Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Analizan motivos y consecuencias de la delincuencia juvenil en México

02/03/2012 06:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

(Material con apoyo fotográfico) * “Los muchachos perdidos” analiza el perfil de jóvenes en conflicto con la ley * El proyecto de Padgett y Loza involucra un libro y una exposición itinerante Por Juan Carlos Castellanos C. México, 2 Mar. (Notimex).- En el libro “Los muchachos perdidos”, de Humberto Padgett (Toluca, 1975), ilustrado con fotografías de Eduardo Loza (Ciudad de México, (1973) se descubre la explicación detrás del arma asesina, de la venta de droga o del secuestro siempre a manos de jóvenes mexicanos menores de edad, desde la perspectiva del periodismo profundo y la investigación científica. “Muchos jóvenes ingresan al crimen organizado a un costo social muy alto, que perdurará hasta el momento en que dejen de ser los ‘muchachos perdidos’ para convertirse en los ‘viejos perdidos’”, señaló el entrevistado, creador, junto con Loza, del proyecto que involucra al libro y a una exposición itinerante homónima que se presenta actualmente en el Museo Memoria y Tolerancia, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Sin morbo ni énfasis en la nota roja, el texto devela por qué socialmente estamos decepcionados todos, en la idea de que esos jóvenes deberían estar sacando al país de la economía estancada, por la fuerza laboral que representan, y en lugar de eso se están vendiendo droga y matando entre ellos mismos, explicó Padgett en entrevista con Notimex. Sobre la génesis del proyecto, mencionó: “hicimos un trabajo, hace poco más de dos años, sobre los chavos en estado de reclusión en la Ciudad de México y quisimos averiguar cuál era su relación con el arte y la cultura. El precedente fue un trabajo sobre la religiosidad entre los internos de la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla”, explicó el periodista Humberto Padgett. Abonó que escritor y fotógrafo se dieron a la tarea de averiguar qué ocurre respecto a esos dos temas, y hallaron un mundo más profundo y complejo. “Las historias de vida de los jóvenes tienen varias condiciones particulares, tan intensas como las de los adultos, pero ellos, absolutamente cristalinos a la hora de platicar su vida, su infancia y su relación con los delitos que cometieron y reconocen”. Eso, comentó, daba la posibilidad de abordar el tema de la investigación periodística con mucha franqueza. “Comenzamos a trabajar, ya de manera dirigida, para completar el libro. Fueron más de dos años de trabajo, alrededor de 30 entrevistas y decenas de visitas a las distintas comunidades de atención a jóvenes que tienen conflicto con la ley en la Ciudad de México”. La principal dificultad y reto a vencer para poder alcanzar el objetivo, reconoció el entrevistado, fue convencer a las autoridades sobre la intensión de un trabajo honesto con los muchachos, y ya hablando con ellos, hacerles ver que ambos investigadores iban a ser honestos, serios, éticos y objetivos con el trabajo de corte periodístico que resultara de lo que ellos les confiaran y les explicaran. “Durante las entrevistas, muchos de ellos se parapetaron detrás de algunas de las cosas que habían hecho y se cobijaron con las condiciones que los obligaron a salir de su casa. Eso lo resolvimos haciendo, en algunos casos, varias citas y entrevistas, algunas de varias horas de duración, hasta que logramos que ellos mismos asumieran el tono natural de su conversación y comenzaran a hablar”. En lo sucesivo, abonó el periodista y escritor, todo fue más fácil. “Esa era una de las intensiones del libro: No adornarlo con figuras literarias ni entorpecerlo con opiniones mías, sino lograr que fueran ellos, los jóvenes en conflicto con la ley, quienes hablaran por sí mismos, de manera ordenada, de lo que perciben al interior de su familia, en la calle y ante las instituciones”, dijo. Recordó que el sentimiento general que halló en las declaraciones de los jóvenes fue el enojo contra todas las condiciones que ellos entienden que, de una u otra manera los defraudan. “Son chavos a los que se les dice, una y otra vez, que deben tener y exhibir determinado tipo de automóvil, de reloj, de teléfono, de novia, de ropa, y asistir a determinados sitios y conocer ciertos restaurantes”, manifestó. Pero “se les dice, reiteradamente, que el esfuerzo educativo está cancelado y que el trabajo bien remunerado es una fantasía cada vez más lejana. En medio de eso y de la confusión que genera, no tienen, y consecuentemente no guardan, una condición ideológica, como la tuvieron los jóvenes del 68 o el 71; hoy, los jóvenes tienen un vacío ideológico”. En esa coyuntura, descubrieron en esos dos años de trabajo los comunicadores mexicanos, “son encontrados por el crimen organizado que les plantea no sólo una forma de vida, sino una cultura donde una de las principales monedas de cambio es el ejercicio de la violencia”. Y eso, lamentablemente, lo saben hacer muchos de los muchachos que hoy no encuentran el camino a un futuro cierto”. El resultado es que están en reclusión antes de la mayoría de edad por delitos que tiene qué ver con el crimen organizado, no solamente con la venta de droga, también con la portación de armas, con el robo organizado de vehículos para surtir a bandas de narcotráfico, con el secuestro y con otros delitos, destacó el entrevistado, visiblemente impresionado por la cantidad de datos cosechados. Ejemplificó con un muchacho que conoció, quien a diferencia de algunos otros, sí estaba arrepentido de lo que había hecho. Un multihomicida con 18 asesinatos perpetrados a sus escasos 16 años de edad, recordó Padgett. “La conversación con él era en tono plano, no se alteraba y estaba observando, al acecho, cómo yo me comportaba en la cercanía física”. En contraparte, hubo otro, con nueve asesinatos todos en contra de personas que había conocido, quien le dijo con respecto al arrepentimiento que éste no existe, que no hay una sombra que se aparezca, ni viene el muerto en las noches a jalarle los pies. En realidad, la ausencia total de empatía de esos jóvenes causaba asombro en el periodista, quien considera que sólo a partir de las explicaciones de vida que dan los muchachos perdidos y las historias que cuentan, los especialistas puedan dar conclusiones. “Nosotros evitamos establecer juicios morales. Queremos que el lector llegue a las conclusiones que considere pertinentes”, advirtió el autor. Ni el escritor ni el fotógrafo pretenden justificar los asesinatos, secuestros, robos y otros delitos que cometieron los jóvenes actualmente en reclusión. “Nosotros tratamos de explicar y poner en relieve todos los entornos sociales en que esas vidas han transcurrido”, anotó Padgett. En ese sentido, el lector del libro y el admirador de las fotografías hoy expuestas en el museo, tienen la última palabra. Humberto Padgget, estudió Periodismo y Comunicación Colectiva en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Entre sus libros destaca “Jauría. La verdadera historia del secuestro en México”, donde expone de manera cruda la situación por la que pasan las víctimas de este delito y cuestiona la actitud de las autoridades. En enero de 2012 fue galardonado con el Premio Internacional de Periodismo Rey de España, por su reportaje "La república marihuanera. Así gobiernan los caballeros templarios”. En 2007 recibió el segundo Premio Nacional de Reportaje de Biodiversidad, así como el Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez con la crónica "El Evangelio según Santa Martha". También recibió una mención honorífica en la categoría de prensa por el reportaje “Las muertas del Edomex son muchas más que las de Juárez”, publicado el 12 de abril de 2010.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
210
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.