Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Alista Casa de la Fotografía “George Eastman” gira de fotos históricas

11/07/2011 03:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las imágenes del último rollo de película “Kodachrome”, un hito en el desarrollo de la fotografía artística y documental, donadas al Museo Casa de la Fotografía “George Eastman”, serán mostradas en diversas partes del mundo, a donde serán llevadas de gira el próximo año. En su sitio de Internet, el museo dedicado a contar la historia de la fotografía y las imágenes en movimiento y los medios de comunicación que han cambiado y continúan cambiando nuestra percepción del mundo, informó que se trata de tomas hechas por el fotógrafo de National Geographic, Steve McCurry. Se trata de 31 imágenes tomadas en Nueva York y la India, que a partir del pasado sábado son proyectadas en una pantalla en el citado museo neoyorkino, y que después serán compartidas con los amantes de la fotografía de otras partes del mundo. La Casa de la Fotografía “George Eastman” fue creada para recoger y conservar los objetos que son de importancia a la fotografía, el cine y la vida del inventor de la película fotográfica: George Eastman. Asimismo, para crear recursos de información que ofrezcan medios para la investigación académica y la investigación de recreo; así como para mantener y cuidar las imágenes, la literatura y la tecnología que den cuenta del devenir de la fotografía y la imagen en movimiento en la historia y la cultura. George Eastman, quien fue un gran visionario que destacó por su comprensión de la humanidad, nació el 12 de julio de 1854 y se forjó en medio de grandes penurias económicas. Originario de Waterville, Nueva York, Eastman abandonó sus estudios por complicaciones financieras que sobrevinieron en su familia después de la muerte de su padre y tras el fracaso de la Eastman Commercial College, que su hermano mayor fundó. Cuentan sus biógrafos que con tan sólo 14 años y en plena adolescencia obtuvo su primer empleo para disipar los altibajos económicos en su casa, al convertirse en mensajero de una empresa de seguros en donde su primer sueldo fue de tres dólares. Su intención de tener un mejor salario lo obligó a cambiarse de compañía con el mismo giro, en la que cobró hasta cinco dólares, por hacerse responsable del archivo de las pólizas y de la redacción de las mismas. Con la conciencia de que sus percepciones eran insuficientes, por la noche estudiaba contabilidad con la firme intención de encontrar un mejor empleo, proeza que consiguió cuando fue contratado como aprendiz en el Rochester Savings, donde llegó a ganar más de 15 dólares semanales. A la edad de 24 años, Eastman se dio cuenta de lo complicado que era retratar con una cámara que requería de varios complementos para poder funcionar. De esta forma comenzó su interés en el proceso fotográfico, así como por el aparato y las implicaciones del revelado, al grado de que pagó cinco dólares para aprender a hacer fotografías, estudio que complementó con la lectura de revistas inglesas del tema. Así, supo que la emulsión de gelatina era un elemento indispensable para la producción de la fotografía y empezó a trabajar. Por las mañanas laboraba en un banco y por las noches se encargó de experimentar con ese descubrimiento. La cocina de su casa se convirtió en su laboratorio y el piso de la misma en su cama. Su indagación, tras años de experimentación, dio resultado en 1880, cuando dio al mundo una máquina para preparar grandes cantidades de placas, lo que significó un invento para sacarle provecho. Con esa visión, ese mismo año Eastman alquiló el tercer piso de un edificio de State Street en Rochester, para fabricar las placas en masa, con lo que comenzó la aventura de una de las compañías más importantes en el mundo de la fotografía, “Kodak”, que con un innovador diseño en color amarillo y la frase convincente de “Presione el botón, nosotros hacemos el resto”, se dispuso a ocupar espacios importantes en la publicidad. Lo parte ingeniosa de Eastman fue su propuesta de aplicar una capa de emulsión fotográfica sobre papel, para después cargarlo en un portarrollos. A esta perspicaz idea se unió la de hacer una película más sensible, lo cual logró con una emulsión de gelatina sobre la que aplicó una capa de colodión y una solución de celulosa. De esta forma la reputación de su empresa empezó a crecer. Para finales del siglo XIX, la marca “Kodak” era conocida por los profesionales y aficionados a la fotografía. Con el aumento simbólico de la empresa, los empleados que laboraban en esa compañía se beneficiaron cuando Eastman aplicó el plan de “dividendos sobre los salarios”, en el que aplicó una suma generosa de su propio dinero a cada trabajador. Más tarde, en 1919, Eastman cedió a sus empleados un tercio de sus participaciones en los valores de la compañía, un monto de 10 millones de dólares de la época. Pero todavía llegaría el cumplimiento de lo que él consideraba una responsabilidad hacia los empleados: el establecimiento de pensiones, seguros de vida y programas de prestación por discapacidad. Con estas ventajas y el dividendo salarial, los empleados podían mirar al futuro con confianza y seguridad. También creyó en el desarrollo de las instituciones por lo cual donó cantidades considerables al MIT (Massachusetts Institute of Technology) ya que había contratado a algunos de sus antiguos alumnos que, más tarde, se convirtieron en sus mejores ayudantes. Su filantropía y ética social lo llevaron a aportar ayudas económicas a clínicas dentales, escuelas de música, hospitales y en la educación de los afroamericanos, con el propósito de construir un mundo mejor. Sus actividades en momentos de descanso, fueron los viajes en los que visitó las galerías más prestigiadas de la época, sobre todo de Europa. Finalmente, luego de padecer una discapacidad que endureció las células de la médula espinal inferior, George Eastman se quitó la vida el 14 de marzo de 1932, a la edad de 77 años.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
191
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.