Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

A 100 años de la muerte del académico Victoriano Agüeros

07/10/2011 07:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El escritor y académico de la lengua, Victoriano Agüeros, quien murió en París el 8 de octubre de 1911, dejó en México un importante legado cultural en letras y este año se conmemora el primer centenario de su nacimiento. Agüeros, quien se encontraba en la capital francesa cuando se inició la Revolución Mexicana, el 20 de noviembre de 1910, dejó en México un importante legado cultural en letras. Fue uno de los más reconocidos miembros de la Academia Mexicana de la Lengua (AML). Recientemente, la AML celebró una sesión pública en homenaje a este escritor, así como también a los académicos Artemio de Valle-Arizpe y a Rufino José Cuervo. Ese acto se celebró en el Instituto de Investigaciones Bibliográficas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y tuvo como marco una exposición conmemorativa que llevó el nombre de los personajes y en al que se mostraron fotografías, documentos, libros y manuscritos en torno a ellos. Agüeros nació el 4 de septiembre de 1854 en Tlalchapa, Guerrero. Con 12 años de edad se trasladó a la Ciudad de México para iniciar sus estudios en el Ateneo Mexicano, que dirigía el ingeniero Celso Acosta. Para 1870 consiguió el título de profesor de instrucción primaria expedido por el Ayuntamiento de la capital. Siete años después ingresó a la Escuela Nacional de Jurisprudencia y se recibió de abogado el 18 de diciembre de 1881. Desde joven lo atrajo el periodismo y empezó a enviar artículos a diversos periódicos con el seudónimo de “José”. Sus primeros escritos literarios los publicó en 1874 con el título de “Ensayos de José”. Con el propósito de dar a conocer la literatura mexicana en el extranjero, desde 1878 decidió enviar a La Ilustración Española y Americana de Madrid, una serie de artículos biográficos y críticos sobre autores nacionales. Poco tiempo después vio coronados sus esfuerzos en periodismo y, para 1882, antes de cumplir 30 años, ocupó la dirección del diario capitalino “El Imparcial”. Un año después, por su espíritu religioso y político conservador, fundó una publicación católica el 1 de julio, con el título “El Tiempo”, del cual fue director hasta su muerte. Asimismo publicó en el periódico “El Siglo XIX” una sección de confidencias y recuerdos. Durante esos años, su inclinación a la crítica literaria se dio dentro de la corriente académica de entonces, así publicó “Cartas Literarias” de 1877 y “Escritores mexicanos contemporáneos” en 1880, tratando, dicen, de combatir los excesos de novedad y de reclamar el imperio del decoro tradicionalista. En su afán de dar a conocer dentro y fuera del país la literatura mexicana y, disponiendo de materiales tipográficos de “El tiempo”, se le ocurrió crear la “Biblioteca de Autores Mexicanos”, a imitación de la “Colección de Escritores Castellanos”, que publicaba en Madrid el poeta y dramaturgo Mariano Catalina (1842-1913). El proyecto era excelente, de acuerdo a críticos, una colección así hacía mucha falta en el país pero, por su preparación, por su criterio, por su filiación política y religiosa, no estaba capacitado para la empresa. La inclinación hacia sus correligionarios y amigos fue evidente, impidiendo que la colección fuera realmente representativa de las más importantes corrientes literarias del México de entonces. Se sabe que, salvo la publicación de obras de autores de primera importancia y cuyo valor se reconocía en todos los campos, la colección Agüeros publicó con bastante frecuencia autores de segunda o tercera fila, que se han ido olvidando. Desde el punto de vista tipográfico, dejaba que desear y, la transcripción de los textos era infiel, pues se han notado supresiones cuando así convenía a los intereses católicos. A pesar de esos inconvenientes, hay que confesar que la colección ha sido útil. Entre los años que fueron de 1896 a 1911, este escritor llegó a publicar 78 volúmenes, pero se vio superada sin duda, por la “Colección de Escritores Mexicanos”, de la Editorial Porrúa, dirigida por Antonio Castro Leal, que hasta la fecha lleva publicados 90 volúmenes. En la propia "Biblioteca de Autores Mexicanos”, Victoriano Agüeros publicó el tomo I de sus Obras literarias (Vol. 8, 1897), formado por sus artículos sueltos. Es una miscelánea bastante representativa de los intereses y del estilo del autor. Ya que tiene en primer lugar, una serie de artículos relativos a la Biblia, al poder del cristianismo, a la Cuaresma, a la Semana Santa, a recuerdos del Evangelio, a los papas Pío IX y León XIII, y diversas alocuciones después de unos ejercicios espirituales. Seguidos de lo que podría titularse "crónicas", con divagaciones sobre diversos temas: las mañanas de abril y mayo, las vacaciones, el día de muertos, el fin del año y los jóvenes de hoy. Y finalmente aparece una tercera sección dedicada a la crítica literaria, en que habla de la juventud, de las representaciones dramáticas de nuestros teatros y de libros de autores mexicanos, todo lo cual suele contener informes útiles, interesantes y curiosos. Aun así, su trabajo es valioso y útil, por eso que haya sido miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua el 11 febrero de 1902 y miembro de número el 7 de marzo de 1909, ocupando la silla XIII. Para 1910, viajó en misión oficial a la coronación del rey Jorge V, de Inglaterra.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
80
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.