Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Analiza curadora Ingrid Suckaer el erotismo en la obra de Julio Ruelas

15/09/2011 02:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La obra del pintor y grabador mexicano Julio Ruelas, quien falleció el 16 de septiembre de 1907, es recordada por la curadora guatemalteca Ingrid Suckaer en su más reciente publicación, titulada "Erotismo de primera mano". El texto, que apareció esta semana como novedad literaria, reúne varios ejemplos de arte mexicano moderno y contemporáneo relacionado con la temática erótica, realizados entre 1897 y 2006. Se trata de creaciones que cobran significado al ser relacionadas con los factores sociales y políticos que las rodean. Así, al hablar del siglo XIX, Suckaer retoma la obra del zacatecano, que para ella refleja una "sexualidad de estereotipos decadentes". El material compila además ejemplos de la obra de Ángel Zárraga, Francisco Goitia, Gonzalo Carrasco, Nahui Ollin, Héctor Xavier, Francisco Castro Leñero, Gustavo Monroy y Reynaldo Vázquez. Julio Ruelas nació el 21 de junio de 1870 y a los 17 años ya había ingresado a la Academia de San Carlos para estudiar pintura. Según sus biógrafos, en 1891, con la ayuda de un beca, realizó estudios en Alemania, donde fue influenciado por el trabajo de Arnold Belkin. Una vez de vuelta en México comenzó a figurar en los círculos artísticos e intelectuales del país, formando parte, en 1898, del grupo fundador de la "Revista Moderna". Su obra pictórica se concentra en las ilustraciones que realizó para la "Revista Moderna" y en una serie de grabados realizados bajo la técnica del aguafuerte. Las primeras pinturas de Ruelas son meramente alegóricas, como es el caso de "La domadora" (1897) y "La entrada de Don Jesús Luján" (Revista Moderna 1904), que discurren entre la observación psicológica y la reflexión filosófica. En general, las ilustraciones del grabador para la "Revista Moderna" son una síntesis de sus preocupaciones fundamentales: el amor, la muerte, la opresión, la angustia y la desesperación. Estos aspectos de su obra llevaron al poeta Amado Nervo a calificar a la de Ruelas como una obra tétrica y sombría, en la que supo traducir el dolor, creando escenarios que no habrían sido imaginados ni siquiera en la época de la inquisición (1478-1834), por lo que lo calificó como un hijo de la noche "sombríamente bello". Ruelas decide volver a Europa en 1904, estableciéndose en París, donde terminó sus días el 16 de septiembre de 1907. Acerca de Julio Ruelas, Justo Sierra en su momento declaró que el artista se había servido del naturalismo para expresar sus angustias, ideas y sentimientos respecto a la vida, creando una obra excepcional y valiosa, una "anticipación del mundo y del arte por venir".


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
306
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.