Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se apodera “El principe descalzo” de la Alhóndiga de Granaditas

27/10/2011 01:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El músico africano Alif Naaba, llamado “El príncipe descalzo”, prendió a un público entusiasta que bailó y aplaudió cada uno de los temas musicales que interpretó anoche aquí como parte del 39 Festival Internacional Cervantino (FIC), recital que dedicó a los guanajuatenses y a los países de Ruanda y Somalia. En la Explanada de la Alhóndiga de Granaditas, el joven de Burkina Faso salió al escenario descalzo, como es costumbre en su tierra natal y que lleva a todo escenario que se presenta, e inició su presentación con un tema a cargo del grupo musical que lo acompañó, para dar un adelanto de la calidad que esperaba a los presentes, sobre todo en instrumentos como el kora y el violín. Una vez que se apagaron las luces que iluminaban al público, apareció en el escenario el intérprete, quien descalzo comenzó a cantar temas como “Poulo” y “África”, con las que prendió rápidamente a los asistentes, mismos que no dejaron de aplaudir sus interpretaciones. En un foro casi lleno, Naaba dio una cátedra musical en la cual plasmó su talento vocal, pero también su virtuosismo al tocar la guitarra, conjunción de elementos que a cada momento puso a bailar a un público alegre que siguió con movimientos y las palmas sus ritmos. Tras agradecer en inglés a los organizadores del FIC por invitarlo a esta edición, el músico continuó con su presentación a través de piezas como “Sukiri”, “Boin Gniiga” y “Wend N´konté”, en las que fue evidente su estilo único de interpretar piezas que abordan mensajes de esperanza para tener un mundo sano. Las percusiones y las texturas del kora, a cargo de los músicos, y la voz de Alif Naaba llegaron a todos los rincones de la Alhóndiga y a sus alrededores, desde donde la gente lo escuchaba y veía sin importar que estaba en las banquetas o balcones de restaurantes o casas, pues lo importante era bailar y cantar. Al ver la reacción del público, Naaba pidió a los asistentes que se unieran con él para cantar al unísono, y después les solicitó se levantaran de sus asientos para bailar al ritmo de los temas, con lo que consiguió organizar una gran fiesta musical. La alegría y el fervor se hicieron presentes en la reacción del público, que al término del concierto solicitó otra pieza más, y con la humildad y sencillez que lo caracterizaron desde su llegada a esta ciudad el músico complació al público no con una sino con dos temas extra, que fueron ovacionadas.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
58
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.