Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Rodríguez Jiménez escriba una noticia?

Academia General del Aire. 75 años volando

24/06/2018 09:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Academia General del Aire ha celebrado de forma fastuosa su 75 aniversario con festejos que van desde paradas militares, jornadas de puertas abiertas y festivales aéreos en medio de un escenario nacional de cambio de gobierno y con incógnitas a futuro como el relevo de su avión principal el C-101

La fecha 28 de julio de 1943, a solo cuatro años del fin  de una sangrienta Guerra Civil y con el mundo inmerso en la Segunda Guerra Mundial un decreto ley crea la Academia General del Aire, AGA, en la que se formarán y educarán los futuros oficiales del Ejército del Aire creado como tal en 1939 tras unificar, las llamadas Aviación Legionaria y Legión Cóndor del bando nacional.

Desde luego España ya tenia aviación militar desde 1910, Aeronáutica Militar Española, AME, y había sido pionera en su uso militar desde 1913 en la Guerra del Rif, donde protagonizó la primera acción de guerra de la aviación militar de la historia, aunque Italia discuta ese mérito, y siguió una durísima campaña aérea contra los rebeldes rifeños que no concluyó hasta el fin de la campaña en 1927.

Ahora bien esta fuerza militar no era independiente entonces sino una rama del Ejército de Tierra, esta aviación había evolucionado desde entonces tomado el nombre de Fuerza Aérea República Española, FARE, con el advenimiento de la II República y como pasó con toda la nación durante la guerra se partió en dos.

Así es en 1939 cuando tal fuerza aérea recibe el nombre de ejército y la consideración como tal de arma independiente de la Armada y el Ejército de Tierra, y en 1943 cuando se funda una academia especifica para formar a sus propios oficiales como los otros dos ejércitos.

Tiempos alboreales

Aunque la elección de ubicación junto al Mar Menor en el municipio de San Javier con su laguna de agua saluda, clima benigno, escasas precipitaciones anuales, buen clima, largas horas de sol y posibilidades de vuelo, se podía calificar de idónea además de la cercanía de la Base Naval de Cartagena. Lo cierto es que como toda la España de la posguerra la penuria y la escasez marcaron estos primeros años con escasez de combustible, pocas horas de vuelo, y uso en la enseñanza de aviones anticuados, la míticas avionetas Bucker fueron usadas hasta los años 50, y la falta de medios era patente hasta en las practicas de tiro aire-aire, legando los aspirantes a piloto a lanzarse rollos de papel higiénico de avión a avión para simular combates aéreos por falta  de munición inerte con la que practicar. 

La penuria de medios era generalizada a todos los niveles y aunque no relacionado con el AGA se puede recurrir al ejemplo que en 1944 la compañía Iberia tuvo que cancelar sus vuelos por falta de combustible.

Solo a partir de 1955 con la ayuda americana empezó el tema a remontar adaptándose a temas tan novedosos como la aviación a reacción, que hasta entonces no podía practicarse, con la llegada de los T-33 y F-86 Sabre al EDA. Hasta entonces para un piloto español el volar en un avión a reacción era un cuento de ciencia ficción.

Es a partir de este empuje con lo que el AGA alcanzó paulatinamente hasta hoy día una velocidad de crucero que le ha llevado a alcanzar niveles de excelencia que le permite estar en la élite mundial en temas de enseñanza aeronáutica militar siendo este centro un centro de enseñanza conocido y reconocido en el mundo formando además de la oficialidad española del EDA a multitud de alumnos de países aliados y contando entre su personal docente a aviadores de naciones aliados con los que hay acuerdos de intercambio.

Ya con 75 años cumplidos esos inicios de penuria suenan a un sueño añejo y desfasado con la alta tecnología que se dispone en la actualidad pero son un botón de muestra de la evolución de la España de aquella época a la presente.

Conmemoración oficial

Una solemne ceremonia castrense en la misma AGA selló la celebración oficial de este 75º aniversario en que entre otras ceremonias se le impuso a la academia la Cruz al Mérito Civil a petición por unanimidad del parlamento de la CCAA de Murcia y que quiso ser un homenaje 9.500 oficiales graduados en el AGA y a las 925.000 horas de vuelo realizadas desde su fundación con hasta 15 modelos de aviones diferentes.

El festival aéreo congrego a 200.000 espectadores en el área del Mar Menor entre ellos el Rey Felipe Vi

En definitiva a la historia de la institución como tal, de  este modo fue muy significativo la inauguración de un monumento a estos 75 años, en que el último superviviente de la primera promoción de la AGA, el hoy retirado Tte. Gral. Sánchez Arjona, estuvo presente y junto a él los nº 1 sobrevivientes de las distintas promociones del AGA desde 1943 hasta 2017.

U otros detalles como que cadetes ataviados con uniformes históricos fueran los que acompañaron a la bandera de la academia cuando se le fue impuesta la corbata al Mérito Civil o que el habitual desfile terrestre siguiera un desfile aéreo con aviones históricos y actuales del AGA desde la biplano Bucker al actual C-101, pasando por los Dornier, Pillán y Turbo Mentor. Un guiño a lo que ha sido la evolución en estos 75 años.

Puertas abiertas y festival

Este desfile fue solo el prolegómeno del gran festival aéreo que en presencia del Rey se celebró en pleno Mar Menor para conmemorar el aniversario. Ya una jornada de puertas abiertas en la misma base ya abrió boca con la exposición en pista de la mayoría de aviones que extasiarían al publico con sus acrobacias bajo un sol dominical de justicia, que no arredró a los calculados 200.000 asistentes al evento repartidos en el litoral oeste del Mar Menor por sus diferentes municipios.

De este modo la PAPEA abrió el juego con sus cabriolas en paracaídas dando paso a los ballets aéreos de la Patrulla Aspa y a la muy significativa exhibición del Aermacchi 346, pues en un momento en que se prevé el relevo del C-101 como avión principal de instrucción  al estar cerca el fin de su vida útil, es este caza ligero de la firma italiana Leonardo el que más suena oficiosamente para remplazarlo, tanto al C-101 como al F-5 de la Escuela de Caza y Ataque de Talavera.

No fue la única participación italiana pues su patrulla acrobática, los Frecci Tricolori, extasiaron al público con las piruetas de sus Aermacchi 246 en medio de arias de opera que se oían por los altavoces.

Si se buscaba potencia de combate el  musculo del EDA con sus Eurofighter y F-18 mas los Harrier de la Armada y el helicóptero Tigre de las FAMET del Ejército de Tierra fueron de los más solicitados por los visitantes en las puertas abiertas por su clara apariencia de imponentes aviones de combate y de los que más impresionaron en el aíre por su evidente poderío y potencia demostrada en vuelo. Con todo un avión de combate que no sé lució fue un Rafale de Francia que aunque se exhibió en tierra no llego a participar en el festival.

En cuanto a participación aliada fueron los EEUU los siguientes más numerosos mostrando en tierra y vuelo un KC-130 Stratotanker y un inconfundible convertible V-22 Osprey del destacamento de los Marines sito en la Base de Morón, su diseño y capacidades de vuelo llamaron mucha la atención más por lo llamativo del aparato como por la eficacia de sus prestaciones que probadas en acción real se ha revelado eficiente pero no tan revolucionario y resolutivo que se prometía.

 

El campeón de acrobacia aérea Jorge Macias encandilo por su habilidad en vuelo acrobático en su Sukhoy turbo-hélice mientras que el Canadair apagafuegos del 43 Grupo hacia exhibiciones de carga y descarga de agua entre los aplausos del público, sin duda en agradecimiento en sus participación constante de lucha contra los incendios forestales. No fue el único avión pesado presente pues se exhibieron en pista tanto el C-130 Hércules y el novisimo A-400 de transporte pero no llegaron a participar en los vuelos del festival.

Un desfile de aviones históricos análogo al celebrado en la celebración oficial dio paso al broche del festival con la participación estelar de la Patrulla Águila que como se esperaba cerró el evento sacando todo el partido a sus C-101.

Una celebración digna de este 75 aniversario ahora queda solo la vuelta al trabajo diario. El futuro dirá cuales serán los eventos a venir a celebrar.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Rodríguez Jiménez (154 noticias)
Visitas:
6944
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.