Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Apela narrador serbio a los designios insólitos y subterráneos

31/12/2010 10:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El narrador serbio Branimir Scepanovi (1937) sorprendió este año con su texto “La boca llena de tierra”, libro que apela a los designios insólitos y subterráneos, alejado de personajes con móviles precisos y racionales que permiten al lector explicar a cabalidad su conducta. El texto se cobija más bien en esos designios que viven en cada uno, sin que sean conscientes de ello. Es una novela rescatada recientemente por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y por la editorial Sexto Piso, traducida y prologada por Duvrabska Suznjevic. Dos planos narrativos alternados en razón de uno a uno conforman la obra. Por un lado, se narra en tercera persona, en letra cursiva, la historia de un hombre enfermo de cáncer quien, ante su inminente muerte, decide tomar un tren con rumbo hacia su pueblo natal, donde desea pasar sus últimos días. Sin embargo, no llega nunca a su destino pues a medio camino, mientras el tren hace escala en un pueblo, una fuerte corazonada lo lleva a bajar y echar a correr por el monte en busca de soledad. Su propósito se ve frustrado al encontrar a dos hombres que acamparon en un lugar tranquilo del monte. Por otro lado está el plano contado por uno de los campistas, quien narra desde el “yo” y desde el “nosotros”. En lugar de dejar ir al personaje, un desconocido que nada les debe, los hombres corren tras él, interrogándose en el proceso respecto de sus motivos, que cambian durante la persecución. El mayor mérito del libro “La boca llena de tierra”, tal vez, reposa en el hecho de su bien compuesto ritmo vertiginoso, su lenguaje despojado de ornamentos y argucias de la lengua, y la angustia que contagia, tanto desde la perspectiva del perseguido como de los perseguidores, desasosiego que dura un buen rato. La historia sobrecoge porque acerca a la vida desperdiciada de un ser humano que descubre el goce del amor y la belleza cuando ya no queda más tiempo; porque adentra, a través de una anécdota en apariencia disparatada, en los motivos profundos del hostigamiento colectivo, ese que ha parido engendros.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
131
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.