Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Tras doce años de PAN: México, reprobado en combate a la corrupción

30/06/2012 23:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Luego de virtualmente darse por concluida la elección presidencial, al menos en lo que respecta al IFE, a FCH, al PAN, al PRI y a las televisoras, la próxima administración deberá tener como eje rector de su Gobierno el combate a la corrupción, esa hiedra de mil cabezas

<a href="http://www.flickr.com/photos/94708962@N00/7068981211/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/94708962@N00/7068981211/" target="_blank">vladimix</a> via Flickr

Luego de virtualmente darse por concluida la elección presidencial del primero de julio, al menos en lo que respecta al IFE, a FCH, al PAN, al PRI y a las televisoras, la próxima administración deberá tener como eje rector de su Gobierno el combate a la corrupción, esa hiedra de mil cabezas que desde tiempos inmemorables ha echado raíces en la vida económica, política, social y educativa de México, cuyos efectos se han exacerbado, pero también puesto al descubierto en el contexto mundial, durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón.

Siendo éste el principal de los males que afectan al país, porque permea a toda la sociedad, sin distingos, la corrupción es el enemigo a vencer por el próximo Presidente de la República y, sin embargo, el tema no fue tema a discutir de manera crítica, seria y analítica, al menos no por parte de tres de los cuatro candidatos, siendo López Obrador el único que le puso el cascabel al gato, al plantear su prevalencia como un asunto de crimen sin castigo, de impunidad y olvido, de injusticia como regla a seguir.

En ese sentido, proponerle a Manuel Clouthier Carrillo, hijo de Maquío, que sea Contralor Ciudadano en la materia, fue una jugada maestra, pues le atrajo simpatías la participación del ex panista e hijo de Manuel J. Clouthier del Rincón, fallecido ex candidato presidencial blanquiazul, en el eventual futuro gabinete del tabasqueño, al poner el dedo en la llaga representada por la corrupción institucionalizada, mientras Vázquez Mota, Peña Nieto y Gabriel Quadri, guardaron un oficioso silencio en torno al persistente velo impunidad que protege a los funcionarios públicos corruptos.

¿Si se mantiene su victoria, ya cantada por el Instituto Federal Electoral, Felipe Calderón y el todopoderoso duopolio televisivo, qué hará el casi presidente electo, Enrique Peña Nieto, cuando llegue la hora de tomar en sus manos esta papa caliente?

México, calificación reprobatoria

Según cifras de la organización Transparencia Internacional, México ocupa el puesto 100 en la lista de los países con mayores o menores prácticas corruptas; de acuerdo con las cifras de TI, en la escala del 0 al 10, "donde 0 significa que se percibe a un país como sumamente corrupto, y 10 implica que el país es percibido como muy transparente", nuestra nación tiene una calificación de 3, con una tendencia que apunta hacia el incremento de las prácticas corruptoras, dejando en evidencia que el gobierno de Felipe Calderón, igual que el de Vicente Fox, hizo bien poco o casi nada para mejorar la situación en esa materia, realidad que nos deja muy mal parados al momento de analizar la corrupción a nivel global.

¿Tan grave es el tema de la corrupción? Echémosle un vistazo a las cifras de Transparencia Internacional relacionadas con el México del siglo XXI y los funcionarios que, uncidos al hueso, interfieren con su combate, pues para que ésta disminuya, lo primero es desterrarla de la administración pública, ahí en donde los gobernantes, en lugar de poner el buen ejemplo, exhiben su cinismo y la propician, haciendo que, por ejemplo, "el pago frecuente de sobornos" sea la "norma (con muy pocas y notables excepciones)".

<a href="http://www.flickr.com/photos/58067336@N00/199902853/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/58067336@N00/199902853/" target="_blank">marthax</a> via Flickr

Recién iniciada la administración calderonista, por su lugar 75, de entre 163 países examinadas, el caso de México era emblemático para Transparencia Internacional. Brasil, China, Egipto, Ghana, India, Perú, Arabia Saudita y Senegal, compartían con México una puntuación de 3.3, en el Índice de Percepción de la Corrupción Transparency International 2006, donde IPC corresponde al grado de corrupción, según lo ven empresarios y analistas de cada país, mismo que va de 10 (altamente transparente) a 0 (altamente corrupto).

¿Qué significaba estar en el sitio 75 de TI, con un IPC de 3.3? Si el índice fuese a la alza, sería razón suficiente para echar las campanas al vuelo y aplaudir los programas gubernamentales anti-corrupción; en 2006 no era el caso, igual que no lo es hoy, un sexenio después. Con Vicente Fox Quesada, nuestras calificaciones fueron vergonzosas. Año 2001: sitio 51, IPC 3.7; en 2002: sitio 58, IPC 3.6; en 2003: sitio 64, IPC 3.6; en 2004: sitio 65, IPC 3.6; en 2005: sitio 66, IPC, 3.5; en el 2006, México se desplomó hasta el lugar 75, con un IPC ignominioso: 3.3.

Pasaron los años y ya se va a acabar el gobierno de Calderón, pillándonos la triste realidad en el lugar 100, con 3 de calificación, de un total de 183 países analizados, donde hasta Rwanda, con su 5.0, resulta que tiene mejores estrategias contra este flagelo. De 2001 a la fecha, hemos caído 49 lugares, dejando evidencia de que somos un país corrupto, en donde con dinero baila el perro, en contraste con el 9.6 de Finlandia, Islandia y Nueva Zelanda, 1, 2 y 3, en el año 2006, de la lista de naciones más honestas del mundo.

En 2011, por su alto nivel de transparencia, Nueva Zelanda con 9.5, Dinamarca y Finlandia con 9.4 y Suecia, con 9.3, se ubicaron en los tres primeros sitios, ubicándose dos naciones latinoamericanas, Chile y Uruguay, en los lugares 22 y 25, con calificaciones de 7.2 y 7.0, evidencia de que el combate a las prácticas deshonestas es posible. Afganistán, Myanmar (Birmania), Corea del Norte y Somalia, se encuentran últimos en el ranking mundial de la corrupción, situación lamentable, pero que no debiera servir de consuelo.

<a href="http://www.flickr.com/photos/77278670@N04/7231041562/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/77278670@N04/7231041562/" target="_blank">ismael villafranco</a> via Flickr

Nuestra infame y corrupta clase política es la mejor prueba de que las cifras concuerdan fielmente con la realidad. Calderón no pudo con este monstruo que se cobija bajo el amparo de sindicalistas, empresarios, narcos, policías, jueces y políticos, quienes han hecho de la corrupción su modus vivendi, tal y como dice Alejandro Fernández, en una canción: "sin tantita pena", porque si algo sobra en el país, eso es cinismo, pese a que las prácticas corruptas de, por ejemplo, de Televisa y el PRI, hayan sido exhibidas por el diario inglés The Guardian.

En el informe del Barómetro Global de la Corrupción 2006, ya se planteaba que "los ciudadanos están preocupados por la corrupción a mayor escala, como la que se produce en las contrataciones públicas o en la financiación de los partidos políticos, y en los efectos denigrantes de la misma sobre sus sociedades", situación lógica, pues el impacto de las prácticas poco transparentes afecta el nivel de vida de millones de personas.

"La corrupción se ha infiltrado en la vida pública y se ha acomodado en ella, " observó Robin Hodess, Directora de Política e Investigación de Transparency International. "El legislativo se elige con una misión valiosísima: situar el interés de sus ciudadanos por encima del propio. El Barómetro demuestra que esta confianza está siendo abusada con un coste muy alto para la legitimidad de los cargos elegidos en muchos países. El proceso democrático está en entredicho si no se toma en serio esta advertencia".

De acuerdo con las cifras de TI, en 2006, del total de los consultados de países como Bolivia, Congo, República Checa, República Dominicana, Gracia, Indonesia, Kenia, México, Moldavia, Nigeria, Paraguay, Perú, Filipinas Rumania, Senegal, Ucrania y Venezuela, entre el 16 y el 40%, participaron en sobornos como medida para obtener beneficios, contrario a lo que ocurre en la región Asia-Pacífico y el Sureste de Europa, donde esta práctica es moderada o en Norteamérica y la Unión Europea, en donde los ciudadanos rara vez pagan a cambio de servicios.

<a href="http://www.flickr.com/photos/38476503@N08/5242393250/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/38476503@N08/5242393250/" target="_blank">CIAT International Center for Tropical Agriculture</a> via Flickr

Un sexenio pasó y la situación, en ese rubro, a cinco meses de la salida de Felipe Calderón, es poco halagadora para México. A tono con el lugar cien que se ocupa en el ranking de Transparencia Internacional, resulta que vamos de mal en peor, porque según datos del Barómetro Global de la Corrupción 2010, en Azerbaiyán, Bolivia, El Salvador, Ghana, Kenia, Líbano, Lituania, México, Moldavia, Mongolia, Pakistán, Ucrania, Vietnam, Zambia, entre el 30 y el 49% de encuestados indicaron haber pagado un soborno para conseguir que alguno de entre 9 proveedores de servicios diferentes atendiera sus reclamos.

El costo de la corrupción

El grado de descomposición que prevalece en México, lo dio Salomón Presburger, Presidente de la Concamin, quien el 2 de marzo del 2011, estableció que según el Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno de Transparencia Mexicana, "anualmente en nuestro país se pagan más de 27 mil millones de pesos en prácticas relacionadas con la corrupción", cifra que incluso se antoja baja, por la capacidad corruptora de la delincuencia organizada, de ahí que la lucha contra el soborno se advierte imponente, difícil, cuesta arriba.

Presburguer puso el dedo en la llaga y ofreció la que, desde el punto de vista de los industriales del país, es la solución: "Los índices de corrupción en nuestro territorio pueden reducirse considerablemente, e imperar el estado de derecho, a través de leyes más severas, el establecimiento de códigos de conducta al interior de las dependencias y empresas, y una mayor vigilancia en la impartición de justicia. Pero, ante todo, el fomento a la cultura y la educación como un eje transformador de la mentalidad de los mexicanos en su conjunto, basada en valores éticos y respeto a la reglas de la sociedad, es nuestra mayor oportunidad y campo de acción".

<a href="http://www.flickr.com/photos/42253831@N06/5255369148/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/42253831@N06/5255369148/" target="_blank">rodolfoaraiza.com</a> via Flickr

Las percepciones coinciden con las experiencias de las personas. El Barómetro 2010 comprobó que, al cierre de la década pasada, los niveles de soborno administrativo en todo el mundo no habían registrado mejoras respecto a 2006.

Entre las conclusiones, establece que: "Todavía queda mucho por hacer para asegurar que la corrupción no frustra el acceso a prestaciones básicas, como salud, servicios públicos y educación. Las instituciones que deberían prevenir la corrupción y aplicar las normas, como la policía y el sistema judicial, deben funcionar de forma adecuada para todos los miembros de la sociedad y desprenderse de las sospechas de corrupción presente en tantos rincones del mundo". Y ejemplos de que esto es así sobran.

"En la mayoría de los países, el público aún considera a los partidos políticos como la institución más afectada por la corrupción. Estas percepciones además de ser un reflejo de la imagen negativa de los partidos políticos que el público ha informado de forma sistemática en el Barómetro a través de los años, podrían además socavar el rol básico de los partidos en el proceso democrático". Y es luego de afectado el sistema político, que la corrupción se extienda y perjudique a todo el tejido social sólo es cuestión de tiempo.

La apuesta es sencilla e ineludible, triunfe quien triunfe en las elecciones por la Presidencia de la República: O se toman medidas para enfrentar la corrupción, apenas se tome posesión de la Silla Presidencial o México no tardará mucho en hacerle compañía a Somalia y Corea del Norte, naciones líderes en dicha materia.

Andrés Manuel López Obrador dio un paso al frente, al ubicar a Manuel Clouthier Carrillo como eventual Contralor Ciudadano anti corrupción; Enrique Peña Nieto no se atrevió a decir "ni pío" sobre el tema, por lo que se asume, si hacemos válido el dicho que dice "el que calla, otorga", que todo seguiría igual o peor, con él en Los Pinos.

Principales conclusiones del Barómetro 2010

1.-En todo el mundo, se percibe que, al cierre de la década pasada, los niveles de corrupción han aumentado.

--Casi seis de cada diez personas informan de que los niveles de corrupción de su país han aumentado a través de los años.

--El aumento más importante es el percibido por los encuestados de América del Norte y la Unión Europea.

2.-Los partidos políticos son señalados como la institución más corrupta en todas partes del mundo.

--Ocho de cada diez personas consideran a los partidos políticos como corruptos o extremadamente corruptos. Por detrás de ellos se encuentran el funcionariado, el Poder Judicial, el Congreso y la policía.

--Con el paso del tiempo, ha empeorado la opinión pública sobre los partidos políticos, mejorando la percepción sobre el Poder Judicial.

3.-Las experiencias de hechos de soborno administrativo son generalizadas, y no han registrado variaciones si se las compara con el año 2006.

<a href="http://www.flickr.com/photos/30893626@N08/3441124242/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/30893626@N08/3441124242/" target="_blank">Tektum</a> via Flickr

--La policía es señalada como la institución que ha recibido sobornos con mayor frecuencia en los últimos 12 meses (según los datos del Barómetro Global de la corrupción 2010). La policía también ha registrado el mayor incremento en recibir sobornos a lo largo del tiempo, según las opiniones del público en general.

--En ocho de los nueve servicios evaluados, las personas de menos ingresos se ven obligadas a pagar más sobornos que las de mayores ingresos.

--La razón más frecuentemente para pagar sobornos es "evitar un problema con las autoridades".

4.-Las medidas del gobierno para combatir la corrupción suelen verse como poco eficaces.

--En todo el mundo, una de cada dos personas considera que las medidas tomadas por su gobierno son ineficaces en lo que respecta a detener la corrupción.

--Si bien las perspectivas globales no han cambiado a lo largo del tiempo, las opiniones sobre el actuar gubernamental han empeorado en Asia Pacífico, América Latina y el África subsahariana. Han mejorado en los Nuevos Estados Independientes y en América del Norte.

5.-Existe un bajo nivel de confianza en las entidades formales para combatir la corrupción.

--Una de cada cuatro personas de todo el mundo no confía en ninguna institución "sobre las demás" para combatir la corrupción.

--Casi una de cada cuatro personas confía principalmente en los medios de comunicación o el gobierno para frenar la corrupción.

<a href="http://www.flickr.com/photos/80325622@N08/7371800984/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/80325622@N08/7371800984/" target="_blank">LaRobinJud</a> via Flickr

6.-Existe una creencia generalizada de que el público puede jugar un papel en reducir la corrupción, y la disposición a denunciar actos corruptos.

--Siete de cada diez encuestados piensa que las personas de a pie pueden marcar una diferencia en la lucha contra la corrupción, y la mitad de los encuestados se imaginan la posibilidad de involucrarse personalmente.

--Las personas se muestran dispuestas a informar sobre hechos de corrupción a las autoridades: siete de cada diez encuestados indicaron que denunciarían un incidente. Esta disposición a denunciar los casos de corrupción es más marcada en América y en la Unión Europea.

El Barómetro 2010 Global de la Corrupción 2010, concluye: "La opción para quienes desean poner freno a la corrupción es clara: conseguir el compromiso de la población, empoderar al público y optar por soluciones que resulten viables independientemente del lugar, a partir de marcos institucionales que pueden y deben servir de apoyo a esta causa fundamental. En definitiva, la lucha contra la corrupción, en sus diversas manifestaciones, se verá fortalecida por aquellas soluciones que se basan en un gran apoyo del público".


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
745
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.