Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Abdell escriba una noticia?

A casi un año de haberme ido.

16/07/2013 12:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Después de casi un ciclo, el hecho de estar por cumplir mi primer año en la bella ciudad de La Paz, en Baja California Sur, me hace rememorar lo que ha sido de mí desde que pise estás tierras que si bien son parte de mi país natal, ciertamente difieren de mi lugar de origen. La idea de irme de casa representó en su momento dos factores: uno mi formación académica, la segunda pero no menos importante, el poder estar más cerca de la chica que actualmente es mi novia. Una relación no puede sobrevivir mucho tiempo a distancia y a decir verdad, a mis 24 años, el hecho de haber estado aún viviendo con mis padres representaba una decepción tanto para mi persona, como seguramente para lo que ellos esperaban. Era hora de avanzar, y, ¿qué mejor forma que hacerlo en un nuevo lugar? Si bien es cierto que un cambio de aires temporal puede ayudar mucho, entonces, un nuevo comienzo en un sitio por descubrir llevará la experiencia más gratificante. De cierto modo, algo optimista pero qué se le puede hacer si sustento una actitud así desde siempre. Recuerdo entonces haber tomado la decisión que me competía. Uno debe reflexionar bien los por qués de sus decisiones y esclarecer cualquier "pero" que en este caso, tus tutores puedan tener en cuanto a las opciones que tomas. No en vano, nunca somos seres independientes, al tener que valernos de una u otra manera de alguien más, siendo tus padres el primer muro que debes atravesar y aún así, quizá en el que mejor te puedes apoyar cuando necesitas descanso. Muchas son las cosas que recuerdo mientras escribo esto en la barra donde suelo tomar las comidas. Todas ellas entremezcladas entre los diversos momentos en los cuales me vi inmiscuido desde que a su manera, mi familia mostró apoyo en cuanto a mi traslado. Desde el principio tuve que ganarme con esfuerzo tanto el derecho de estudiar en mi actual universidad: La UABCS, como el de vivir solo ante la tranquilidad que debían tener ante la madurez que se supone, mostraría con la edad mencionada. Concuerdo en que en un principio parece que sólo están constantemente jodiendo, pero cuando tienes más tiempo para pensar y reflexionar, en el momento en el que te enfrentas solo a la vida y vas experimentando con tu carne cada una de las diversas situaciones, es ahí donde darás gracias a todos y cada uno de los consejos que, por muy inútiles que parecieran, te salvaron el trasero ante una complicación. Para llegar donde estoy tuve que trabajar, después de haber terminado mi primera carrera la cual si bien me agradó, no llenó las expectativas que tenía, al grado de no presentarme a mi graduación pese a haberme graduado con el mejor promedio de la generación... En serio, qué universidad cursar, al igual que la decisión sobre la optativa a estudiar son dos temas que deben reflexionarse adecuadamente, pues son decisiones que te pueden hacerte arrepentirme en gran medida pese a las enseñanzas que aún con los errores vienen. El año en el que trabaje como burro para cierta empresa (un famoso CallCenter), que no mencionaré, me sirvió para aprender algo más: no quiero ser del montón. Como con el principio Bíblico, detesto ser tratado como un cordero, un ente sin emociones propias y con falta de peso en sus palabras. Aborrezco ser considerado como uno más y siendo sincero, pese a que detesto ser abordado me encanta destacar por lo que representé mi ingenio en alguna actividad, razón principal de que el ser sobre explotado como cualquier obrero barato me sirviera para ahora estar dando lo mejor de mí y no caer nuevamente en ese vacío existencial al cual, tristemente, gran parte de la población se sume sin renegar. Son siempre la sangre, sudor y lagrimas lo que provoca que uno valore lo que tiene y acepte mucho mejor los cambios que vendrán con males y bienes, no por una retribución divina, sino aquella que se busca con el esfuerzo constante. Actualmente vivo bien, feliz de hecho. Curso las materias que debo y trato de forjarme una vida junto a la persona que amo, como muchas otras. Básicamente, trató de ir creando la historia de mi propia existencia, tal cual siempre lo vi desde mi niñez en los relatos que he ido creando con las experiencias de cada día, sin olvidar siempre las lecciones y dificultades que, todas esas personas importantes para mí, me ayudaron a sortear.

Más sobre

image Una hermosa vista de la cual, actualmente, puedo ser participe en el momento que quiera.

Si te gustó el artículo dame like en facebook y sígueme en Twitter. ¿Dudas, comentarios o sugerencias? puedes enviarme un correo.


Sobre esta noticia

Autor:
Abdell (95 noticias)
Fuente:
bitacoradenats.blogspot.mx
Visitas:
269
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.