Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Artroplastía, al rescate de las articulaciones

16/11/2012 00:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Artroplastía, al rescate de las articulaciones SyM - Rafael Mejía

Materiales sintéticos reemplazan a tejidos dañados.

Debido a que se encuentran en constante actividad y a que pueden ser blanco de distintas enfermedades, nuestras articulaciones están expuestas a lesionarse con frecuencia y, aunque buena parte de estos problemas se erradican con adecuada atención, muchos otros persisten y ocasionan complicaciones a largo plazo, como dolor, deformidad o funcionalidad limitada.

La lucha de la Medicina por restaurar la movilidad ha dado lugar a soluciones sorprendentes, como la artroplastía, que consiste en retirar las superficies articulares enfermas, formadas por hueso y cartílago (tejido que comprime los impactos y evita el roce entre estructuras óseas), a fin de sustituirlas por otros materiales.

Esta técnica no es nueva pues, como describe el doctor Manuel Arturo Michel Nava, jefe del servicio de Ortopedia y Traumatología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, localizado en la Ciudad de México y perteneciente al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, "los primeros intentos de reemplazo articular se dieron en Europa durante el decenio 1930-40 y en Estados Unidos a partir de los años '60 y '70 de la centuria pasada. Sin embargo, las técnicas son mucho más complejas en nuestros días, y es por ello que sólo una persona experta y bien entrenada debe llevarlas a cabo".

Las artroplastías más comunes, prosigue el especialista, son las que se realizan en cadera, rodilla y hombro, seguidas de lejos por las de codo, muñeca o tobillo. "Los implantes están constituidos por aleaciones metálicas de titanio y aluminio o de cromo, cobalto y molibdeno, así como por polietilenos de alta densidad, que son materiales suaves y resistentes. Todos deben ser de gran calidad, y los que utilizamos en el 20 de Noviembre son de origen alemán, suizo y estadounidense, ya que desafortunadamente no se fabrican en nuestro país".

Restaurar movilidad e independencia

Cabe aclarar que una intervención de este tipo no se practica por capricho, sino porque el paciente muestra notable disminución en la función de una articulación, dolor muy intenso y, ante todo, porque la terapia convencional con medicamentos y ejercicio no ha dado buenos resultados a lo largo del tiempo.

Asimismo, el Dr. Michel Nava señala que los padecimientos que obligan a la realización de una atroplastía con mayor frecuencia son:

  • Artrosis u osteoartrosis. Es el desgaste del cartílago por sobrepeso, uso excesivo de la articulación (por trabajo o deporte), envejecimiento y predisposición genética.
  • Procesos inflamatorios. Ocurren por enfermedades como artritis reumatoide (genera hinchazón en articulaciones y regiones circundantes, además de que puede afectar otros órganos) o lupus (trastorno en el que las defensas atacan a diversas partes del organismo, como piel, articulaciones y riñones).
  • Lesiones por accidentes. Pueden dañar al cartílago de la superficie articular (artrosis postraumática) u ocasionar muerte de parte del hueso (necrosis) por irrigación sanguínea deficiente.

El cirujano ortopedista afirma que la intervención dura aproximadamente 2 horas, siempre que corra a cargo de personal bien capacitado, y describe con sencillez que en ella se diseccionan la piel y músculos hasta llegar a la articulación; después, los componentes metálicos y sintéticos se implantan a través de cortes en las superficies del hueso (osteotomías). "La forma y tamaño de las prótesis dependerán de la zona afectada y de las características de cada persona, y suelen sujetarse con ayuda de un cemento similar al que usan los odontólogos o con tornillos".

Antes de la cirugía, aclara, los pacientes deben someterse a una serie de evaluaciones por parte del médico internista, reumatólogo u ortopedista, sin olvidar la práctica de estudios básicos como radiografía, pruebas de sangre y valoración del corazón. También es importante saber si se lleva algún tratamiento médico y qué fármacos son lo que se consumen.

No son candidatos a esta operación "las personas excesivamente obesas (sobre todo en el caso de rodillas o cadera), con problemas cardiacos o antecedentes de infarto; aquellas que sufren diabetes (altos índices de azúcar en sangre) que no ha sido controlada, y las que padecen insuficiencia respiratoria o renal (cuando pulmones o riñones no cumplen adecuadamente sus funciones)".

"Tampoco se recomienda en pacientes alcohólicos, adictos, con epilepsia (desorden eléctrico cerebral que se puede manifestar con convulsiones) o enfermedad de Parkinson (enfermedad neurológica que se asocia con rigidez muscular, dificultad para caminar, temblores y alteraciones en la coordinación de movimientos), ya que no podrían tener adecuado control postoperatorio y porque tiene mayor riesgo de sufrir caídas y ruptura de prótesis."

Futuro promisorio

Después de una intervención por artroplastía, el paciente permanece internado cinco días para recibir cuidados apropiados por parte del cuerpo médico y servicios de rehabilitación. Es común que se le administren antibióticos, coagulantes y analgésicos para favorecer la pronta recuperación y, cuando hay una respuesta favorable, podrá incorporarse a su vida normal en un promedio de seis semanas.

Al ser cuestionado sobre los resultados de la operación, el doctor Manuel Arturo Michel afirma que "el pronóstico suele ser bueno para los pacientes, que casi siempre son adultos que rebasan los 60 años, ya que se corrigen sus deformidades, mejoran su movilidad, recuperan independencia y el dolor articular disminuye".

Empero, asegura que "las personas a las que se les practica artroplastía tienen que ser cautas, pues las prótesis no son milagrosas y hay que cuidarlas. Es necesario llevar una vida tranquila en la que se realice actividad física moderada, como tai chi o caminar, a la vez que se deben evitar carreras, saltos u otros movimientos bruscos que pudieran ocasionan desgaste o fractura alrededor del implante. También hay que mantener peso adecuado, visitar periódicamente al ortopedista o reumatólogo, y someterse a radiografías para valorar su evolución".

En cuanto al futuro de esta cirugía, asegura que los materiales para fabricar los implantes se encuentran en constante mejoría, a fin de que su calidad sea excelente y tengan mayor durabilidad, sin olvidar que las técnicas se siguen perfeccionando para ocasionar el menor daño posible a los tejidos sanos y, en consecuencia, disminuir tanto el sangrado como el tiempo de recuperación.

Por último, Michel Nava enfatiza que "las artroplastías se llegan a tomar a la ligera porque cada vez son más comunes, pero colocar una prótesis no es tan sencillo como ponerse un par de zapatos. Más bien, se trata de una cirugía de alto riesgo que debe quedar en manos de gente capacitada, encargada de elegir con responsabilidad cuál será la metodología y los implantes más adecuados. Para no caer en manos de un charlatán, el paciente puede informarse sobre el tema y acercarse a médicos adscritos a la Sociedad Mexicana de Ortopedia (cuya página es:http://www.smo.edu.mx/), así como a los avalados por el Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología (dirección en Internet: http://www.cmot.com.mx/)".

SyM

Última actualización: 11-2012


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Visitas:
87
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.