Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rocynet escriba una noticia?

Asi Sea

08/07/2009 14:41 5 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuántos de nosotros estamos preparados para vivir un duelo

<a href=

Hace unos días, el mundo de la música vivió una pérdida irreparable y por demás inesperada: El fallecimiento de Michael Jackson. Durante el merecido homenaje póstumo que le rindieron ayer, se vieron esas miradas de tristeza que comúnmente llevan las personas que acompañan en su último viaje a su pariente o amigo recién fallecido. Lo curioso del caso es que la mayoría de los que ven ese tipo de cosas, deciden persignarse pidiendo por su eterno descanso y por el dolor de quienes lo acompañan, aunque no los conozcamos. Quizá algunos lo hicieron o quizá no.

Esos momentos que vivimos todas las personas, de una manera u otra, deben vivirse porque es la ley de la vida. Sin embargo, no lo entendemos. Quizá nos volvemos un tanto egoístas porque somos nosotros quienes ya no volveremos a ver a esa persona y la mente se nos inunda de recuerdos vividos con el. Casualmente comenzamos a recordar detalles que se habían desaparecido. Es como si el cassete de nuestra memoria se pusiera a funcionar desde el momento en que lo conocimos, trayéndonos múltiples detalles que teníamos guardados en algún rincón de nuestra mente.

Por más que pensamos que esa persona se encuentra mejor en donde está porque ya no está sufriendo alguna enfermedad, nos hace falta. Un día comentando con unas amistades sobre la muerte, no supimos que era más doloroso, el vivir la agonía de esa persona que para ti es sumamente especial, desesperándote al esperar su final cuando ya sabes que pronto llegará o cuando sucede de un momento a otro. Quizá para algunos el verlo decaer poco a poco se vuelve más cansado y aunque muchas veces ruegas que ya no siga sufriendo, de igual modo te duele y mucho. Aunque quizá algo de súbito te sorprende y duele quizá más porque ya no tuviste tiempo de compartir nada con él. Alguna vez escuché hablar del dolor del alma. En varias ocasiones me pregunté cómo podría sentirse ese malestar. Cuando es algo físico solo te duele la pierna, el brazo, el estómago, la cabeza o lo que te duela, pero ¿y el alma? Cómo puedes sentirse un dolor de algo que no sientes, que sabes que existe pero no lo sientes más que moralmente. Sin embargo si se siente, hay quienes lo describen como un extraño frío en su interior, otros como un tipo de angustia y desesperación quizá y hay otros, como yo, que solo saben que en ese instante no desean más dolor porque el que están viviendo en ese momento es muy fuerte, tanto que no somos capaces de soportar otro más

Dolor del alma: En ese instante no desean más dolor porque el que están viviendo en ese momento es muy fuerte, tanto que no somos capaces de soportar otro más

Cuando vivimos esos momentos de tristeza debemos desahogarnos, sacar todo ese dolor que llevamos en el alma y no guardarnos nada. Para algunos su terapia es hablarlo y para otros es ocuparse en algo que les sirva de distracción. Pero hay quienes deciden callar y encerrarse en sus recuerdos. En opinión de algunas personas, esto es lo peor que pueden hacer ya que el no exteriorizar su pena, tarde o temprano les trae muy malas consecuencias. El compartir con los demás sirve de mucho ya que no solo quien vive ese instante está sufriendo. Lo que no es válido es que los demás no lo escuchen o le pidan que ya no siga recordando esos detalles. Claro que es muy respetable la decisión que cada quien tome, pero no pensemos solo en nosotros, procuremos ser empáticos con lo que viven los demás.

Aunque algunos piensan que por más que tratemos de ponernos en su lugar, no sabríamos cómo como vivir el duelo por un esposo o esposa, hermana o hermano, hijo o hija, padre o madre fallecidos. Inclusive no podemos sentir exactamente lo mismo que ellos sienten y sabemos que en algún momento de nuestra vida lo viviremos. Pero la verdad no es algo que se prepare desde tiempo atrás, solo sabemos que llegará tarde o temprano.

<a href=

En memoria de los ya fallecidos

Descansen en Paz,

Así sea.


Sobre esta noticia

Autor:
Rocynet (9 noticias)
Visitas:
499
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Marce (08/07/2009)

Me gusto el articulo, ya que es verdad el alma duele... y mucho!

0
+ -

Rocynet (19/08/2009)

Gracias por tu comentario.

0
+ -
Responder

Usuario anónimo (17/08/2009)

TODO ESO ES MUY CIERTO, PERO YO PARTICULARMENTE PIENSO Y ESO LES DIGO A LOS QUE ESTAN PASANDO PR ESOS MOMENTOS QUE DEBEMOS AGRADECER A DIOS POR EL TIEMPP QUE PUDIMOS DISFRUTAR CON ESE SER QUERIDO, Y PREPARARNOS TODA NUESTRA VIDA PARA CUANDO SE LLEGUE ESE MOMENTO

0
+ -

Rocynet (19/08/2009)

Asi debería ser, pero nos volvemos un tanto egoistas por que ya no los volveremos a ver. Pensamos más en nosotros.

0
+ -
Responder

Rubén Hugo (19/08/2009)

Espero te haya llegado mi comentario, excedió el limite de esto. Me gustaría poder hacertelo llegar completo a algún sitio. Si te parece contactarme, ya que me gustaría intercambiar opiniones.
Mi apellido es Lescano y nací en el 67, esto al revés mas el arroba y hotmail punto com, son mi dirección. Gracias