posibilidad de superar la prueba. Su grupo tocaba en salas de pruebas, donde también se componían las canciones cuyos textos deberían ser destruidos poco después porque de lo contrario podrían ser utilizados como prueba por la Stasi para criminalizar algún miembro del grupo. En la ilegalidad lograron también hacer conciertos con un público de hasta 500 personas, gracias a artistas que ponían sus atelieres a disposición, y gracias a curas evangélicos que ofrecieron sus salas para conciertos. El mismo Boehlke fue arrestado en “muchísimas ocasiones” cuando iba con sus amigos y su peinado agresivo a sentarse en la Alexanderplatz (la Plaza Alexander), “para demostrar con nuestra mera presencia que no todo estaba bien en la RDA”. Cada arresto se limitó, en su caso, en un interrogatorio y dos o tres días de detención preventiva, tras los que siempre fue puesto en libertad. Menos suerte tuvieron otros miembros de la escena punk, que fueron arrestados y torturados durante años, y en algunos casos sufren todavía de las consecuencias psicológicas de estas terribles vivencias. En 1991, tras la caída del muro, Boehlke pidió conocer su acta en el archivo secreto de la Stasi y descubrió así detalles inquietantes de su pasado. “Me di cuenta de que se me negó la posibilidad de estudiar dirección de cine porque fui considerado inadecuado por mis ideas políticas y también supe que toda una serie de personas que pertenecían a mi entorno habían estado espiándome”. Se trataba de compañeros del trabajo en una empresa, de la empleada de la panadería bajo de casa y de toda una serie de infiltrados en la escena musical, que resultaron en realidad ser “trabajadores informales”, es decir espías, de la policía secreta.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
83
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.