Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Acoso contra migrantes termina con “sueño americano”: Iglesia

03/09/2011 07:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El llamado “sueño americano” es un mito dado el ambiente hostil, de zozobra y marginación que se ha creado en Estados Unidos contra los migrantes durante los últimos años, aseveró el obispo auxiliar del Distrito Federal, Armando Colín Cruz. Al comentar la experiencia de la segunda visita pastoral que realizó a comunidades de migrantes hispanos de las Diócesis de Gaylord y Kalamazoo, en Michigan, indicó que esa situación sólo confirma “que en México podemos vivir pobremente pero de una manera más decorosa”. Armando Colín describió el ambiente de zozobra, incertidumbre, marginación, pobreza relativa, además del acoso de las autoridades migratorias, cada vez más intenso, que se ha manifestado en la separación de muchas familias de migrantes en el país vecino. Planteó que al margen de los innumerables estudios económicos que demuestran la contribución de ese sector a la economía estadunidense al tomar trabajos que nadie más está dispuesto a ocupar, lo cierto es que los propios migrantes deberían poner en la balanza los y contras de su situación. “Algunos sienten que son afortunados porque lograron cruzar, encontraron trabajo y un rincón donde dormir y porque envían dólares a su familia, pero siguen siendo migrantes e ilegales, obligados a desplazarse en busca de trabajo y siempre con el temor de que ese sueño termine trágicamente”, externó. Mencionó que las diócesis visitadas se ubican casi en la frontera con Canadá, donde los migrantes viven mayoritariamente en viejas y deterioradas casas rodantes y cuando llega el invierno a la región de los grandes lagos norteamericanos el trabajo del campo se extingue. El obispo puso como ejemplo lo que llamó un “ciclo desalmado” con la cosecha del blueberry (mora azul) en Kalamazoo: “es un trabajo difícil, los árboles son muy pequeños y sólo se puede recolectar el fruto en horas muy específicas pues si aquel está húmedo no se puede pizcar”. Comentó que la gente vive atada a los vaivenes del temporal, atenta a la orden para poder pizcar, trabajar muy rápido para poder sacar el día y esperar en el desasosiego que la niebla pueda darles oportunidad de obtener alguna paga. Mientras, contó, viven expectantes y a salto de mata de las autoridades migratorias y cuando la labor termina recorren el país en el miedo intranquilo por hallar trabajo y no ser deportados. Colín Cruz señaló que allí se puede observar de primera mano la situación muy compleja de los migrantes, sus tragedias, los peligros de la deportación y las injusticias; todo en medio del arduo trabajo cotidiano. Subrayó que aun cuando familias enteras lleven más de diez años viviendo allá si los detienen las autoridades migratorias las deportan. Aseguró que, incluso, entre los proyectos de defensa y protección de migrantes en Estados Unidos hay uno que consiste en difundir entre los familiares de los migrantes que permanecen en sus países de origen que “el sueño americano no es tal sueño”. De igual forma, aumenta de manera constante el número de migrantes que regresan a sus lugares de origen más pobres de lo que estaban cuando partieron. “Allá para vivir cuesta mucho. Algunos logran salir adelante o tener un trabajo medianamente estable, pero son muy pocos, la mayoría no lo logra”, recalcó el prelado.


Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
64
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.