Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Analizarán restos para determinar si son de Sor Juana Inés de la Cruz

24/02/2011 06:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La secuenciación genética, obtenida de una vértebra de un cuerpo hallado en 1978 en las instalaciones de la Universidad del Claustro, determinará si esos restos pertenecieron a la poeta Sor Juana Inés de la Cruz y qué porcentaje tenía de indígena y cuánto de española. Aun cuando se ignora la fecha en la que se iniciará el estudio, los especialistas del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) trabajarán durante aproximadamente ocho meses en los restos óseos, con el fin de sustraer su ácido desoxirribonucleico (ADN) y autentificar su originalidad. Tras indicar que todo el proceso se repetirá tres veces para asegurar el resultado, la investigadora que encabeza el estudio, María de Lourdes Muñoz Moreno, del Departamento de Genética y Biología Molecular del Cinvestav, indicó que la duración precisa del análisis dependerá del estado de conservación de la osamenta. Paralelamente a la autentificación de los restos, añadió la especialista, se espera determinar tanto la procedencia materna como paterna de la escritora, es decir, en qué porcentaje era de origen indígena y cuánto tenía de español. Explicó que por ser mujer, la también llamada “Décima musa” heredó el material genético de las mitocondrias de su madre, por ello la secuencia se hará del ADN mitocondrial (material genético de las células encargadas de generar la energía para ellas), el cual determina el origen materno. La científica dijo que después de obtener la secuenciación y establecer la ancestría de la escritora, se hará la comparación genética de los supuestos parientes de Sor Juana -la familia Ramírez España-, descendientes de su hermana, quienes radican en México, si es que ellos están de acuerdo. Su hermana, María Ramírez, debió tener la misma secuencia que la dramaturga, ya que las dos provienen de la misma madre. “Si esas personas son sus parientes, la secuencia debe ser igual”. De hecho, la también integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) comentó que el descendiente con el que se hará el cotejo deberá provenir del lado materno de la hermana de Sor Juana. Muñoz Moreno explicó que para hacer los estudios del ADN se requiere una cantidad mínima de 0.2 gramos de muestra, que en este caso se tomará de una de las vértebras del esqueleto encontrado hace más de 30 años. El hallazgo se hizo el 28 de noviembre de 1978, durante las excavaciones realizadas en el Claustro de Sor Juana, por el doctor Arturo Romano Pacheco, el esqueleto fue hallado con un medallón con las mismas medidas al que usaba la monja. La investigadora refirió que la vértebra es uno de los huesos que más ADN contienen. En su experiencia en el estudio de restos óseos de poblaciones prehispánicas, esa pieza es una de las partes con la que mejor se trabaja, debido a que su dureza no es muy alta, por lo tanto su manejo se facilita. De acuerdo con la investigadora, el proceso se llevará a cabo en el laboratorio donde se quitará la cubierta al fragmento de hueso, se pasará por luz ultravioleta para eliminar el ADN de la superficie, que posiblemente se haya contaminado por la manipulación. Posteriormente, se molerá y colocará en un tubo con una solución de fenolcloroformo para poder aplicar las técnicas de biología molecular para extraer la información genética, añadió. Lo que se obtienen, abundó, son amplificaciones del ADN, en hojas parecidas a un electrocardiograma; cada pico o secuencia indica a qué haplogrupos pertenece, los cuales están señalados por letras. Si es “A”, “B”, “C” o “D”, indican un origen indígena, si son “H”, “I”, “J”, “K”, “T”, “U”, “V” o “W”, el origen es europeo. Cada secuencia se compara con las previamente descritas en el “Genbank”, una base de datos internacional, donde hay secuencias de diferentes orígenes: europeo, africano o indígena, por ejemplo. La investigadora señaló que los resultados que obtenga en el laboratorio de este estudio, el cual aún no se tiene una fecha precisa de inicio, se integrarán a los realizados por la doctora Javiera Cervini Silva, quien determinará la edad de los restos, y a los del arqueólogo Luis Eduardo Ramos Cruz, quien se encargará de la parte antropológica. Todo se conjuntará con los estudios previos del doctor Romano Pacheco, que incluyen las medidas de los huesos y la coincidencia del cráneo con los retratos que hay sobre la monja, para obtener una conclusión final.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
130
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.