Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Argentina: Una multitud marchó en todo el país en homenaje a Nisman y pidió justicia

19/02/2015 14:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageFuente: Clarín

usticia, uno de los vocablos que el kirchnerismo hizo bandera durante la última década, se le volvió un búmeran a menos de diez meses de dejar el poder. Miles de personas salieron a la calle ayer en todo el país y frente a los consulados argentinos alrededor del mundo al grito de "¡Justicia, Justicia!". La muerte de Alberto Nisman fue el detonante. Pero el fiscal era el emblema de una demanda más profunda de la multitud que ayer copó las calles sin banderías.

A las 17.40, cuando los fiscales promotores de la "marcha del silencio" en homenaje a su colega fallecido estaban a punto de iniciar la caminata calle abajo por Avenida de Mayo, un diluvio se desplomó sobre Buenos Aires.

Una vuelta macabra de la historia trajo a la memoria otra manifestación silenciosa bajo el agua y los paraguas en ese mismo lugar, días después del atentado a la mutual judía de 1994. Aquella vez, Carlos Menem estuvo presente, y soportó una silbatina feroz junto a su gabinete. Cristina Kirchner, en cambio, encabezó horas antes un acto propio y autocelebratorio en la Central Nuclear de Atucha y luego voló a su residencia veraniega de Chapadmalal, donde hoy festejará su cumpleaños 62. Muchos de sus funcionarios se habían dedicado en los días anteriores a descalificar la movilización y tildarla de "golpista", lo que pareció "potenciar" la convocatoria.

Guillermo Marijuán, José María Campagnoli, Carlos Stornelli, Germán Moldes y Raúl Plee llegaron a Plaza Lorea bajo una inesperada lluvia de aplausos y abrazos. Se aferraron a una pancarta negra con la leyenda "Homenaje al fiscal Nisman. Marcha del silencio" y comenzaron a andar. "Y llueve, y llueve, y el pueblo no se mueve", se escuchó. Unos metros más atrás arrancaron, a paso lento, la madre y la hermana del fiscal fallecido, su ex esposa -la jueza Sandra Arroyo Salgado- y su hija mayor, Iara.

Sin colores políticos, se distinguían dos grandes pancartas negras: "Llora por mí, Argentina", decía una. "Silenciaron a Nisman, despertaron a miles", decía otra. El silencio y el ruido de la lluvia sólo era quebrado cada tanto por aplausos espontáneos y tres cantitos simples y contundente: "¡Justicia, justicia!", "¡Argentina, Argentina!" y el más duro para el gobierno: "¡Asesina, asesina!".

La marcha avanzó por una Avenida de Mayo desbordada por una marea de clase media urbana y suburbana que, como atestiguaron los cronistas de Clarín, tenía mucha bronca acumulada con el kirchnerismo, pero no sólo con él. También con buena parte de la dirigencia política y el Poder Judicial (sí, el mismo que convocaba a la marcha) coparticipe de la corrupción y la impunidad que se ha vuelto intolerable para muchos. Algunos iban de la mano de sus hijos o pensando en ellos. Con el sueño de que puedan tener un país distinto.

La Policía Metropolitana calculó la concurrencia en más de 400.000 personas. La Policía Federal la estimó en apenas 50 mil. Hasta allí llega la grieta.

A esos números hay que sumarles los del interior del país. Sólo en Mar del Plata fueron 40 mil, entre locales y turistas. Otros 15 mil se juntaron frente al Monumento a la Bandera de Rosario. Y cientos de argentinos que viven en el exterior expresaron su bronca frente a los consulados, bajo la nieve de Washington o frente al piquete policial de París.

El resumen de una marcha de cientos de miles

La precandidatos presidenciales de la oposición se mezclaron entre la multitud. Sergio Massa y Mauricio Macri lo hicieron junto a sus esposas. Los radicales Ernesto Sanz y Julio Cobos marcharon codo a codo, por su lado. Hermes Binner hizo lo propio junto a Victoria Donda y Margarita Stolbizer. Elisa Carrió se cortó sola. El kirchnerismo y la izquierda fueron los grandes ausentes. Hubo también una importante presencia de empresarios e intelectuales.

Pasadas las 20, la cabecera de la marcha llegó a Plaza de Mayo y trepó a un pequeño palco montado frente a las oficinas de la fiscalía especial AMIA, donde trabajaba Nisman.

El secretario general del gremio de los judiciales tomó la palabra brevemente para agradecer la masiva concurrencia y pedir un minuto de silencio. La noche de los paraguas cerró con el Himno Nacional y el grito, otra vez, de "Argentina, Argentina". Al rato, en TV, comenzaban las lecturas políticas.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
98
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.