Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Afianza congreso a la etnohistoria como disciplina antropológica

01/11/2011 05:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Considerada como la más joven de las disciplinas antropológicas y la más controvertida, la etnohistoria sigue en pie y goza de cabal salud después de 50 años, tanto en México como en Iberoamérica. Así lo confirmó la asistencia de los más de un centenar de expertos, entre arqueólogos, etnólogos, antropólogos sociales, etnohistoriadores, lingüistas e historiadores que participaron en el Primer Congreso Internacional de Etnohistoria celebrado en Taxco, Guerrero. Dora Sierra Carrillo, titular de la Dirección de Etnohistoria del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), informó que con este encuentro se logró afianzar la legitimidad de la etnohistoria, una disciplina antiquísima que no tenía nombre, éste se acuñó en los años 50, cuando se creó como subespecialidad de la Etnología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH)”. Recordó que en la década de los 60 adquirió un programa propio, pero fue hasta los años 70 cuando se creó como licenciatura independiente. Hace 34 años, dijo, se fundó la Dirección de Etnohistoria del INAH, y hoy a través de este primer congreso internacional, efectuado del 26 al 28 de octubre, se confirma el desarrollo que ha alcanzado esta disciplina antropológica dedicada al estudio de los pueblos originarios a través de su devenir, resultado de una larga lucha académica. El congreso, dividido en los temas de Arqueología y Etnohistoria, Los testimonios y las fuentes, La colonización, La religiosidad, La etnicidad y la organización de los pueblos, e Instituciones sociales y económicas, puso el acento en la investigación interdisciplinaria. Al respecto, el antropólogo físico Alfonso Rosales López, del INAH en Baja California Sur, puso énfasis en que para estudiar el pasado es necesario ampliar el modelo de investigación basado en la arqueología, la etnohistoria y la etnología, y recurrir a la biología, ciencia que resulta vital para el análisis de comportamientos complejos heredados. “De lo contrario estaremos condenados a especulaciones o aproximaciones en el conocimiento histórico”, advirtió. Añadió que se ha estudiado mucho al ser social pero nuestra propia biología ha pasado inadvertida para el estudio del pasado. “El estudio de la humanidad actual nos puede dar las claves de cómo se comportaba la sociedad en la antigüedad, en razón de que somos una misma especie, llevamos una herencia de caracteres adquiridos, bloques improntados, formas de pensamiento muy arraigadas que podemos comprender a partir de los conocimientos biológicos”. Rosales puso como ejemplo las costumbres funerarias de los antiguos californios que practicaban la doble inhumación, la cual tenía como finalidad terminar con el sufrimiento de la persona fallecida, debido a que los cambios físicos provocados por el proceso de descomposición hacían creer que experimentaba dolor. De este modo, seccionaban el cuerpo para “liberar” al individuo de su padecimiento. “Las evidencias arqueológicas nos muestran cómo se llevaba a cabo esta práctica, y la etnohistoria nos ayudó a desmentir la creencia extendida por un misionero jesuita de que esto se hacía para evitar la resurrección de los difuntos, ya que los indios ignoraban dicho concepto”, indicó. “Sin embargo -destacó- faltaba saber el porqué, y esto fue posible comprenderlo a partir de los conocimientos biológicos, este tipo de estudios nos permitió explicar acciones que nos parecían fantásticas o especulativas, y entender cómo ciertos elementos adaptativos del cerebro nos permiten hacer cosas que para otras personas resultan incomprensibles”. El antropólogo físico indicó que en los últimos años la investigación biológica ha tenido tantas nuevas directrices que están cambiando la forma de concebir al ser humano, por lo que es necesario adoptar un nuevo camino metodológico, sin desdeñar las otras vías del conocimiento, sino apoyándose en ellas, para poder explicar el comportamiento social de antiguas poblaciones. Otros participantes del primer congreso fueron los investigadores Marie Annereau-Fulbert, de la Universidad Pantheon-Sorbonne, Francia, quien expuso su investigación sobre las tierras altas mayas en la época del Contacto; Expiración García Sánchez, de la Escuela de Estudios Árabes de Granada, España, quien abordó el tema de las plantas alimentarias y su expansión en América. Sabino Arroyo Aguilar, de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú, quien detalló la etnografía religiosa en Los Andes, y María Luisa Pazos, de la Universidad de Santiago de Compostela, España, quien se refirió a la impartición de justicia en la Nueva España.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
98
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.