Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Futblog escriba una noticia?

Las Barras Bravas en México. Todo es mentira.

22/11/2010 01:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las Barras Bravas en México. Todo es mentira.

Cantos y banderas inundaron las tribunas de los estadios en México a partir de 1998, jóvenes y adolescentes que acudían con sus padres a los partidos de fútbol se alejaron de las ¨porras familiares¨, para integrarse a los grupos de animación.

Con tendencia Argentina, las barras mexicanas entonaban cantos de aliento hacía el equipo de sus amores, mientras se ondeaban banderas que llegaban a astillar las manos por los palos de madera, aparecieron las primeras tiras que se extendían a lo largo y alto de las gradas, así como los ¨trapos¨ con los nombres de los chicos que en ese momento se encontraban en la barra o bien con el nombre del lugar de donde provenían, hoy conocido como ¨el barrio¨.

Con playeras del Club y apenas unos 25 o 30 miembros de las barras, comenzaron a asistir y viajar a otros estados, para convertirse en incondicionales, las rivalidades se dieron de manera espontánea, pues se empezaban a conocer las barras y los barristas.

Con un ligero apoyo por parte de los Directivos de los Clubes, las barras comenzaron a crecer en gran medida por el fenómeno de las masas. Los excesos no eran suficientes, alcohol y drogas, peleas, robos a otras barras y saqueos: Los grupos se estaban Argentinizando.

El amor al equipo cada vez era mayor, los ¨hinchas¨ pasaron de pintarse la cara bicolor o tricolor, por los tatuajes en el pecho, cambiaron la imagen de aficionado (jeans y camisetas del equipo), por el look punk y playeras de la barra. La imagen era radical, central y eufórica.

De cien y doscientos integrantes pasaron a ser mil quinientos, dos mil y en clásicos hasta cinco mil o seis mil, el aliento impresionaba a propios y extraños, las porras familiares estaban en crisis de extinción ante los acontecimientos de banderas, humos, sombrillas, trapos, globos, papel picado y rollos de calculadora para hacer una fiesta de locura en la tribuna.

Las Directivas apoyaban a los incondicionales y las cortesías para ingresar a cualquier estadio aumentaron, los souvenirs de la barra se vendían de manera desmedida antes de entrar al estadio, parches, playeras, sombreros, calcomanías, cinturones, pulseras. Nadie quería estar lejos de la moda o de la barra.

Más sobre

Comenzó el gran negocio: lo que antes se regalaba (boletos para los estadios) por el gusto de la fiesta continua en la tribuna, se cambio por el pago de boletos y autobuses, los clásicos empezaron a ser exclusivos para los que podían pagar, los beneficiados eran los que estaban al frente de los grupos y el equipo… el equipo podía esperar el aliento.

Las barras en México se convirtieron en la gran mentira de apoyo, de ser incondicionales y de amor. Los hinchas empezaron a pagar por hacer lo que más les gustaba, que era cantar y expresar la pasión por su club.

Empezaron a pagar por ondear una bandera en el lugar exclusivo para La Barra, cuando en realidad esa bandera se podía ondear en cualquier lugar, empezaron a mantener a los mercenarios que les vendieron ¨el aguante¨, les vendieron el amor por su Club.

Hasta hoy, las percepciones que tienen los líderes de las barras sobrepasan los $70mil pesos por partido, con la venta y reventa de cortesías, por la venta de los productos oficiales de la barra, incluso por la venta de comida y cervezas.

El sentido de pertenencia que tiene los hinchas por la hinchada y por su club, mantienen la mentira de incondicionalidad en los estadios de todo el país, llamandose Barra Bravas, embriagados, consumiendo drogas y haciendo vida social, sin importar lo que pase en la cancha, hasta que se conozca el resultado y todo pueda estallar.

_______________________________________________________

La Porra Familiar: Grupo de individuos que animan a un equipo.

Los Trapos: Nombre que se les da a las banderas que se cuelgan en los estadios con frases y nombres alusivos al Club (la piel de la barra).

El Barrio: Territorio en el que socializan los hinchas, antes y después de ir al estadio., marcado con graffitis, murales y banderas.

Los Hinchas: Fanáticos que se caracterizan por el uso de cánticos de aliento hacía un Club.

El Aguante: Acción de enfrentamiento físico ya sea con hinchas de otro Club o con la Policía.

Silvio Aragón y José Carriaga.


Sobre esta noticia

Autor:
Futblog (460 noticias)
Fuente:
thefutblog.com
Visitas:
4349
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.