Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Analiza Francisco León en libro aforismos en la obra de Monsiváis

17/09/2011 07:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un observatorio de las esencias nacionales, reflexiones en torno al tema de la identidad y lo símbolos patrios que realizó el cronista mexicano, y que plasmó en sus obras, es el eje temático del novelista y aforista Francisco León, en su más reciente libro “Autoayudate que Dios te autoayudará. Aforismos de Carlos Monsiváis”. Como su nombre lo dice, el texto es una selección de aforismos del fallecido escritor y columnista, recopilados por León y entresacados de sus libros clásicos, como “Días de guardar”, “Amor perdido”, “Entrada libre”, “Escenas de pudor y liviandad”, “Aires de familia”, “Salvador Novo. Lo marginal en el centro”, “Los rituales del caos”, “Los mil y un velorios” y “Que se abra esa puerta”, entre otros. “Si la obra de Carlos Monsiváis es un cúmulo de esencias nacionales, actualmente cobra mayor relevancia, una vez que el hallazgo de los aforismo, leídos entrelíneas, se inserta en la tradición iniciada a partir de los fragmentos de Heráclito y trasciende hasta nuestros días para arribar aquí y ahora en la presente colección donde se percibe, sin duda el mismo propósito de las crónicas”, expresa el autor en el prólogo. Al iniciar la lectura, indica, no tenía claro el afán de embarcarse en páginas que parecían no terminar nunca, “hasta que di con el aforismo nada menos que entresacado de cada párrafo y de pronto la lectura cobró sentido y dirigí mi ´errancia´ de lector a un objetivo: seleccionar cada aforismo y dejar fuera, esto es, sacrificar fragmentos y periodos de una importancia y brillantez notables”. La tarea, continúa, “resultaba ciertamente muy compleja, porque no debía hacer una selección, sino identificar y extraer el aforismo en sí. ¿Cómo? Al atender la brevedad y sobre todo la contundencia y en lo más recóndito del contexto, en la entraña de una página tras otra, hallé este cuerpo de letras que contiene una clase del saber que determina su propio significado. “Dentro de la escritura fragmentaria, el aforismo encarna una marginalidad como aspecto literario, en cuya certeza unos encuentran la verdad absoluta, y otros la verdad relativa de los seres y las cosas”, apunta. Un aforismo, explica, sitúa en la veta inagotable de fuegos fatuos cuando escribe: “Ser testigos privilegiados de lo que no tiene ninguna importancia”. Anota que “en general, vemos que tenía una confianza filosófica al formular aforismos como respuesta a temas, contextos y argumentaciones. Monsiváis, concluye, “vio que no había mejor lugar para un ´outsider´ de la cultura de las masas y del consumo que el éxtasis pesimista del aforismo”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
151
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.