Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es Antonio Berni uno de los artistas argentinos mejor cotizados

12/10/2011 05:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La obra del pintor y grabador argentino Antonio Berni es una de las mejores cotizadas en el mercado porteño, que este 2011 busca superar su nivel de ventas por casi 18 millones de dólares, alcanzado en 2011. Su obra “Niña y cabra” fue puesta en el mercado por poco más de 75 mil dólares, apenas por debajo de algunas obras de Fernando Fader, según un artículo publicado por el diario La Nación. El pintor y grabador argentino Antonio Berni, quien es considerado uno de los primeros artistas surrealistas latinoamericanos y constructor de un acabado lenguaje plástico, murió el 13 de octubre de 1981 a los 76 años, en la ciudad de Buenos Aires, tras una vida tan intensa e inmensa como sus creaciones. Si Jorge Luis Borges concibió el universo como una biblioteca, entonces Berni le colocó varios de sus cuadros a los pasillos de ese mismo infinito, publica un artículo del portal electrónico “losandes.com”. El texto que sirve para perfilar al artista, señala que ni vanguardista ni “snob”, ni clásico ni prehistórico, el maestro Berni durante más de seis décadas y construyó un acabado lenguaje plástico, edificó un sistema estético, obra a obra, como hormiga. Antonio Berni nació el 14 de mayo de 1905 en Rosario, provincia de Santa Fe. Fue un artista representativo de la época que vivió; lo caracterizó el fuerte contenido social de su obra, con una galería de personajes entre los que se destacan “Juanito Laguna” y “Ramona Montiel”, representantes de los sectores más bajos y olvidados de su país. Su obra estuvo influenciada por los acontecimientos históricos que vivió a lo largo de su vida. En 1920 ya estaba exponiendo sus pinturas por primera vez y en 1925 consiguió obtener una beca para estudiar en Europa. De Madrid pasó a París, donde, junto con otros artistas de su generación, como Xul Solar, Spilimbergo y Aquiles Badi, continuó su formación y producción artística. A partir de allí se conformó lo que se conoce en la historia del arte argentino como el Grupo de París. A finales de la década de los 20, comenzó a relacionarse con los artistas que en el ámbito de la pintura o la literatura estaban a la cabeza de la tendencia surrealista, entre ellos con André Bretón. Berni inició su pintura surrealista pero no perteneció ni al automatismo de Miró ni al onirismo de Dalí. En realidad tomó la pintura de Chirico y le dio un contenido propio. "La Torre Eiffel en la Pampa", de 1930, es un ejemplo de ello. Nunca se supo si esta obra la hizo en Rosario o en París. Por entonces, la noticia de una revolución en Buenos Aires lo dejó consternado. Ya casado y con una hija decidió volver a la Argentina. No podía quedarse en un París tan distante, con escasas noticias de su país. Al regresar, vivió por unos meses en una chacra de la provincia de Santa Fe, para luego instalarse en Rosario y trabajar como empleado municipal. Tomó parte activa de la vida cultural de la ciudad, organizó la Mutualidad de Estudiantes y Artistas Plásticos y se adhirió por un tiempo al partido comunista. En 1932, en Amigos del Arte expuso sus obras surrealistas de París, y algunos óleos como "Toledo o el religioso". Esa muestra titulada “Primera exposición de Arte de Vanguardia” fue la primera exposición de ese movimiento en América Latina y también la primera en exponer collage. El público no estaba acostumbrado y la muestra resultó difícil. La crítica en pleno la rechazó. Berni era un hombre con gran sentido del humor y sentía una gran necesidad del mundo de los justos. Luchó por ello siempre, pero lo hizo con gran ternura y con un trasfondo casi épico. Se identificó y se integró a ese mundo del que nunca se desligó. Nunca hubiera imaginado el artista, que se hubiera ido a Europa en 1925 y que luego sería el primer artista argentino y sudamericano en triunfar en la Bienal de Venecia en 1962. Realizó 10 collages pictóricos y cinco xilo-collages acerca del personaje Juanito Laguna y cinco dibujos a tinta, obras que trascendieron. Otras de sus obras son: "Masacre" (1948) y "El obrero muerto" (1949), "Manifestación" (1951), "Los hacheros" (1953), "La marcha de los cosecheros", "La comida", "Escuelita rural" (1956); "Migración", "Salida de la escuela", "El mendigo", "Hombre junto a un matrero" y "El almuerzo", por mencionar algunas.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
150
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.