Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Raul Peniche escriba una noticia?

Alma grande lic. Francisco Sunderland Álvarez

31/10/2010 06:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Alma grande y la convicción de trascender en base a politicas con principios y valores

ALMA GRANDE

Lic. Francisco Sunderland Álvarez

Desde tiempos inmemoriales, la condición humana se ha caracterizado, durante toda su historia, por sus irreconciliables posturas; por sus creencias, pasiones, fanatismos y atavismos contrarios.

Dada la inhumanidad y sadismo que se percibe en todo el orbe, se ha hecho imprescindible especificar ciertas fallas ejercidas por una muy marcada minoría y que afectan a la inmensa mayoría del género

humano.

Desde inicios del siglo pasado, se distinguió una persona que adquirió notoriedad internacional por su perseverancia, pacifismo, nacionalismo, entre otras cualidades y que se llamó Mohandas Karamchand Gandhi, conocido en

todo el mundo como Mahatma Gandhi.

Tanto en sánscrito como en hindi, la palabra “mahatma” significa “gran alma” (“maja”: grande y, “atma”: alma) y así se le identificó desde que se manifestaba como un abierto activista del movimiento nacionalista a

favor de la independencia de la India respecto del Reino

Unido.

El acto que más destacó fue la “marcha de la sal”, que fue una manifestación en toda la India contra los impuestos a que estaba sujeto ese producto y que supone para los hindúes el equivalente al “motín del té” que se

realizó en Boston, Mas., y que condujo a los Estados Unidos de Norteamérica a su

independencia.

A todo lo largo de esa “marcha de la sal”, Gandhi y sus seguidores, entonaron a modo de himno, el mantra “Raghupati”, cuya parte final reza: “… Dios o Alá es tu nombre, Señor, bendícenos con

sabiduría”.

Y se señala que, como parte de una manifestación de sabiduría, Gandhi puntualizó siete (número cabalístico tanto para los esenios, griegos, egipcios, chinos,

hindúes, mayas, aztecas, incas, etc.) grandes errores de los seres humanos, en

particular de quienes gobiernan y dirigen y que son:

Ø Política sin principios;

Ø Comercio sin moral;

Ø Riqueza sin trabajo;

Ø Educación sin carácter;

Ø Ciencia sin humanidad;

Ø Placer sin consciencia;

Ø Religión sin sacrificio.

Siguiendo con la parte histórica, es preciso señalar que, el Papa Gregorio I en el siglo VI, declaró como siete pecados capitales, los siguientes:

ü La soberbia;

ü La envidia;

ü La gula;

ü La lujuria;

ü La ira;

ü La avaricia;

ü La pereza.

Si bien es cierto que, de una manera u otra todo está contemplado en el Decálogo o en la Ley Mosaica, en marzo del 2008, el Arzobispo Gianfranco Girotti, plenipotenciario apostólico del Vaticano, se aventuró a

La politica como medio para lograr el desarrollo social

presentar como “nuevos pecados sociales” los siguientes:

· Las violaciones bioéticas;

· Los experimentos moralmente dudosos;

· La drogadicción;

· La contaminación del medio ambiente;

· La ampliación de la brecha entre los ricos y los pobres;

· La riqueza excesiva;

· La generación de pobreza.

De hecho, es preciso resaltar que, hasta esa fecha, tales nuevas formas de pecados sociales son solo consideraciones del Arzobispo Girotti, publicadas en L’Osservatore Romano, diario de la Santa

Sede y cuyo contenido es “oficioso”, toda vez que si fueran declaraciones o

textos del propio Papa, entonces se considerarían “oficiales”.

Ciertamente la humanidad está atravesando por una nueva época de conquista, de muerte, de dolor, de inseguridad, de ambición, de avaricia, de prepotencia, de soberbia, etc., pero es innegable que la puntualización de estos

“pecados sociales” ya ha sido contemplada, como señalé, en los 10 Mandamientos.

Si se analiza serenamente esta situación, tanto los clásicos o “antiguos” pecados capitales como los “nuevos” pecados sociales, son asuntos de conciencia y moral y, como tales asuntos, a quienes los violan o no los acatan,

les importa un bledo si son o no “pecados”.

El hecho de que tengan que ser reenumerados o precisados y difundidos, solo demuestra la carencia de fe, de creencia, de ética y de convicciones que se manifiestan con los actos cometidos por personas que se

apropian del destino de familias, por cualquiera de sus miembros o de sus bienes

así como por la actividad de dirigentes corruptos y ricos, ambiciosos y sin

responsabilidad social.

No cabe duda que falta un gran compromiso con los sectores más necesitados y no solo con los grupos poderosos. El tener un compromiso con los sectores más necesitados no excluye a los otros y viceversa. Solo es cuestión de

voluntad, diálogo y respeto a la dignidad de la persona.

De otra manera, habría incongruencia entre lo que se dice que se cree y aquello que se practica y, tal desajuste impediría lograr una verdadera justicia social que permitiría, sin lugar a dudas, que cristalizara el

bien común. Tal vez sea prudente retomar una firme actuación en favor de México y, una vez en el ejercicio de ese actuar, que ayudemos con firmeza, de manera solidaria y subsidiaria, a otras personas para que actúen en ese sentido.

Universalmente les deseo a todos, hoy y siempre, Salud, para que logremos nuestros objetivos en la vida; Fuerza, para que no nos desalentemos ante las adversidades y, Unión, para que no seamos divididos en nuestras

convicciones.


Sobre esta noticia

Autor:
Raul Peniche (106 noticias)
Visitas:
2026
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.