Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marco Ávila escriba una noticia?

Anulemos el voto el 5 de Julio: Sociedad Civil

28/05/2009 04:34 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay especialistas de la talla de José Antonio Crespo que proponen la misma medida

No es fortuito que la sociedad mexicana se haya desencantado del extremadamente complejo proceso electoral mexicano tras haber vivido una amarga y desconcertante experiencia durante el proceso electoral del 2006. Aquellos días en los que el Instituto Federal Electoral (IFE) declaraba ganador a un candidato sin haber sido ratificado por el Tribunal Electoral generaban dudas con respecto a la claridad de la elección, además muchas personas no entendían el cómo y el por qué se permitía el recuento de los votos sólo en una mínima fracción, y menos se entendía quienes eran los que iban a votar sobre la votación; es decir ¿Quiénes eran los magistrados que evaluarían todo el proceso?

Es precisamente la complejidad y lo ajeno del proceso electoral lo que provoca que los ciudadanos mexicanos opten por no participar en la elección. Lo complejo reside en que realmente no conocemos absolutamente nada de procedimientos electorales y todos los filtros que emanan de tales operaciones, pues nos limitamos a tachar o marcar un pedazo de papel que contiene insignias coloridas y nombres de personas que no sabemos quiénes son. Entonces intrínsecamente nos sentimos ajenos a toda posibilidad de conocimiento de la elección.

Aunque las estadísticas indiquen lo contrario en elecciones anteriores, la complejidad y la enajenación de la práctica electoral ha permanecido y es la base de la llamada democracia representativa. Por ejemplo, en las últimas seis elecciones federales se observa que la abstención de votar compite directamente con la acción de hacerlo.

Según el Comparativo de Resultados Electorales y Participación Ciudadana de las Elecciones Federales de 1991-2003 que dio a conocer el IFE, durante 1991 se abstuvo el 34.03% de los empadronados. En 1994 el 22.84%, en 1997 el 42.31%, durante el año 2000 el 36.03%, en las elecciones del 2003 no participó tachando su papelito el 58.32% y durante las elecciones federales de 2006 41.45% del electorado no asistió a las urnas.

Naturalmente el padrón electoral se ha incrementado en cada una de las elecciones federales, por lo que es cada vez más la cantidad de personas que deciden no salir a votar. Tan solo en la elección del 2006 hubo nada más y nada menos que 29 y medio millones de personas que no salieron a votar; es como si ningún joven del país hubiera tachado un sola boleta en aquél año.

La situación ha llegado al extremo porque el sentimiento de aversión a las elecciones ha llevado a la sociedad a organizar grupos que promuevan la anulación del voto como forma de protesta ante la falta de representación real que hay en el Congreso de la Unión.

Las personas se han dado cuenta que sus representantes no representan otra cosa más que el sostenimiento de la burguesía

Bajo el lema “Para políticos nulos, votos nulos” ha comenzado a hacer proselitismo contra-electoral la organización Anulo mi voto que se cohesionó en la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Su propósito es hacer saber a los partidos políticos que no existen candidatos que realmente los representen. Pero no se queda ahí el asunto, sino que consideran presionar al IFE para que haga pública la información de cuantos votos nulos intencionados se registrarán en el próximo proceso; algo totalmente improcedente, pues en el Código Electoral de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) no existe razón que permita conocer qué votos son anulados intencionalmente y por lo tanto no se puede hacer un escrutinio de los mismos.

Grupos de la misma naturaleza han surgido en varios estados de la República Mexicana, como en Tamaulipas, Puebla, Baja California, en la Ciudad de México y en Coahuila. Se presume además que entre algunos grupos contra-electorales ya mantienen comunicación, lo cual hablaría de un eventual movimiento nacional.

Por otro lado, especialistas de la talla del Dr. José Antonio Crespo han hecho pública su intención de anular intencionalmente su voto, para mostrar una señal de inconformidad con el sistema de partidos y la relación que tienen entre ellos. El mismo Crespo comentó durante el programa televisivo de la periodista Carmen Aristegui que no se trata de desaparecer los partidos políticos, sino exigir que modifiquen sus procedimientos y que asuman su responsabilidad ante la sociedad.

México no es el único país donde se comparte ese fenómeno de inconformidad con la democracia representativa. Sólo por mencionar algunos países: En Nicaragua hay interpretaciones legales que mantienen en grado de delito el llamado a la anulación del voto que encabeza el Movimiento por el Rescate al Sandinismo. Incluso en Chile existe un blog que invita a proponer la forma más original de anular el voto.

Es claro; la democracia representativa ha venido disminuyendo su fortaleza teórica y práctica que ha mantenido desde las revoluciones burguesas. Las personas se han dado cuenta que sus representantes no representan otra cosa más que el sostenimiento de la burguesía nacional e internacional. Por lo tanto, los movimientos que cuestionan la democracia representativa tienen una salida única: proponer la participación directa, la democracia participativa.


Sobre esta noticia

Autor:
Marco Ávila (4 noticias)
Visitas:
511
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Invitado (28/05/2009)

Pues Personalmente, yo simplemente no voy a votar este año por que no tengo animos ya que cualquiera que se postule ante cualquier cargo, todos sabemos que lo unico que le ibteresa es llenar su bolsillo y cuentas bancarias del dinero de los mexicanos y, cuando alguien necesita algo del gobierno, simplemente hacen oidos sordos. Asi que no vale la pena la levantada ni el tiempo que se dedique para ir a votar. Por lo menos eso pienso yo....

0
+ -

Marco Ávila (29/05/2009)

Como se observa, las personas ya no confían en la democracia representativa. Existe una desilusión muy perceptible en muchas partes del país, sin embargo, no se trata sólo de saber la actual situación, sino de debatir y discutir las formas más acertadas para modificar el sistema de representación o cambiar por completo hacia una democracia real.

0
+ -
Responder

jose (09/06/2009)

Yo anularé mi voto, este sistema apesta, necesitamos una revolución.