Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Alberga MAM colectiva sobre el “neomexicanismo”

25/05/2011 10:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Caracterizado por una creciente producción artística, que históricamente se relaciona con lo “mexicano” y lo “nacional”, el movimiento estético conocido como “neomexicanismo” es el tema principal de la más reciente colectiva que alberga el Museo de Arte Moderno (MAM), de esta capital. En un recorrido de prensa por la exhibición “¿Neomexicanismos? Ficciones identitarias en el México de los ochenta”, la curadora Josefa Ortega explicó que con este montaje se busca dar reconocimiento a una generación de creadores cuyos planteamientos estéticos, ideológicos y políticos lograron construir un debate sobre la identidad personal y colectiva de México. Compuesta por alrededor de 150 piezas, la colectiva que estará abierta al público a partir de mañana, se encuentra dividida en cinco núcleos temáticos: “Gestorías de pertenencia: fuentes y antecedentes”, “Relicarios y Guadalupanismo”, “La patria reapropiada”, “Frida y Yo” y “El cuerpo: sus sexos y sus géneros”. Respecto al primer núcleo temático, Ortega explicó que encuentra su inspiración en distintas fuentes iconográficas que refieren a lo mexicano, presentes en el contexto nacional. Se trata de acervos tradicionales, de cierta permanencia en la visualidad moderna mexicana, donde los artistas agregan acervos más actualizados desde los imaginarios urbanos y rurales que construían modelos de lo nacional, de resistencia local a sobre los ímpetus de globalización. Durante el recorrido, la curadora afirmó que las obras presentan lo popular urbano, la creatividad comunitaria o regional y la herencia cultural del migrante, fuentes vitales para la eclosión cultural de los 80. “El neomexicanismo se valió de imágenes y composiciones, comúnmente estereotipadas reproducidas en el diseño de objetos de la vida cotidiana, de consumo popular en México a todo lo largo del siglo XX”, informó Ortega. Agregó que muchas de estas fuentes iconográficas tradicionales evidencian las relaciones imaginarias de México, como un contexto económico y político periférico. Mientras que las representaciones de la urbe fueron elegidas definitivamente como una entidad central en las búsquedas intelectuales de esa década. Respecto al arte chicano, mencionó que fue abordado a partir de un ámbito politizado y bicultural con usos específicos de los acervos simbólicos como la religión, historia, herencia prehispánica y género. “Relicarios y Guadalupanismo”, el segundo núcleo presenta uno de los mitos fundacionales del ser mexicano, que es el culto a la Virgen de Guadalupe, imagen y símbolo del sincretismo y la catalización de una cultura nacional. Símbolo que sintetiza el proceso de la sustitución de la cosmogonía prehispánica por el catolicismo impuesto durante la conquista y que pretende unificar al ser mexicano por encima de razas y clases. De acuerdo con la curadora, el neomexicanismo se apropió de estos simbolismos religiosos a partir de su reinterpretación, ofreciendo el panorama de una sociedad ubicada en una encrucijada cosmogónica y moral. Muchas obras generadas durante esta generación son compendiadas con humor la mística popular, su riqueza ornamental y simbólica; y, a veces, la contraponen o la fusionan con la expresión de una sexualidad libre, o con la presencia flagrante del mercado en la vida cotidiana. Por otra parte, en el tercer núcleo se ofrece un recorrido por la noción de patria y el concepto de nación que componen uno de los ejes aglutinadores de la construcción de la identidad. “Para los artistas de los 80 la apropiación de los símbolos nacionales se constituyó como posibilidad de diversas lecturas críticas de los valores promovidos por el Estado y su ideología posrevolucionaria. Así, en la obra se ofrecen distintas relecturas, algunas irónicas, otras paródicas e irreverentes de la historia oficial y de sus héroes. Cuestionamientos de los mitos de la nación son aderezados con la inclusión burlona de elementos “kitsch” que subrayan lo inefectivo y simulado de las narrativas oficialistas, informó la especialista. El penúltimo núcleo titulado “Frida y Yo” explora lo que la pintora Frida Kahlo representó para los artistas de esa época: una figura emblemática de la alteridad. “Su obra sirvió como referencia clave a las reinterpretaciones artísticas de la tradición popular mexicana, al culto indumentario tradicional y a los ex-votos”, compartió Ortega. Bajo este contexto, abundó, Frida colocó en la mesa el debate sobre el cuerpo como espacio político y artístico, a través del cual propuso un replanteamiento de la sexualidad, además de la homosexualidad y el travestismo. En su oportunidad, Osvaldo Sánchez, director del Museo de Arte Moderno, explicó que en el último núcleo temático “El cuerpo: sus sexos y sus géneros”, los artistas se apropiaron del cuerpo como espacio contenedor y autorreferencial del mensaje artístico. Buscando con estas representaciones la toma de conciencia sobre lo político a partir del cuerpo propio. Añadió que todas las obras exaltaban las identidades sexuales específicas, como la femenina, masculina, homosexual y alter En reiteradas ocasiones que esta obra reunida no fue propiamente realizada en forma para este movimiento, sino más bien, cada artista creo su obra de acuerdo a lo social y político, que en esta exhibición convergen por su temática. Afirmó además que esta exposición pretende funcionar como una reconsideración hacia la práctica artística de los años 80, y sobre todo en el marco de la perspectiva de lo que se conoce en términos críticos como “neomexicanismo”. “Esta corriente, es un término bastante denigrado en los últimos 15 años, sin embargo, a distancia de tiempo debe ser revalorizada, justamente por los aportes de toda una generación y sobre todo en un momento muy interesante para México”, explicó. Aseguró también que los años 80 fue una etapa previa para el cambio de gobierno mexicano, donde realmente todo el proyecto de nación que venía de los 60 y 70 se presenta en el arte. “Es interesante como los artistas vuelven a poner sobre su obra las preguntas sobre cuál es el México que heredamos, de qué manera somos mexicanos, y es justo en un momento en el que el país gira hacia una política muchísimo más relacionada con lo artístico”, dijo el funcionario. Comentó que el objetivo de la muestra es incitar a una reflexión sobre cuál es el legado del arte y de qué manera los artistas son capaces de diagnosticar una preocupación que no sólo es cultural, sino social y política. Algunos de los artistas presentes en esta exposición son: Rolando de la Rosa, Adolfo Patiño, Carlos Arias, Adolfo Riestra, Alejandro Arango, Armando Cristeto Patiño, Arturo Elizondo, Arturo Guerrero, Carlos Arias, Julio Galán, Leo Limón, Leonard Castellanos y Lourdes Almeida. Cabe destacar que dentro de la exhibición los visitantes podrán además disfrutar de diversas proyecciones sobre la creación estética de la década de los 80´s.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
332
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.