Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Arturo Merino, creador emérito en Sonora, comparte 50 años de teatro

10/03/2010 07:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Arturo Merino tenía tan sólo 11 años de edad cuando se enamoró del teatro y esa pasión se convertiría en el centro de su vida. Merino es uno de los máximos exponentes de este arte en Sonora y ha sido nombrado creador emérito, el mayor reconocimiento que se le puede dar a un artista en el estado. A sus 70 años, Merino obtuvo la distinción por parte del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico (PECDA), convocado por Conaculta, y el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Sonora (FECAS). Aunque nació en Catarina, Jalisco, desde muy joven radicó en tierras sonorenses, donde ha demostrado su talento como actor, director y docente en la Academia de Arte Dramático de la Universidad de Sonora, compartiendo su experiencia durante 42 años. En entrevista, Arturo Merino compartió sus orígenes profesionales, su filosofía y los momentos determinantes durante los 50 años de su vida dedicados al teatro. Merino, que estudió artes escénicas en la Universidad Autónoma de Chihuahua, abrió el baúl del recuerdo para compartir el detonador de su pasión por el arte teatral. "Desde el momento que vi la primera obra teatral dije que quería ser actor, que quería estar allá arriba en el escenario. Tenía como 11 años de edad cuando fui al teatro. Me cautivaron las atmósferas y las aparentes realidades que ahí se desarrollaban. Me fascinó ese ambiente de misterio que se daba en el teatro, desde la primera llamada hasta la caída del telón. En verdad descubrí un mundo mágico", dijo. Sobre la reacción de sus padres ante su decisión de ser actor, Merino comentó que evidentemente pensaron que era un interés pasajero, intrascendente. Sin embargo, pronto comprobarían que realmente era su vocación, incluso le permitieron dejar inconclusa su carrera como abogado. Sonora ha sido terreno fértil donde el actor, director y docente ha cosechado muchos frutos. Nacido jalisciense, pero de padre sonorense, tuvo que cambiar su lugar de residencia, decisión que a la larga le generó grandes satisfacciones. El de 1959 fue un año inolvidable para él, pues realizó su primera obra: Un millonario feliz, donde interpretaba un personaje de más de 50 años cuando él tenía apenas 18. Desde entonces ha sido uno de los actores con más prestigio en el estado norteño, debido a su entrega y compromiso en el escenario. Asegura que su filosofía ha sido "adoptar al teatro como una forma de vida. Entré a este universo por un profundo amor al teatro, lo que me ha permitido tener un continuo enamoramiento con este lenguaje. Además estoy convencido de su valor y función social, de ahí que siempre escojo obras de denuncia, de crítica, de mejoramiento de la humanidad". Merino, quien ha representado a Sonora a nivel nacional e internacional, asegura que nunca le importó participar en obras clásicas o contemporáneas, siempre y cuando tuvieran algo qué decir a la sociedad. Ha actuado en más de 70 puestas en escena. Uno de los grandes aportes de este creador ha sido en el ámbito de la docencia. Durante 42 años impartió clases de educación de la voz, actuación, maquillaje y dirección en la Academia de Arte Dramático de la Universidad de Sonora, institución que le dio la posibilidad de desarrollar su carrera. Jubilado recientemente, Merino sigue compartiendo sus enseñanzas: "Fui testigo de las ganas y los deseos de muchos jóvenes por hacer teatro, así que yo traté de apoyarlos en lo que podía para que descubrieran ese mundo mágico que yo encontré en el teatro. Claro que son muchos los llamados y pocos los escogidos, como se dice por ahí, a veces se encandilaban con la fama o por aspectos comerciales, así que había que ubicarlos en la realidad". El creador emérito se dijo satisfecho no sólo por sus logros personales, sino porque el movimiento teatral en Sonora va en ascenso y cada día hay más proyectos institucionales y privados. Finalmente, Merino confesó que, después del estímulo recibido por parte del PECDA, se dará un año para poner un breve alto en su carrera, ya que han sido 50 años de labor ininterrumpida que lo obligan a hacer un receso. Sin embargo, permitirá que las ideas sigan llegando para continuar su trabajo en el teatro.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
292
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.