Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Amplia y variada oferta editorial sobre la Revolución Mexicana

22/11/2010 13:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Revolución Mexicana es fuente inagotable de estudios históricos, ensayos, novelas, narrativas y antologías, por lo que durante el presente año el mercado editorial mexicano recibió libros que, desde diversas perspectivas, recrean el mundo, los personajes y los acontecimientos de la gesta histórica. La Dirección de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) ha editado, en su variadas colecciones, títulos que acercan al lector a los hechos ocurridos de 1910 a 1917, desde testimonios de primera mano, hasta la recreación novelada. “Infancia y Revolución” (Summa Mexicana, 2010) es una antología que recupera escritores de distintos autores sobre de la presencia que tuvieron los niños durante la gesta armada, de Andrés Henestrosa a Francisco L. Urquizo, de Carmen Báez a Nellie Campobello, de Salvador Novo a Jaime Torres Bodet, entre otros. La edición de “La Ciudadela quedó atrás. Escenas vividas de la Decena Trágica”, de Francisco L. Urquizo, ofrece un recuento de acontecimientos observados de primera mano por el autor en su juventud. Otro testimonio vívido es publicado bajo el título “Un niño en la Revolución mexicana”, de Andrés Iduarte, quien fuera director de Bellas Artes. Un singular ensayo es “Mariano Azuela. Creador del ferrocarril como personaje en las letras mexicanas” (El Centauro, 2010), de Sergio Ortiz Hernán, donde el autor analiza a profundidad, en la obra completa del novelista, la presencia significativa del ferrocarril. Otro título es “La luz y la guerra. El cine de la Revolución mexicana” (Arte e Imagen, 2010), de Fernando Fabio Sánchez y Gerardo García Muñoz, donde se estudian los entrecuzamientos entre la industria de la imágenes y los principales actores de la guerra civil en México. Este 2010 también se dio a conocer “Fragmentos” (Arte e Imagen), donde por medio de 501 tarjetas con imágenes capturadas por Salvador Toscano, se hace un discurso cronológico y narrativo del México revolucionario. “Indómita. Cartas a Noruega sobre la Revolución mexicana” (Memorias Mexicanas, 2010), de Margaret Plahte, rescata las vivencias de esposa del diplomático Michael Lie, donde comparte las aventuras del matrimonio de 1910 a 1920. Una obra de teatro fue publicada bajo el nombre de “Revolución III o la última afrenta” (Bosque de Sileno, 2010), de Luis Ayhllón, la cual está situada en 1915 tras el fracaso de la Convención de Aguascalientes. Dos rescates bibliográficos son “Ciudad” (Singulares, 2010) de José María Benítez, novela con la que obtuvo el premio Lanz Duret en 1942, donde presenta los efectos de la violencia en el ámbito urbano entre 1914 y 1917; y “La ruina de la casona” (Singulares, 2010), de Esteban Maqueo Castellanos, novela que hace una crónica detallada de los sucesos de la Revolución ocurridos en la ciudad de México. Aunque fue fechada por su autor en La Habana, en 1917, la obra fue probablemente escrita entre 1914 y 1920. La edición aparecida en la ciudad de México en 1921 —en la editorial de Eusebio Gómez de la Puente— se ha convertido en una joya entre los bibliófilos, pues no se volvió a editar sino hasta ahora. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Conaculta y la Fundación Televisa, editaron “México: Fotografía y Revolución” (2009), una investigación de Miguel Ángel Berumen, que reúne 400 imágenes de alrededor de 350 fotógrafos que documentaron ampliamente la gesta histórica, a partir de 40 archivos nacionales e internacionales, particularmente estadounidenses y europeos. Berumen también es autor de la investigación gráfica “Pancho Villa. La construcción del mito”. El mercado editorial ofrece sendos volúmenes sobre los máximos héroes de la Revolución: Pancho Villa y Emiliano Zapata, en este rubro destacan: “Pancho Villa. Una biografía narrativa”, de Paco Ignacio Taibo II y “Zapata”, de Pedro Ángel Palou. Habría que recordar en este aspecto los libros, aún insuperables, de dos estadounidenses: Friedrich Katz, recientemente desaparecido, y John Womack Jr. El primero escribió “Pancho Villa” (Ediciones Era, Primera Edición en español, 1988) y, el segundo – profesor de historia latinoamericana y economía en la Universidad de Harvard–, “Zapata y la Revolución Mexicana” (SEP, Siglo XXI Editores, reimpresión 1985). También está “Caudillos culturales en la Revolución mexicana” (Tusquets, 1999), de Enrique Krauze, donde el historiador hace la genealogía de la cultura mexicana en el siglo XX, donde figuran nombres como Vicente Lombardo Toledano y Manuel Gómez Morin. Entre los ensayos destacan “El antisemitismo y la ideología de la Revolución Mexicana” (FCE, Centzontle, 2010), de Claudio Lomnitz, que dilucida el origen del sentimiento que guardaban los revolucionarios contra los Científicos, aquella élite tecnócrata de finales del Porfiriato. Así como “La novela de la Revolución mexicana” (FCE), del crítico Adalbert Dessau, quien realiza un estudio acerca del largo camino que ha recorrido la novela de la Revolución mexicana desde 1915. El historiador Pedro Salmerón Sanginés hace “101 Preguntas sobre la Revolución Mexicana” (Ramdom House Mondadori, 2009), ya que señala que buena parte de los acontecimientos que hoy vivimos provienen de los resultados de esta profunda guerra civil. Héctor Aguilar Camín sostiene en “A la sombra de la Revolución Mexicana” (Cal y Arena, 2010), que el conflicto armado es vertedero de certezas y contradicciones, madrastra incumplida para algunos y para otros paraguas o resguardo innegable de la vida política y social del México del siglo XX. En el mismo tenor, “La segunda muerte de la Revolución Mexicana” (Cal y Arena, 2008), de Lorenzo Meyer, explora el derrumbe del mito que pretendió construir un país cimentado en la promesa de justicia social y el desarrollo industrial protegido por el Estado. Otro ensayo asentado en testimonios de la época es “La vida y muerte en tiempos de la revolución” (Santillana Ediciones, Taurus, 2010), de José Luis Trueba, una novela histórica sobre este periodo es “Sangre y fuego” (Martínez Roca, 2009), de Alejandro Rosas Robles, que arranca con el asesinato del presidente Madero y la amenaza que se cierne sobre un país al parecer inerme. En el campo del humor destaca sin duda “2010 ni Independencia ni Revolución” (Planeta, 2010) del caricaturista Eduardo del Río Rius. Publicado en 1988, ahora se reimprime el ensayo “Del estallido de la Revolución al asesinato de Madero. Una versión periodística alemana” (FCE, colección Popular, 2010), de Jesús Monjaraz-Ruiz, que rescata la visión de México desde la perspectiva del Kölnische Zeitung, el diario alemán, y de cartas de alemanes residentes en el norte de México, que ven transformarse la turba en fuerza rebelde. Francisco Martin Moreno escribió “México Negro” (Joaquín Mortiz-Planeta, 1986), donde analiza el papel que jugó el petroleo como trasfondo de la Revolución. En “Arrebatos Carnales” (Planeta, 2 volúmenes) habla de los deslices amatorios de algunos personajes del tiempo de la revolución como Porfirio Díaz, José Vascolcelos, Diego Rivera o Lázaro Cárdenas. El libro “Zacatecas en la Revolución”, de Samuel Correa Carrillo, cronista de Jerez de García Salinas, aborda personajes destacados como Madero, al zacatecano Roque Estrada y a 31 prisioneros, entre los que se encontraba un sacerdote, durante la toma de Zacatecas. También destaca “Imagen y memoria. Álbum familiar de Zacatecas” (Gobierno del Estado de Zacatecas, Fototeca de Zacatecas Pedro Valtierra, FCE), donde se rescatan anécdotas e imágenes del movimiento armado en dicha entidad. El Instituto Mexiquense de Cultura (IMC), en la colección Raíz del Hombre, editó el libro “Protagonistas de las novelas de la Revolución Mexicana”, de Elvia Montes de Oca Navas, en el que la autora rescata, de entre las novelas que se escribieron a principios del siglo XX, la esencia del pueblo que tomó las armas. También “Emiliano Zapata como lo vieron los zapatistas” (Ediciones Tecolote, 2006), libro ilustrado por Fernando Robles y una selección de fotos Francisco Pinera, presenta los testimonios de los compañeros de armas de Zapata, recogidos por Laura Espejel. La Colección Antologías de los Centenarios, editada por la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA-Conaculta), Editorial Jus y la Universidad de Nuevo León, editará siete títulos en torno a la Revolución. Ya circulan las antologías “El apóstol y otros cuentos de la revolución”, introducción y selección de Felipe Garrido; “Las fiestas patrias en la narrativa nacional”, selección y prólogo del crítico literario Emmanuel Carballo y “El edén subvertido. Poemas de la Revolución Mexicana”, de Miguel Capistrán y Pável Granados. El Fondo de Cultura Económica (FCE) ha editado los dos primeros tomos, de tres que tendrá la edición completa, de las Obras Completas de Martín Luis Guzmán, testigo y protagonistas de algunos de los pasajes más importantes de la gesta revolucionaria. Donde destacan las novelas “El águila y la serpiente” y “La sombre del caudillo”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
984
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.