Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se agiganta la figura del Doctor Atl en el Centenario de Revolución

14/08/2010 06:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Personaje singular, en perpetua búsqueda, siempre jovial y activo, la figura del pintor Gerardo Murillo, mejor conocido como "Doctor Atl", fallecido el 15 de agosto de 1964, se agiganta en este año de celebraciones por el Centenario de la Revolución Mexicana. Sus obras, paisajes y murales dejaron huella en el arte mexicano del siglo XX y formó parte de los primeros gobiernos revolucionarios de México. Nacido en Guadalajara, Jalisco, el 3 de octubre de 1875, Murillo hizo sus primeros estudios de pintura con Felipe Castro en su ciudad natal, para después trasladarse hacia Aguascalientes y la Ciudad de México, donde logró ingresar a la Escuela de Bellas Artes. En 1897 obtuvo una beca del gobierno para estudiar en la Universidad de Roma, en Italia, donde se doctoró en Filosofía y Derecho; durante su estancia participó de manera activa en huelgas universitarias y colaboró con el Partido Socialista Italiano y el diario “Avanti”. Luego, en París, Murillo asistió a las cátedras de Henri Bergson sobre arte y efectuó cursos de filosofía, historia y geografía. Fue por aquel entonces que Leopoldo Lugones lo bautizó con el seudónimo de "Doctor Alt", palabra que en náhuatl significa "agua". De regreso a México, en 1903, se dedicó a pintar su país natal e impartir clases en la Academia de San Carlos, en la Ciudad de México, donde tuvo como alumnos a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. Se vinculó con el grupo de la revista “Savia moderna”, que patrocinaban los jóvenes más brillantes del momento, entre los que se encontraban Francisco de la Torre, Diego Rivera y Ponce de León, quienes acabaron con el llamado estilo “pompier”. El artista mexicano inventó colores secos a partir de resina y petróleo, llamados atl-colors, con los cuales pintó una serie de volcanes y un cuadro de mujeres desnudas. En 1910, con motivo de Centenario de la Independencia, organizó una exposición colectiva, resultado de una protesta pública organizada por él. Debido al éxito, buscó la formación de una sociedad que realizará la encomienda de las pintas en los muros de los edificios. Debido al inicio de la Revolución, los planes se vinieron abajo, por lo que viajó a la capital francesa, donde fundó el periódico “Action D´art”, en el cual difundió el sentido social de los recientes acontecimientos en México. Tras la muerte de Francisco I. Madero y el ascenso de Victoriano Huerta, comenzó a editar el periódico “La revolution du Mexique” y buscó incidir en la opinión pública de Francia. Disfrazado de italiano, en 1913 volvió a México y se unió al movimiento carrancista, del que fue jefe de propaganda. "Doctor Atl" fundó diversos periódicos en el país y reorganizó la Casa del Obrero Mundial, en Orizaba, Veracruz; editó "El imparcial", publicación en la que colaboraban Orozco y Siqueiros, y con el establecimiento de Venustiano Carranza en la presidencia se hizo director de Bellas Artes. Finalmente la lucha armada terminó y Murillo se dedicó a la pintura y el estudio de la vulcanología. Entre 1922 y 1925 escribió "Las artes populares en México" y con Manuel Toussaint "Iglesias de México", obra dedicada al arte colonial y editada en seis volúmenes. Su actividad como narrador y ensayista se publicó posteriormente en "Cuentos de todos colores", "La actividad del Popocatépetl y "Cómo nace y crece un volcán", el Paricutín (1950), entre otros libros. Mientras que "La perla" inspiró la novela homónima del escritor estadounidense John Steinbeck. En su producción de caballete de los años 40 destaca el retrato de Nahui Ollin (Carmen Mongragón), con la que mantuvo una relación amorosa que lo impulsa a realizar numerosos retratos de su amada. Por entonces pintó la serie "Cómo nace un volcán", selección de numerosos cuadros y dibujos realizados a partir de la erupción del volcán Paricutín, en el estado mexicano de Michoacán, en 1943. La inhalación de los gases desprendidos por ese volcán durante la erupción, del cual el Doctor Atl estuvo al pendiente de día y de noche, le ocasionaron serios problemas de salud, en 1949 le amputaron la pierna derecha debido a un trastorno irreversible. Personaje singular, en perpetua búsqueda, participó en el Partido Comunista. Estuvo en El Colegio Nacional entre 1950 y 1952, pero rechazó la invitación para ser miembro permanente porque la distinción fue hecha a Gerardo Murillo y no al Doctor Atl. En su pintura de paisajes adoptó la perspectiva curva propuesta por Luis G. Serrano e introdujo la técnica del difuminado. Al fallecer, el 15 de agosto de 1964, Murillo dejó sin concluir una serie de paneles en el desaparecido Hotel Casino de la Selva de Cuernavaca, Morelos, y un anteproyecto de mural para el actual Museo de la Ciudad de México. Sus restos descansan en le Rotonda de los Hombres Ilustres de Guadalajara, Jalisco. Un año antes de su muerte había comenzado a escribir su autobiografía, la cual no se publicó sino hasta el 7 de febrero de 1965 en el suplemento dominical "Mexico en la Cultura", del diario “Novedades”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
113
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.