Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Adrian Perez escriba una noticia?

Ayer hubo una balacera a unas cuadras de mi casa…

04/02/2010 11:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un día como cualquiera. Pero con balas

Ayer hubo una balacera a unas cuadras de mi casa. Cuando ocurrió el evento aun me encontraba en la oficina ‘ trabajando’ (por ‘ trabajando’ me refiero a caminando por la planta que es al aire libre el tiempo suficiente como para disolver 5 pastillas Halls en mi boca).

Cuando salí del ‘ trabajo’ me avisaron que evitara cierta avenida principal debido al tumulto que se había generado resultado de la balacera que sucedió alrededor de las 4:40 pm. Una avenida que es elemental para llegar a mi depa. Lo bueno es que el tramo que uso de esta avenida esta retirado del lugar de los hechos. Pase al Seven Eleven por un doce (dos sixes de cerveza convenientemente acomodados en una caja de cartón), un sándwich de pavo y unos Camels. Llegue a mi cuarto, prendí el aire acondicionado y también la tele. Increíblemente había algo bueno que ver en la bastarda suela de zapato que las los ejecutivos de Multimiedios osan llamar programación de telecable.

Programacion de Multimedios

Era ni más ni menos que Harry Potter y el Prisionero de Azkabar (¿Azkalban?, ¿Monetalban?, ¿Ringostar?, no se, en la que sale Gary Oldman y que dirigió Alfonso Cuarón) la única de las no sé cuantas entregas van de Harry que me ha gustado en serio.

Pude sentir como mis neuronas se alimentaban mejorando sus conexiones eléctricas gracias a los vapores benefactores del alcohol

Ahí estaba yo acostado, con mi sándwich, mi tekate light y el gato de mi roomie (Switch) acostado arriba de mi mochila viendo Harry Potter cuando de pronto me pegó. Entendí. Algo así como una epifanía. Lo pensé y lo volví a pensar. Le di vueltas en mi mente y las imágenes eran claras. Fui por otra tekate, acaricié a Switch, soltó un reconfortante ronroneo y seguí pensando, recordando, visualizando. A la distancia aun podía escuchar sirenas de probables patrullas aun haciendo bola en el tumulto de la balacera que sucedió horas antes. Policías, violencia, corrupción, narcotráfico. Eso no importaba. Lo que pasaba por mi mente en ese momento era más importante que eso. Era algo más fuerte y sustancioso. Fui por otras 8 tekates mas ya que mi sándwich de pavo se había terminado. Tenía una mano libre entonces comencé a implementar el patentado ‘ trago a dos manos-dos latas’ . Pude sentir como mis neuronas se alimentaban mejorando sus conexiones eléctricas gracias a los vapores benefactores emitidos por el alcohol que lenta pero continuamente invadía a mi cuerpo.

Me levante de la cama y vi mi reflejo en el vidrio de una ventana en mi cuarto. Vi mi reflejo y lo vi a EL. Por supuesto que era EL. Todo se borro menos esa imagen. El contexto cesó. Solo estábamos EL y yo. Fue en ese instante que lo tuve que decir en voz alta para entenderlo. Di un trago de aproximadamente 34 segundos a mi recién abierta y ahora vacía tekate, miré a la pantalla de mi televeisor y en un tono moderado pero seguro dije eso de lo que lo que ahora no podía estar más seguro: ‘ "El wuey que compite contra Harry Potter en esta película es ahuevo el wuey de Twilight. A pinche huevo".

A-pinche-huevo

Switch me volteo a ver casi como si estuviera asintiendo. Sonreí de regreso y fui por un dieciocho (es como el doce pero mejor).


Sobre esta noticia

Autor:
Adrian Perez (5 noticias)
Visitas:
1137
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.