Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Algo más que una medalla de oro

09/08/2012 13:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Shevtsova, un paso a la dignidad

No había zapatos de su medida y por tal motivo se dispuso a correr descalzo. Le agradeció el gesto a la marca patrocinadora encargada de brindar el calzado a los maratonistas, pero un periodista valoró la negativa como una grosería. "Ya pedirá atención médica cuando sus pies sangren o cuando su cuerpo flaco no resista", escribió la pluma indignada con Abebe Bikila.

Subido en un automóvil, y a la expectativa de presenciar el derrumbe de Bikila, el periodista ya le sacaba filo a su pluma para escribir sobre la justicia divina caída encima del majadero corredor etíope. Trepado en el vehículo se quedó con las ganas. La maratón de Roma '60 la conquistó el atrevido africano que compitió descalzo. Herido en sus deseos destructivos, el periodista ya guardaba sus herramientas cuando recibió la orden del diario en el que laboraba: "Entrevista a ese hombre. ¡Es un héroe!". Con la cabeza agachada se acercó al etiope y Bikila le levantó el rostro con mesura: "Alza la mirada, amigo. ¿Te pasa algo?". Bikila no supo que el periodista lo había criticado y le dio la entrevista. Por su parte, la pluma acotaría en su crónica: "¡Qué bueno que no se puso los zapatos! Ganó algo más que la medalla de oro, venció los prejuicios".

Al mismo tiempo, en la villa olímpica, la soviética Lyudmila Shevtsova esperaba ser entrevistada por el periodista que despreció a las mujeres. Ganadora de la presea dorada en la prueba de los 800 metros, la atleta estaba dispuesta a colaborar con la pluma que quería enmendar su error cometido en Ámsterdam 1928.

Fue en los Juegos de 1928 cuando por primera vez se concedió permiso a las féminas de competir en atletismo. A pesar de que el Barón Pierre de Coubertin se oponía a la presencia de seres sin pene en las pistas, el Comité Olímpico Internacional determinó que los seres con vagina sí podían participar. Ámsterdam parecía vencer la batalla de los sexos.

No obstante, y luego de que la alemana Lina Radke ganara el oro en los 800 metros, la apertura hacia las mujeres se cerró para volver al lugar de origen, la marginación. Todo se suscitó por la carrera que ganó Radke. Un periodista escribió: "Allí abajo, corrían once desgraciadas mujeres, cinco de las cuales abandonaron antes del final y otras cinco se desmayaron tan pronto cruzaron la meta".

La prensa internacional, los sectores más conservadores y los misóginos confiaron en las precisiones de la crónica periodística que tildaba a las féminas de seres incapaces para participar en el atletismo. O no supieron u omitieron lo que en verdad había pasado. Solamente se retiraron dos chicas, hay quienes indican que fue una nada más, y ninguna se desmayó. La manipulación surtió efecto y el Comité Olímpico Internacional, que había dado un gran paso, retrocedió en su mensaje de integración al prohibir el atletismo femenil.

Fue hasta Roma '60 cuando reapareció. Los tiempos habían cambiado y los dirigentes olímpicos también. Shevtsova engalanó el retorno de las féminas en la prueba que causó su destierro, los 800 metros. Tras su logro recibió una llamada teléfonica. Un periodista quería entrevistarla. Ella reconoció el nombre, sabía que era la pluma que motivó el desprecio. Creyente de que todo ser humano merece una segunda oportunidad y que tiene derecho a cambiar en su pensamiento, la soviética le dijo que con gusto aceptaba charlar con él.

Shevtsova se quedó esperando al periodista. El plantón pasó a segundo término el día que se cruzó con Abebe Bikila. Ambos se sonrieron y alzaron el pulgar. Habían ganado algo más que una medalla de oro.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
114
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.