Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

Alienta economía aspiraciones independentistas de palestinos

01/07/2011 06:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El liderazgo palestino quiere demostrar al mundo que su economía está preparada para avalar la declaración de un Estado independiente, y ha conseguido reducir el desempleo y mejorar la calidad de vida en Cisjordania en los últimos años. La estabilidad en la situación de la seguridad, sin casi ningún caso de violencia en Cisjordania desde hace cinco años, así como el cambio de estrategia del liderazgo palestino de alcanzar la independencia por la vía diplomática, han hecho que el mercado despertara después de un periodo nefasto entre 2000 y 2005. “Voy por los territorios ocupados y lo único que veo en la gente es cansancio; la gente no quiere más luchas, sólo quiere comer y tener una vida normal”, dijo a Notimex una experta de la realidad palestina y próxima a círculos financieros locales. La experta, que prefiere no entrar en valoraciones públicas, sostiene que la tranquilidad de los últimos años, sin grandes operaciones militares israelíes, y el mejoramiento de la calidad de vida gracias a la anulación de algunos controles militares, han hecho “ver al palestino una realidad que antes no conocía”. El cambio comenzó tímidamente en 2005, con la elección de Mahmoud Abbas como presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) a la muerte de Yasser Arafat y tras cinco años de intifada. Sus propuestas de diálogo, lejos de la lucha armada, dieron inicio a un periodo de recuperación con ayuda internacional que en 2007, cuando el movimiento islamista Hamás tomó Gaza y la ANP se quedó sólo con el control de Cisjordania, se afianzó al ser elegido como primer ministro el reputado economista Salam Fayyad. Con sus excelentes relaciones con la comunidad internacional, su intachable reputación y sus dotes como ex asesor del Fondo Monetario Internacional (FMI), Fayyad abrió un nuevo abanico de posibilidades. Con apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), en 2009 tomó forma su programa para consolidar la independencia: preparar las instituciones gubernamentales y económicas para la independencia en 2011. El plan de dos años, que vence el próximo agosto, debía acompañar un proceso negociador con Israel que acabó desmoronándose con la llegada de Benjamín Netanyahu a la jefatura del gobierno israelí, lo que no le impidió a Fayyad seguir adelante. En abril pasado el Cuarteto de Madrid y el FMI alabaron la construcción nacional palestina institucional y económica y su preparación para convertirse en un Estado independiente. Más allá del funcionamiento de las instituciones de gobierno, lejos de la corrupción rampante de hace sólo cinco años, la economía experimentó un desarrollo inmediato gracias a la construcción de decenas de nuevas carreteras, escuelas, clínicas, y una fuerte inversión en infraestructura. El esfuerzo se tradujo en crecimientos por encima del 7.0 por ciento y la reducción del desempleo por debajo del 20 por ciento en el territorio controlado por la ANP, mientras Gaza, bajo control de Hamás y que seguía defendiendo la lucha armada, se hundía poco a poco. “Es una economía sostenible y con buenas perspectivas", decía recientemente Munib Al Masri, un multimillonario palestino que ha volcado todo su peso para conseguir inversiones que alienten aun más el desarrollo y que apadrina numerosos proyectos de construcción que hoy se ven por casi toda Cisjordania. Su objetivo es extender ese desarrollo a Gaza una vez que se forme el gobierno de reconciliación nacional, tras el acuerdo entre Hamás y Al Fatah del mes de mayo, y así ir apartando de la violencia a la población de la franja. Esta unidad política debe avalar también una petición que los palestinos pretenden hacer en septiembre a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que los reconozca como Estado, dado el estancamiento permanente del proceso de paz con Israel. Independientemente de lo que ocurra en el plano político -no son pocos los que prevén una tercera intifada y el reinicio de las dificultades económicas-, la masiva inversión y el desarrollo económico en Cisjordania sólo se ve amenazado por un déficit de unos mil 300 millones de dólares. En gran parte viene ocasionado no por un exceso de gasto del gobierno de Fayyad, sino porque durante la crisis económica mundial algunos donantes no cumplieron sus compromisos de contribución con la ANP. Los cálculos del primer ministro, si continúa el crecimiento de los últimos años, es que hacia 2015 la ANP pase a depender casi exclusivamente de sus propios recursos, dejando atrás dos décadas de ayudas. Pero para ello la ANP no debe perder de vista a Israel, país que con sólo cerrar herméticamente los accesos a Cisjordania hundiría su economía y daría al traste con los logros de varios años.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
207
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.