Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Bebe alcohol el joven "Juan Carlos" por imitación a su padre

03/01/2011 04:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

* Ocupa Querétaro primer lugar en consumo de alcohol entre mujeres * Pese a esfuerzos oficiales, el consumo infantil se acentúa en municipios Por Germán Meneses. Corresponsal Querétaro, 3 Ene. (Notimex).- La violencia familiar, la tendencia a imitar la figura paterna y el entorno social orillaron a "Juan Carlos" a probar las bebidas alcohólicas y otras adicciones, en busca de un evasor de la realidad y como complemento a su soledad. Con apenas 17 años de edad, el joven nacido en El Pueblito, municipio de Corregidora, relata que desde que tiene uso de razón presenció pleitos entre sus padres y padeció los malos tratos de quienes le dieron la vida. "Desde que me acuerdo, mis papás discutían y discutían y cuando más enojados estaban, se desquitaban conmigo, me regañaban, me pegaban y me castigaban", recuerda "Juan Carlos" en entrevista en el modesto cuarto de una casa-hogar del municipio de Querétaro. Con una mirada triste y con el arrepentimiento de haber tomado a tan temprana edad, el entrevistado revela que conoció el alcohol desde muy pequeño, cuando sus padres tomaban "unas cubas" antes y después de comer. "Ver a mi papá que tomaba diario y cómo se transformaba en menos de una hora me llamó la atención, además de que siempre quise imitarlo", refiere. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA), Querétaro presenta un porcentaje de consumo de alcohol y tabaco muy por encima de la media nacional y "Juan Carlos es sólo un reflejo de la situación que se vive en la entidad. El joven queretano agrega que a los 14 años tomó alcohol por primera vez, luego de que sus padres lo regañaron, lo castigaron y se salieron del hogar por unas horas: "en ese momento me sentí muy solo y me preparé una cuba, tal como lo hacía mi papá". Menciona que la imitación fue un factor fundamental para que se inclinara por beber alcohol, primero en cantidades pequeñas y a escondidas y posteriormente sin inhibición y con los amigos, hasta llegar el día en que regresaba a su casa en estado etílico. "Mis papás me regañaron al principio, pero luego ya no me dijeron nada y me pidieron que si iba a seguir así mejor me fuera de la casa, y eso hice porque ya no aguantaba los regaños y los malos tratos", dice con un dejo de tristeza. Ya en la calle, "Juan Carlos" se hizo de falsas amistades que lo orillaron más al consumo del alcohol: "nadie te invita un taco o una torta, pero sí te invitan a tomar cerveza o vino". En la escuela de la vida, como "Juan Carlos" le llama a la calle, se aprende a tomar, a fumar, a inhalar, pero a la larga afecta la salud. El entrevistado está consciente que en tres años cambió severamente su vida, pues antes tenía un hogar, tenía padres e iba a la escuela, pero ahora comparte su cuarto en la casa-hogar con otro menor de edad que está en una situación similar. "Ahora no sé a dónde ir, no sé qué hacer de mi vida, no sé trabajar, no sé hacer nada… no sé que pasará más adelante, pero a mi casa ya no quiero regresar porque es volver a sufrir golpes y maltratos. Aquí me tratan bien", asevera. La Encuesta Nacional de Adicciones 2009 expone que el porcentaje de individuos con abuso y/o dependencia de alcohol en Querétaro es de 8.7 por ciento, mientras que a nivel nacional el porcentaje es de 5.5 por ciento, es decir, en la entidad esta variable es superior al 50 por ciento respecto a la media nacional. Al respecto, el diputado local Abel Espinosa Suárez comenta que actualmente no se han realizado estudios oficiales que corroboren que ha aumentado el nivel de alcoholismo en menores de edad en la entidad, aunque es evidente ese indicador en municipios marginados. El presidente de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación en la LVI Legislatura local refiere que el problema se manifiesta en los municipios marginados. "Sabemos que en el municipio de Amealco hay un grave problema de alcoholismo infantil, con pequeños que consumen bebidas embriagantes, quizás por costumbre o hambre… consumen pulque y cerveza", refiere el legislador por el partido Nueva Alianza. Espinosa Suárez recordó que el Consejo Estatal contra las Adicciones expuso que Querétaro ocupa el primer lugar a nivel nacional en consumo de alcohol por parte de mujeres, lo cual debe ser un factor para que los menores busquen refugio en el alcohol. "Las autoridades estatales y municipales, así como la sociedad en su conjunto, deben poner más atención para revertir esa situación", aseveró. Al respecto, el coordinador de la Unidad de Servicios para la Educación Básica del Estado de Querétaro (Usebeq), Jaime Escobedo, confirmó que ya tomó "cartas en el asunto" en relación al consumo de alcohol en niños de primarias de Amealco. Igual que el diputado Espinosa Suárez, Escobedo dijo no tener la estadística de cuántos menores de edad son adictos a alguna sustancia o bebida alcohólica, pero aseguró que se trabaja decididamente para erradicar el alcoholismo infantil en las escuelas. Recordó que 410 escuelas primarias de la entidad están dentro del programa "Mochila Segura", cuya finalidad es evitar que los alumnos introduzcan bebidas embriagantes a las aulas. La psicóloga Ana Laura Galindo, especialista en atención a menores de edad con problemas de adicción, refirió que las causas que orillan a un joven a consumir alcohol son diversas, pero predominan la violencia en el hogar y el entorno social. "El hecho de que los niños y niñas consuman alcohol es un indicador de evasión de la realidad que los juegos, los deportes, la lectura u otras actividades no puede ayudar a sostener", especificó. Respecto a las complicaciones, la especialista dijo que dependiendo de la edad del menor, se producen alteraciones en el desarrollo de la personalidad, básicamente una tendencia a las conductas compulsivas. También se ven afectados el desarrollo emocional, por la presencia de frecuentes depresiones y de angustia, como consecuencia de consumo frecuente de las bebidas embriagantes. El niño tiene problemas neuronales, pues el alcohol afecta esa parte del sistema nervioso que no es recuperable, además de que ve afectada su parte social, hay deserción escolar, mala relación con los padres y con su familia. Galindo comentó que los daños de un bebedor infantil son peores que los de un adulto, porque el menor está en un periodo de formación y pueden presentarse problemas hormonales que generan atrofias y nulo crecimiento intelectual, entre otros problemas. "Es básico que desde el hogar se den las condiciones para que los niños no se inclinen por el alcohol, pues una vez inmersos en esa droga es difícil que salgan adelante y por más intentos que hagan las autoridades, estaremos hablando de un menor más con la vida destrozada", aseveró.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
168
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.