Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Aumentan labores de sepultureros en la frontera ante ola de violencia

01/11/2010 03:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El "enterrador", así es como le llaman a Don Nicolás Carrasco Millán por tener más de tres años trabajando en el panteón municipal nuevo de esta frontera y quien ahora, ante la ola de violencia que abate a la región, se ha visto presionado con un aumento en sus labores diarias. Pala en mano y la ropa llena de tierra, Don Nicolás, de 49 años, ha cavado en los últimos días más de una veintena de tumbas y un par de fosas comunes, por lo cual prefiere no llevar la cuenta de las personas que ha tenido que enterrar. "Tengo tres años de trabajar como sepulturero. En ese tiempo he tenido mucho trabajo haciendo hoyos para no se cuántas gentes, trabajo toda la semana porque los muertitos no pueden esperar", expresó tímidamente. Mientras hablaba, el enterrador observa detenidamente y con rostro triste cómo miembros de una familia introducían lentamente un féretro con los restos de su ser querido. "Diariamente entierro aproximadamente cinco personas, pero es variado, yo entró a trabajar a las 8:00 de la mañana para hacer los pozos, todos los días hay que hacer un pozo, a mi me toca escarbar y enterrar a los muertos", mencionó mientras tapaba una tumba. Explicó que son dos personas las que escarban las tumbas en las que se llevan varias horas, debido a que la tierra del cementerio es bastante dura. Señaló que cada tumba es de un metro y medio de hondo, sin embargo, manifestó que escarban constantemente sin descansos, porque las altas temperaturas están fuertes. "Nosotros tenemos que estar haciendo pozos porque los difuntitos no esperan, hay veces que cuando estamos haciendo los hoyos llegan difuntos y hay que enterrarlos, ante un clima que es demasiado caliente", enfatizó, refiriéndose a las altas temperaturas se registran durante el verano en esta ciudad. Mencionó que lo más impresionante de su trabajo es recibir cuerpos que no son reconocidos y que son enviados a la fosa común. "Aquí llega la funeraria, cuando son personas que no tienen familiares los echan al pozo de la fosa común, unos muertitos son ahogados, mutilados por el tren, baleados….. bueno de todas formas yo los tengo que tapar", manifestó. Explicó que "la fosa común es un pozo nada más donde se tiran los cuerpos, los cuales llevan pulsera en el pie, hay veces que los familiares viene y hay que sacar el cuerpo, algunos ya están descompuestos, lo único que no soporto son los olores, pero ya estoy impuesto a ver los difuntos", dijo Don Nicolás mientras escarbaba un pozo. En cuanto a cosas sobrenaturales, el enterrador dijo que en el tiempo que tiene trabajando en el Panteón no ha visto nada fuera de lo normal. "Yo nunca he visto apariciones, ni nada de eso, me he venido a las 5:00 horas de la mañana hacer los pozos cuando apenas está amaneciendo y nunca he visto nada, no se escucha ni ruidos, los muertos no salen", mencionó con gran tranquilidad. Don Nicolás, quien es originario de esta ciudad, agregó que a pesar de que para muchas personas este trabajo no es muy agradable, a él le gusta su oficio en el que espera permanecer muchos años más. "Espero seguir más tiempo en este trabajo, siempre me levanto al día siguiente con ánimos para empezar a escarbar más pozos y darle cristiana sepultura a los difuntos", finalizó Don Nicolás Carrasco Millán cuando limpiaba una tumba de tierra.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
51
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.