Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Otro aroma del perfume de gardenias

12/12/2011 13:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Don Lucho

Todas las mañanas de cada sábado la plazuela de mi barrio se engalana con personas de la tercera edad. Abuelitos y abuelitas se reúnen con un solo objetivo, bailar. A ritmo de danzón, mambo, rumba y chachachá reviven sus juventudes y le sacan lustro a la tarima con pasos respetuosos a la canción escuchada. Ya sea con grupo en vivo o sonido improvisado, los ancianos se mueven con frescura al compás de los éxitos de Pérez Prado, la Sonora Santanera, Mike Laure, entre otros.

Durante los lapsos de reposo, pues también necesitan tomar aire, nuestros adultos mayores cantan boleros. Un himno es Nuestro Juramento, que en la voz de Julio Jaramillo los transporta a sus años mozos y se aman como si fuera la primera vez. Beso cálido y sincero, abrazo eterno y palabras envueltas en una lágrima de agradecimiento. "¿Te acuerdas? | Claro que sí, viejito. Ese día me regalaste un ramo de rosas | Y desde ese día hasta hoy seguimos juntos".

Alrededor de la plazuela hay varios cafés. El sábado pasado me dirigía a uno de ellos para disponerme a leer, pero al ver a los abuelitos tan llenos de vida opté por contemplarlos bailar. Me senté en una de las sillas colocadas frente a la tarima que funge como pista. Uno de los viejitos que más llamó mi atención fue el maestro de ceremonias. Con traje de pachuco impecable, Don Lucho sostenía el micrófono con una pasión extraordinaria, muy de antaño pero no pasada de moda. De su boca se desprendían verdades que los jóvenes de hoy distorsionamos respecto al amor. Previo a Luces de Nueva York, Don Lucho hizo una presentación más o menos así:

"Hay mariposas, destellos de libertad que nos brinda la naturaleza, que a veces se ponen precio. Esas bellezas no cobran por seducirnos ni para atraparnos en el pecado. Fingen ganar una moneda para callar nuestros impulsos de amar. No nos cobran un instante ni pagamos un momento, simplemente intercambiamos un amor confundido".

Una vez dicho esto, se arranca: "Venga niños, con ustedes la Santanera".

Don Ángel

Al admirar a Don Lucho me pregunté qué habrán sentido todos aquellos que se agasajaron con las narraciones de Don Ángel Fernández en los salones de baile. Y es que en su artículo Haz el bien sin mirar a la rubia, publicado en la revista Rolling Stone, Juan Villoro nos obsequia una anécdota de una de las voces más emblemáticas que ha tenido la crónica deportiva de nuestro país, la del mítico Ángel Fernández.

En dicho texto, Villoro refiere que durante una época Ángel Fernández se desempeñó como la voz oficial del grupo Audaz en cada una de sus tocadas. Sí, el hombre que caracterizó a cientos de futbolistas con motes ingeniosos o que esbozaba frases tan vibrantes como "no la falles Borja" también fue capaz, humilde, de convertir una pista de baile en una hazaña con tintes gloriosos. "Así, los bailarines de barrio se convirtieron en protagonistas de una gesta homérica", apunta Villoro.

Animador de los bailes, narrador de cada paso y movimiento de las parejas que le sacaban brillo a la pista, inventor de proezas sobre lo que ocurría en cada rincón del salón en turno, Ángel Fernández cultivó una faceta que poco a poco se pierde en estos tiempos, la voz del bailongo. Histórico en el ámbito deportivo, Don Ángel Fernández, merecidamente recordado por Villoro, también debe ser valorado por la magnitud de integración que tuvo con la sociedad, esa que como puede sentir un partido de fútbol también se divierte en una pista de baile.

Hoy en día los narradores o cronistas a lo más que llegan en su vínculo con los demás es en aparecer en un sinfín de comerciales para promover el consumo. No imagino a uno de ellos venciendo su propia historia u orgullo para pararse en un salón de baile y amenizar el ambiente por el gusto de hacerlo, para hacerle sentir a la gente que es uno de nosotros y no alguien ajeno a nuestra cultura.

Perfume de gardenias

Acabada Luces de Nueva York, Don Lucho volvió al micrófono para presentar Perfume de Gardenias. No me había dado cuenta hasta que él lo dijo: "Veo con agrado que muchos jóvenes nos acompañan y aplauden con la mirada". En efecto, a mi alrededor había varios chavos gozosos de contemplar a los abuelitos.

"Niños, niñas y presentes que nos acompañan. La siguiente canción estará dedicada a esta juventud que hoy nos rinde tributo con su estoica figura de asombro. No es que nos vean como reliquias movibles, sino como el sueño de un futuro que desean heredemos. Y así será.

Para eso pido que nos sigan. Jóvenes, jovencitas, un perfume de gardenias no es un aroma para llorar la ausencia. No. Es el silencio respetuoso con el cual nos rendimos ante la diosa que con su existencia nos indica que estamos vivos. El corazón también huele, todo es cuestión de que desarrollen el sentido del olfato. Una vez impregnados del aroma de su nombre, de su belleza, el corazón se encargará de mantenernos firmes. Un ejemplo es bailar. Atrévanse a sentir y a respirar este perfume de gardenias. ¡Que se escuche la Santanera".

Los jóvenes que llevaban pareja subieron a la tarima. Los que iban solos fueron acogidos por un abuelito o una abuelita prestos a orientarlos en los pasos. Un servidor huyó en el intento, pero antes fue interceptado por Don Lucho. "¿Ya te vas, hijo? | Ya. Tengo chamba por hacer | Entiendo. Te vi contento viendo a los niños | No es para menos | Por lo que alcanzo a ver imagino que no tienes pareja | Así es | Recuerda que para sentir no hay prisa. Concédele tiempo a tus sentimientos. Hoy lo hiciste y mira, te vas contento. Hazlo también con una mujer.

Partí con la reflexión de sus palabras, así como imaginándome que habrán sentido todos aquellos que vibraron con la voz de Ángel Fernández en los salones de baile.

*NOTA. El video es sobre el grupo Audaz y no sobre la Santanera, pues el fin también es que escuchen la voz de Don Ángel Fernández.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
237
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.