Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Alondra, la princesa embrujada de Quazil

13/07/2017 19:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A princesa Alondra, se extravió hace diez años, en la nubosidad de la noche

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia Ficción/I II Parte/ I

 

 

La princesa Alondra, se extravió hace diez años, en la nubosidad de la noche. Y fue llevada a una casa en el pueblo de Asonyrosa, donde pasaba el día, dándole de comer a unos pajaritos, según el esclavo   capturado, serían las ocho de la noche, por parte de unos viajantes que, iban a ese lugar a expiar sus penas y   ya entrada la noche hacía mucho frío.

A la semana siguiente, salió al garaje    por escuchar muchos ruidos, pero era un eco proveniente del camino a la montaña, cuyas luces se encuentran encendidas las veinte y cuatro, (24) horas. Había hombres y máquinas en ese lugar, apartado de los labriegos.

Al cambio de turno, uno de los vigilantes observo que unas cajas de cableados   eran transferidas a otro depósito, pero, en la caseta de vigilancia no se observó nada extraño. todos olvidaron el asunto.

Al lado de los galpones, existe una posada, unas sillas, más allá, un campo abierto para los aviones. Todos, lucían rápidos por terminar un gran cableado que irían conectados a una gran memoria central   para controlar los robots.

De repente, empezaron a caer una caja sobre a otra, dejando a todos sorprendidos. En las mismas, cuerpos humanos mimetizados que serían incorporado s como vigilantes en el campamento, muy cerca del castillo del Cerro Azul.

Tiempos de guerra se avizoran y, decidieron cerrar la posada por el ingreso a ella de espías, por medidas de seguridad. Seres sobrenaturales trabajaban en el interior de los galpones.

Nadie, se encontraba en paz   y las imágenes se cruzaban muy rápidamente, nadie puede ausentarse y los pobres, tienen derecho a una sola comida, algo de agua. Las mujeres en su lugar de trabajo, esclavizadas y en servidumbre.

Alondra, estaba sola. Seguía con su idea fija de escapar, un duende la miraba fijamente con poca lumbre.

Los campesinos, pasaban lentamente, a lo lejos, las llamas de las fogatas, elevaban el olor a azufre. Un niño desapareció, otro, recuperó el conocimiento, estaba llenó de pánico Lo único que recordaba era que algo lo había arrastrado fuera de la casa por el camino hasta dejarlo sin sentido, mientras escuchaba unas horribles carcajadas.

Alondra, despertó al oír el ruido, cerca de la posada- Quazil, envió mensajes para el rescate. Las águilas blancas y el Cóndor   la sacaron del lugar para levantar vuelo hacia el Cerro Azul.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia Ficción/I II Parte/ I

Alondra, la princesa embrujada de Quazil

 

La princesa Alondra, se extravió hace diez años, en la nubosidad de la noche. Y fue llevada a una casa en el pueblo de Asonyrosa, donde pasaba el día, dándole de comer a unos pajaritos, según el esclavo   capturado, serían las ocho de la noche, por parte de unos viajantes que, iban a ese lugar a expiar sus penas y   ya entrada la noche hacía mucho frío.

A la semana siguiente, salió al garaje    por escuchar muchos ruidos, pero era un eco proveniente del camino a la montaña, cuyas luces se encuentran encendidas las veinte y cuatro, (24) horas. Había hombres y máquinas en ese lugar, apartado de los labriegos.

Al cambio de turno, uno de los vigilantes observo que unas cajas de cableados   eran transferidas a otro depósito, pero, en la caseta de vigilancia no se observó nada extraño. todos olvidaron el asunto.

Al lado de los galpones, existe una posada, unas sillas, más allá, un campo abierto para los aviones. Todos, lucían rápidos por terminar un gran cableado que irían conectados a una gran memoria central   para controlar los robots.

De repente, empezaron a caer una caja sobre a otra, dejando a todos sorprendidos. En las mismas, cuerpos humanos mimetizados que serían incorporado s como vigilantes en el campamento, muy cerca del castillo del Cerro Azul.

Tiempos de guerra se avizoran y, decidieron cerrar la posada por el ingreso a ella de espías, por medidas de seguridad. Seres sobrenaturales trabajaban en el interior de los galpones.

Nadie, se encontraba en paz   y las imágenes se cruzaban muy rápidamente, nadie puede ausentarse y los pobres, tienen derecho a una sola comida, algo de agua. Las mujeres en su lugar de trabajo, esclavizadas y en servidumbre.

Alondra, estaba sola. Seguía con su idea fija de escapar, un duende la miraba fijamente con poca lumbre.

Los campesinos, pasaban lentamente, a lo lejos, las llamas de las fogatas, elevaban el olor a azufre. Un niño desapareció, otro, recuperó el conocimiento, estaba llenó de pánico Lo único que recordaba era que algo lo había arrastrado fuera de la casa por el camino hasta dejarlo sin sentido, mientras escuchaba unas horribles carcajadas.

Alondra, despertó al oír el ruido, cerca de la posada- Quazil, envió mensajes para el rescate. Las águilas blancas y el Cóndor   la sacaron del lugar para levantar vuelo hacia el Cerro Azul.

Al lado de los galpones, existe una posada, unas sillas, más allá, un campo abierto para los aviones

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia Ficción/I II Parte/ I

Alondra, la princesa embrujada de Quazil

 

La princesa Alondra, se extravió hace diez años, en la nubosidad de la noche. Y fue llevada a una casa en el pueblo de Asonyrosa, donde pasaba el día, dándole de comer a unos pajaritos, según el esclavo   capturado, serían las ocho de la noche, por parte de unos viajantes que, iban a ese lugar a expiar sus penas y   ya entrada la noche hacía mucho frío.

A la semana siguiente, salió al garaje    por escuchar muchos ruidos, pero era un eco proveniente del camino a la montaña, cuyas luces se encuentran encendidas las veinte y cuatro, (24) horas. Había hombres y máquinas en ese lugar, apartado de los labriegos.

Al cambio de turno, uno de los vigilantes observo que unas cajas de cableados   eran transferidas a otro depósito, pero, en la caseta de vigilancia no se observó nada extraño. todos olvidaron el asunto.

Al lado de los galpones, existe una posada, unas sillas, más allá, un campo abierto para los aviones. Todos, lucían rápidos por terminar un gran cableado que irían conectados a una gran memoria central   para controlar los robots.

De repente, empezaron a caer una caja sobre a otra, dejando a todos sorprendidos. En las mismas, cuerpos humanos mimetizados que serían incorporado s como vigilantes en el campamento, muy cerca del castillo del Cerro Azul.

Tiempos de guerra se avizoran y, decidieron cerrar la posada por el ingreso a ella de espías, por medidas de seguridad. Seres sobrenaturales trabajaban en el interior de los galpones.

Nadie, se encontraba en paz   y las imágenes se cruzaban muy rápidamente, nadie puede ausentarse y los pobres, tienen derecho a una sola comida, algo de agua. Las mujeres en su lugar de trabajo, esclavizadas y en servidumbre.

Alondra, estaba sola. Seguía con su idea fija de escapar, un duende la miraba fijamente con poca lumbre.

Los campesinos, pasaban lentamente, a lo lejos, las llamas de las fogatas, elevaban el olor a azufre. Un niño desapareció, otro, recuperó el conocimiento, estaba llenó de pánico Lo único que recordaba era que algo lo había arrastrado fuera de la casa por el camino hasta dejarlo sin sentido, mientras escuchaba unas horribles carcajadas.

Alondra, despertó al oír el ruido, cerca de la posada- Quazil, envió mensajes para el rescate. Las águilas blancas y el Cóndor   la sacaron del lugar para levantar vuelo hacia el Cerro Azul.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia Ficción/I II Parte/ I

Alondra, la princesa embrujada de Quazil

 

La princesa Alondra, se extravió hace diez años, en la nubosidad de la noche. Y fue llevada a una casa en el pueblo de Asonyrosa, donde pasaba el día, dándole de comer a unos pajaritos, según el esclavo   capturado, serían las ocho de la noche, por parte de unos viajantes que, iban a ese lugar a expiar sus penas y   ya entrada la noche hacía mucho frío.

A la semana siguiente, salió al garaje    por escuchar muchos ruidos, pero era un eco proveniente del camino a la montaña, cuyas luces se encuentran encendidas las veinte y cuatro, (24) horas. Había hombres y máquinas en ese lugar, apartado de los labriegos.

Al cambio de turno, uno de los vigilantes observo que unas cajas de cableados   eran transferidas a otro depósito, pero, en la caseta de vigilancia no se observó nada extraño. todos olvidaron el asunto.

Al lado de los galpones, existe una posada, unas sillas, más allá, un campo abierto para los aviones. Todos, lucían rápidos por terminar un gran cableado que irían conectados a una gran memoria central   para controlar los robots.

De repente, empezaron a caer una caja sobre a otra, dejando a todos sorprendidos. En las mismas, cuerpos humanos mimetizados que serían incorporado s como vigilantes en el campamento, muy cerca del castillo del Cerro Azul.

Tiempos de guerra se avizoran y, decidieron cerrar la posada por el ingreso a ella de espías, por medidas de seguridad. Seres sobrenaturales trabajaban en el interior de los galpones.

Nadie, se encontraba en paz   y las imágenes se cruzaban muy rápidamente, nadie puede ausentarse y los pobres, tienen derecho a una sola comida, algo de agua. Las mujeres en su lugar de trabajo, esclavizadas y en servidumbre.

Alondra, estaba sola. Seguía con su idea fija de escapar, un duende la miraba fijamente con poca lumbre.

Los campesinos, pasaban lentamente, a lo lejos, las llamas de las fogatas, elevaban el olor a azufre. Un niño desapareció, otro, recuperó el conocimiento, estaba llenó de pánico Lo único que recordaba era que algo lo había arrastrado fuera de la casa por el camino hasta dejarlo sin sentido, mientras escuchaba unas horribles carcajadas.

Alondra, despertó al oír el ruido, cerca de la posada- Quazil, envió mensajes para el rescate. Las águilas blancas y el Cóndor   la sacaron del lugar para levantar vuelo hacia el Cerro Azul.

Tiempos de guerra se avizoran y, decidieron cerrar la posada por el ingreso a ella de espías, por medidas de seguridad. Seres sobrenaturales trabajaban en el interior de los galpones

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (149 noticias)
Visitas:
867
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.