Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Los apoyos que se atribuyen Santamaría y Casado suman mil compromisarios más de los existentes

17/07/2018 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CLARA PINAR

  • Él rechaza un acuerdo antes de la votación y ella advierte de que después será más difícil integrarse.
  • Efecto Cospedal: Casado se ve reforzado y Santamaría detecta un trasvase del 50% de los votos de la secretaria general.
  • Ambos descartan que Rajoy esté influyendo en el proceso. "Es un señor".

Los dos candidatos para liderar el PP, Soraya Saénz de Santamaría y Pablo Casado, ganarán el congreso extraordinario que el viernes y sábado elegirá al sucesor de Mariano Rajoy. Así lo han asegurado este martes por separado fuentes cercanas a ambos en base a unos cálculos que, respectivamente, atribuyen a la exvicepresidenta el 60% de los 3.083 compromisarios que votarán el sábado y al vicesecretario, 2.100 votos. La suma da 3.949 compromisarios, cuando el PP sólo tiene 3.083.

A cuatro días de la votación de los compromisarios en la segunda jornada del congreso extraordinario del 20 y 21 de julio, la campaña de Sáenz de Santamaría y de Casado se adentra en la guerra de cifras, sobre cuántos apoyos tiene cada uno. También en la batalla por la integración. Ninguno de los dos candidatos la rechaza, como pidió Rajoy, pero una la quiere antes del viernes y el otro, después de que voten los compromisarios y se conozca quién gana el congreso.

En lo único en lo que han coincidido este martes los dos candidatos es en su confianza en que Rajoy está cumpliendo su palabra de no interferir en la competición para sucederle. En los dos equipos no solo se asegura no tener constancia de que esté haciendo llamadas para presionar a favor de una lista única que impida la victoria de Casado, sino que los dos bandos se han afanado en proteger su honorabilidad.

"Es un señor", ha dicho esta mañana Casado sobre Rajoy, a quien ha agradecido su "exquisita neutralidad" y que rebajara a 100 el número de avales suficientes para poder presentarse a presidente del partido permitiéndoselo así a personas como él.

"No sólo no me consta sino que estoy convencido de que no ha sido así", han dicho desde la candidatura de Santamaría, donde se pide "un respeto, porque se lo merece y porque está feo sacar en campaña esta cuestión".

Salvo sobre la no injerencia de Rajoy, Santamaría y Casado están en desacuerdo en todo lo demás.

Los dos ganan en compromisarios

Por lo que respecta a los números, las dos partes aseguran tener ya un número más que suficiente del voto de los 3.083 delegados como para alzarse con el liderazgo del PP.

Según sus cuentas, Santamaría tiene el 60% de los votos comprometidos y se situaría a 15 puntos de distancia de Casado.

Por su parte, el equipo del vicesecretario ha cribado de nuevo los datos que facilitó la semana pasada y el resultado al que llega es el mismo, que a él le votarán 2.100 compromisarios frente a 800 que apoyarán a la exvicepresidenta, según un cálculo "extremadamente conservador".

Los dos equipos de campaña llegan también a una conclusión parecida, aunque contradictoria, con respecto a los movimientos que han hecho los compromisarios desde que la carrera a la sucesión quedó reducida de seis a dos candidatos tras el voto de la militancia, que también eliminó a la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

El equipo de Casado ve un trasvase claro de parte de los votos que obtuvo la secretaria general a su candidatura. Por ejemplo, en Andalucía, donde el 5 de julio se repartieron entre Santamaría y Cospedal y donde ahora los del vicesecretario aseguran contar con el 48% de sus más de 500 compromisarios.

Asimismo, el vicesecretario se atribuye casi la mitad, 48% del voto de las delegadas, justo en el día en que la campaña de la exvicepresidenta ha lanzado un vídeo en el que aparecen dirigentes del PP y afiliadas anónimas apoyando la candidatura de la que ven como la primera mujer que presidirá el Gobierno.

Efecto Cospedal

Entre las primeras cifras de apoyos que dio la semana pasada el equipo de Casado y los cálculos que hace a día de hoy ha pasado, entre otras cosas, el apoyo expreso de Cospedal a su candidatura, que no se estaría notando tanto en el aumento de apoyos, puesto que dicen tener prácticamente los mismos, sino en la actitud con la que los compromisarios reciben sus llamadas para pedirles el voto o confirmarlo. "Ven mucho más fácil y más al alcance de la mano la victoria de Casado", dicen fuentes próximas al candidato.

Más sobre

El mismo factor, el apoyo de Cospedal a Casado, lleva a una conclusión opuesta al equipo de Santamaría, que asegura que muchos compromisarios se acercan a ellos para extrañarse por "un pacto antinatura" entre dos personas que hace "dos días" se empleaban en una campaña "totalmente belicosa".

En términos generales, el equipo de Santamaría detecta un trasvase a su candidatura del 50% de los compromisarios de provincias en las que ganó Cospedal el 5 de julio y subraya que, igual que la candidata, los compromisarios con los que hablan apuestan por que el ganador del congreso sea el más votado por la militancia, es decir, la exvicepresidenta.

Lista más votada

Según dicen, no sólo ella hace valer el principio de la lista más votada. También muchos compromisarios que son alcaldes o exalcaldes y concejales que, o bien tras ganar las elecciones no han podido gobernar por pactos entre PSOE, Podemos y Ciudadanos, o temen que les ocurra algo así el año que viene. Por eso, según las mismas fuentes, se preguntan cómo van a oponerse a tal cosa si en su propio partido han permitido que el segundo se alíe con los cuatro aspirantes que quedaron por detrás de él para cerrar el paso a la que quedó en primer lugar.

Por este motivo, Santamaría insiste en llegar con una lista única al congreso del PP, algo que parece poco probable. Casado se ha negado desde el principio, porque quiere ir hasta el final y por dice no compartir su proyecto para el partido. Este martes, ambos se reunieron por fin y constataron estas diferencias.

Fue una reunión "cordial" pero quedaron en "respetar las normas", que en en lenguaje de Casado significa respetar que también voten los compromisarios, es decir, que haya dos listas.

Integración

Casado no niega la integración porque asegura que igual que se han sumado a él las otras cuatro candidaturas, también espera contar con Santamaría al final de un proceso que espera poder ganar y llevar así la voz cantante.

La exvicepresidenta, por el contrario, cree que por haber ganado el voto de la militancia el 5 de julio le corresponde liderar el PP y cuanta con integrar a su equipo al de Casado antes del congreso. Con el resto de candidatos, ya solo hay posibilidad de hacerlo después.

En este sentido, su equipo subió hoy la apuesta al advertir de que la integración antes del congreso será "más fácil" que después de él, porque en su discurso del sábado, Santamaría tiene previsto presentar a los nombres de su ejecutiva, donde lo ideal sería contar con todos los que vayan a ser miembros.

"Presentas tu equipo, con lo que acortas el espacio para que las personas que van con Casado se van quedado sin sitio", afirman fuentes cercanas a la exvicepresidenta, que añaden que "desde el punto de vista práctico, es muy difícil la integración posterior de mucha gente", aunque aseguran que "haremos lo que podamos para encontrar la fórmula".

Aquí el planteamiento de los de Casado también es distinto, porque en su discurso del sábado el candidato tiene pensado presentar sólo los nombres de los vocales del comité ejecutivo, tal y como indica el reglamento del congreso. Pero se reservará el "organigrama", la estructura del partido que diseñará si se convierte en su presidente.

En este caso, está claro que Santamaría no sería su secretaria general, porque este nombre sí deberá presentarlo en ese momento, de manera que el mayor rango que podría ofrecerle sería el de vicesecretaria, en el tercer nivel de mando en la dirección nacional del PP. Tampoco ocurrirá a la inversa, porque el vicesecretario ha rechazado la posibilidad de ser número dos de la exvicepresidenta.

No obstante, fuentes de la candidatura de Casado señalan que "hay muchos puestos disponibles que no tiene que decidirse en el congreso".

Así las cosas, a cuatro días de la votación de los compromisarios todos los frentes siguen abiertos entre las dos candidaturas a suceder a Rajoy. Los apoyos de los delegados de unos y otros no cuadran, eso sin contar que en los dos equipos se cuenta con que ni siquiera vayan a votar todos, en pleno mes de julio. A modo de conclusión, lo que dice uno de estos fontaneros: "Dos más dos no serán cuatro nunca en este ámbito".


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (48262 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
861
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.