Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Angangueo: Crónica de una exfoliación(primera parte)/Hugo Rangel Vargas

05/09/2013 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hugo Rangel Vargas

La actividad minera, fundamentalmente la vinculada a la extracción, distribución y comercialización de minerales metálicos, ha experimentado un fuerte crecimiento durante la segunda mitad del siglo pasado producto de la dinámica económica de las principales potencias del orbe, tales como Estados Unidos y Europa. En la década de los 90 este fenómeno se agudizo derivado de la incorporación a la economía del mercado de los antiguos países del bloque socialista.

En nuestro país, este sector de la economía tiene un carácter meramente extractivo y los recursos derivados de la actividad no necesariamente se ven reflejados en mayores niveles de desarrollo de las comunidades en donde se asienta, además de lo invasivo que resulta para el medio ambiente la misma. En el caso del estado de Michoacán, la explotación de mineral que por años se ha realizado en los fundos mineros de la región de Angangueo, resulta representativa de este patrón de comportamiento.

En 1940 inició operaciones la American Smelting and Refining Company (ASARCO), en la región mencionada. Tras la muerte de 25 mineros ocurrida el 25 de abril de 1953, producto de las pruebas eléctricas que realizaba la compañía, los habitantes de esta población se organizan y demandan la salida del consorcio norteamericano.

Esta capacidad organizativa se materializa en la constitución, el 26 de junio de 1954, de la Impulsora Minera de Angangueo (IMASA), empresa fundada por mineros anganguenses, cuyo capital inicial de 200 mil pesos proviene de 300 socios, adquiriendo la infraestructura de ASARCO.

Entre 1955 y 1956 se amplía el capital social de esta empresa quedando constituido por una tercera parte de acciones propiedad del Gobierno Federal, otro tercio divido entre los Gobiernos de Michoacán y del Estado de México, y el restante propiedad de los socios fundadores de la empresa. En aquellas fechas también, el entonces Gobernador del Estado, Dámaso Cárdenas, emite un decreto mediante el cual las acciones de IMASA no son objeto de compra venta ni pueden comprometerse en forma alguna y deberán entregarse en fideicomiso a una institución nacional de crédito. Ya para 1957, IMASA adquiere concesiones de explotación de los fundos mineros a la Comisión de Fomento Minero.

En 1985 se celebró una Asamblea de Accionistas de IMASA la cual inexplicablemente derivó en un cambio en la composición del capital social de esta empresa. Aunado a ello y de manera irregular, el acta se protocoliza 13 años después de la realización de la asamblea, a pesar de evidenciar modificaciones apócrifas y de no quedar clara la composición del capital entre los socios.

En una nueva Asamblea del 21 de junio de 1988, y a pesar de no poderse hacer una valuación real de las acciones, el valor de estas se definió en 10 mil pesos.

En 1991 IMASA cierra operaciones, bajo el argumento del Gerente General, René Orozco Gutiérrez, de la nula rentabilidad de la operación de la empresa ante la caída del precio de la plata en los mercados internacionales. Sin embargo vale decir, que el mencionado gerente era empleado de confianza de la Industrial Minera México (IMMSA), y fue contratado para ocupar dicha responsabilidad por el entonces Presidente del Consejo de Administración de IMASA, Moisés Pardo Rodríguez.

Vale decir que para 1996, IMMSA suscribe con el Gobierno del Estado un "Contrato de Concertación de Acciones" para permitirle que la Industrial Minera México, IMMSA, realice durante dos años trabajos de exploración y evaluación en los yacimientos mineros propiedad de la Minera de Angangueo. El contrato compromete la entrega de la titularidad de las concesiones mineras a la Minera México cuya superficie equivale a 2 mil 699 hectáreas, encontrándose principalmente los siguientes metales: oro, plata, plomo, zinc y cobre. IMMSA pagaría por el permiso de exploración – evaluación a Impulsora Minera de Angangueo 1 millón 500 mil pesos.

Este acto es el inicio de un largo trayecto de irregularidades y calamidades que han padecido muchos de los socios fundadores y ex trabajadores de la Impulsora Minera de Angangueo que dejaron ahí cifradas sus esperanzas de vida.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
167
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.