Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

África, la tierra de los fundamentalistas occidentales/José Manuel Tovar Herrera

02/10/2013 11:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

José Manuel Tovar Herrera

En una sola semana pueden acontecer un número considerable de acontecimientos, que si bien varían en cuanto a su impacto y su tipo. En cierta medida como sociedad mexicana solemos estar alejados de ciertos eventos del acontecer mundial; la distancia geográfica, cultural e histórica suelen ser los tres principales impedimentos para que nuestro país esté cercano a otros procesos no dependientes de América Latina o América del Norte, principalmente.

Las raíces históricas de México son una mezcla de un sinfín de culturas. No obstante, a pesar de que en el país existen comunidades afro-descendientes, estamos lejanos del devenir histórico de África. Esto se debe a que al inicio de la primera globalización, en 1492, poco después de la caída del Califato de Granada, España dio paso a la búsqueda de una nueva ruta comercial, la cual terminó siendo un descubrimiento; el hallazgo de tierras no conocidas (por lo menos en esa parte del Occidente).

Lo qué ahora conocemos como América Latina fue conquistado por la entonces potencia hegemónica en el siglo quince y dieciséis, España; unas partes, del continente, lo que ahora es Brasil, fue ocupado por Portugal como resultado del Tratado de Tordesillas. En cuanto al norte fue conquistado por diversas fuerzas antagónicas a España, como lo era Holanda, Inglaterra y Francia; debemos de tomar en cuenta que las conquistas se estos últimos se dieron mucho después de la realizada por Portugal y España.

Con lo anterior podemos contar con otros datos que nos pueden vincular dentro de la temática de esa época con el continente africano, una de ellas eran los esclavos provenientes de dicho lugar. Después de que la corte española declaro, junto con la Iglesia Católica que los indígenas no eran sujetos de explotación, se comenzó a traer mano esclava de África con la idea de sustituir a la mano indígena. De ahí que podemos visualizar la primera conexión histórica entre dos sociedades a causa de una tercera, el Imperio Español.

Con el paso de los años África y América Latina, por lo menos algunas partes que se incorporaron de lleno a la occidentalización , se fueron separando del devenir africano. Y es que África ha sido un lugar saqueado, conquistado y colonializado por las potencias europeas, con lo cual nos da una idea e información suficiente para poder verificar lo que acontece actualmente.

Si bien también hoy día otro factor importante es la religión dominante en dicho continente, la cual es el Islam. Después de la caída de Granada a principios de 1492, el Islam se contrajo hacia África, cubriendo a lo largo de siglos esa región; mezclándose con los usos y costumbres de los grupos étnicos y dando como resultado, en varios de ellos, una radicalización del conocimiento religioso emanado de las enseñanzas de Mahoma. Uno de los factores para la radicalización de la religión ha sido la pobreza. Al existir un alto y lacerante índice de pobreza en el continente, la población ha acudido a la religión a forma de válvula de escape de las realidades tan conflictivas, contradictorias y dolorosas.

Tras la colonización de dicho continente durante los años de expansión de las potencias europeas en los siglos dieciséis, diecisiete y dieciocho, las poblaciones se vieron atacadas por factores exógenos a su origen, a sus costumbres. No fue hasta mediados del siglo veinte cuando el proceso de descolonización dio paso a la idea utópica de que por primera vez África en muchos siglos sería libre en cuanto a sus decisiones y su rumbo, cuestión que se vio interrumpida en el marco de la Guerra Fría, provocando con ello el surgimiento de grupos paramilitares, de piratería y mercenarios para hacerle frente a los enemigos, véase de la URSS a Estados Unidos y viceversa. Con ello, también el financiamiento a etnias dominantes para que se hicieran de un poder terrorífico a favor de otros sectores y que por medio de esas etnias poder controlar regiones enteras; el precio de ese control político-militar tenía un costo elevado en cuanto a vidas humanas; véase el genocidio en Ruada en 1972, cuando por intereses externos influyeron en cierta medida para que la etnia hutu tratara de exterminar a los tutsis (entre 500 000 y un millón de muertos dio por resultado el genocidio.

Otra de las tácticas usadas por Occidente para controlar África han sido las sangrientas dictaduras que han dado por resultado la muerte y el desplazamiento de cientos de miles de personas, entre ellos niños y mujeres, así como hombres que no tenían relación alguna con los grupos en pugna.

En días anteriores vimos por medio de las agencias informativas internacionales sobre lo acontecido en Nairobi, Kenia. Se trató, según información oficial, de un grupo de musulmanes fundamentalistas quienes perpetraron el atentado en el centro comercial West Gate. Con lo que vemos explicito el movimiento de fundamentalistas islámicos que han estado presentes en África desde hace años. Y que el Islam ha sido malversado por intereses políticos y étnicos para provocar acciones que favorezcan a ciertos grupos hegemónicos o que buscan una hegemonía regional, pero que en esa búsqueda van como moneda de cambio vidas de inocentes que sin deberla, ni temerla, se ven envueltos en conflictos que están fuera de sus manos.

El fundamentalismo islámico ha sido una tendencia que ha prevalecido desde la década de los setenta, tras la invasión soviética a Afganistán. En un primer momento fueron aprobados y hasta financiados por los intereses estadounidenses con el fin de mantener una zona de influencia lo más cercana posible al territorio soviético en Medio Oriente en el marco de la Guerra Fría. Pero ahora vemos que es un Frakenstein occidental que se les ha revelado en algunas regiones, mientras que en otras están bajo la protección de las monarquías árabes bajo la misma bandera, mantener una zona de influencia en Oriente Medio. Así ha sido África durante siglos, una tierra de experimentos políticos, militares e ideológicos de las potencias hegemónicas desde el Imperio Español.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
101
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.