Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Será en agosto IV Encuentro de Archivos “Las ciudades iberoamericanas”

23/07/2010 06:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pese a que ya no hay cabida para recibir más documentos, en el Archivo Histórico de la Ciudad de México (AHCM) “Carlos Singüenza y Góngora” no existen archivos muertos, sólo falta que un investigador se acerque a consultarlos, expresó el titular de la dependencia, Carlos Ruiz Abreu. Al anunciar la realización del IV Encuentro de Archivos del Distrito Federal “Las ciudades iberoamericanas”, a través de sus archivos, que se llevará a cabo del 25 al 27 de agosto en distintas sedes, el funcionario indicó que son seis repositorios o grandes armarios los que custodian la memoria histórica de la capital del país desde 1524. Se trata de cuatro kilómetros lineales de documentos guardados en el AHDF, que anualmente es consultado por cerca de cinco mil personas. Desde la Primera Acta de Cabildos emitida en 1524, hasta documentos oficiales del siglo XIX, incluidos mapas, planos de panteones y cárceles de la ciudad, así como miles de oficios sobre el devenir capitalino y sus habitantes. El AHCM está asentado en el cruce de las calles de República de Chile y Donceles en el Centro Histórico, donde antiguamente estuvo ubicada la casa de los Condes de Heras Soto, que mandó construir el capitán sevillano Adrián Ximénez de Alendral. En la actualidad resguarda documentos originales de la época del Virreinato, los que se generaron durante la Independencia Nacional y los de la Reforma, que encabezó Benito Juárez, hasta llegar al siglo XXI. “El AHCM es un referente que ofrece un abanico de posibilidades para la investigación e imprescindible para cualquier historiador que quiera abordar temas sobre la ciudad, pues ahí encontrarán todo lo referente a la capital del país”, dijo el director del recinto, Carlos Ruiz Abreu. Algunos de los documentos históricos depositados en este archivo son el Acta Solemne de la Declaración de Independencia de 1810; un boceto del monumento conmemorativo a las fiestas de la Independencia, sostenido por pilastras de estilo jónico, rodeado de festones con banderas y al centro un asta bandera enmarcada con un gorro frigio, con el remate de un águila con las alas extendidas como símbolo de la naciente República. El AHDF tiene como objetivo primordial organizar, conservar, administrar, describir y divulgar el patrimonio documental del Distrito Federal, de 1524 a la fecha. Los primeros intentos por organizar la documentación provienen de 1570; parte de ese acervo se quemó durante el motín ocurrido en la Ciudad de México en 1692. Por ello, el actual archivo guarda los legados que don Carlos de Sigüenza y Góngora, científico, historiador y literato mexicano, contemporáneo de Newton y Leibniz, rescató de ese incendio ocurrido en el Palacio Virreinal, de ahí que lleva su nombre. De entonces a la fecha, dijo Ruiz Abreu, el concepto de archivonomía ha cambiado radicalmente, por lo que actualmente la mayoría de los documentos están digitalizados, con lo que se impide el contacto físico con los documentos y deterioro de los originales. Describió la actual estructura del archivo en cinco grandes fondos documentales: el Fondo Documental de Ayuntamiento de la Ciudad de México, que dio origen al archivo y cuenta con documentos que datan de 1524, incluida la primera acta emitida de la Sesión de Cabildos, hasta documentos emitidos en 1928. El Fondo de las Municipalidades es el antecedente de lo que ahora son las delegaciones. Cuenta con documentos que datan del siglo XVII hasta 1928. El tercer fondo es el del Gobierno de la Ciudad de México, que resguarda documentos de 1824 a 1928, es decir, todo el registro del siglo XIX. En el fondo de las cárceles se tiene registro de la historia de cada una de las de la Ciudad de México. La primera fue la de Belén construida en 1856, en funciones hasta 1930, la de la Ciudad data de 1933 y concluye en 1969. La de Lecumberri, inaugurada por Porfirio Díaz en 1900, cerró en 1976 y en 1982 fue transformado en el Archivo General de la Nación. Otro acervo importante del AHDF se refiere a los Planos de la Ciudad de México. Cuenta con aproximadamente 80 mil planos que describen la traza urbana de todo el crecimiento de la ciudad, cuenta con mapas y planos desde el siglo XVIII hasta finales del siglo XX. Hay planos de panteones, parques y jardines, monumentos, edificios públicos, alineamiento de calles y alumbrado público.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
91
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.