Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Bescansa propone cambiar la Constitución: reforma electoral, del Senado, y tres referendos

22/11/2017 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

IBON URÍA

  • La cofundadora y diputada de Podemos publica un documento con su propuesta de reforma constitucional para hacer frente a la crisis territorial.
  • Reclama "ensanchar el debate dentro de Podemos": "El debate de ideas está en el ADN de Podemos. El único propósito es aportar soluciones".
  • Su hoja de ruta establece que solo se podría celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña si los catalanes rechazan la reforma constitucional.
  • DOCUMENTO | Las propuestas de cambio constitucional de Bescansa.

image

La confundadora y diputada de Podemos, Carolina Bescansa, dio a conocer este miércoles su propuesta para reformar la Constitución. Los tres ejes principales son hacer del Senado una Cámara territorial con competencias en materia de financiación autonómica, una profunda reforma electoral, y una regulación exhaustiva de los referendos. Para abrir la vía a la independencia, Bescansa exigiría ganar tres referendos y dos elecciones. Se distancia así del planteamiento de la dirección del partido, que apuesta por una consulta de autodeterminación.

En su canal en Telegram, la diputada explicó que las propuestas son herederas del "extenso debate" que a lo largo de 2016 mantuvieron "expertos constitucionalistas, economistas y juristas", e insiste en que el texto apuesta por "ensanchar el debate dentro de Podemos", pues el "debate de ideas" está en el "ADN de la organización". En Twitter, agregó que mientras "el PP dice que no hay que cambiar nada" y el PSOE "nunca explica" qué cambiaría en la constitución, Podemos debe "debatir con transparencia" su propuesta de reforma constitucional.

Sobre su documento, Bescansa agregó que contiene tres propuestas "claras, concretas y detalladas", "abiertas" al debate y cuyo "único propósito es aportar soluciones". La diputada pidió también "pluralidad" y "democracia interna" en Podemos. Hace algunas semanas, cuando planteó en público la necesidad de que Podemos "hablase más a los españoles" y "no solamente a los independentistas", la dirección estatal, por boca de la portavoz parlamentaria Irene Montero, la llamó al orden: "Hay que hablar en las reuniones y no en los medios", le advirtió.

Bescansa, en cambio, defiende en el preámbulo de su documento que "toca someter al debate en Podemos, en todos sus círculos y órganos" sus propuestas, y se ofrece a explicarlas en cualquier foro del partido. La propuesta de la diputada y su ofrecimiento a recorrer las agrupaciones llega justo en plena crisis catalana y en medio de la gira que Pablo Iglesias, Irene Montero y Pablo Echenique, entre otros, han puesto en marcha por España para "explicar su modelo de país plurinacional", titulada Conectar España y que concluye el 2 de diciembre.

El poder de bloqueo del PP

La cofundadora de Podemos, que ya no forma parte de la dirección del partido, advierte de que España se enfrenta a su "mayor crisis territorial", originada por la ausencia de "elementos básicos" en el Estado de las autonomías. Esos componentes que faltan, a su juicio, son un espacio de representación institucional de los "pueblos, regiones, comunidades, países y naciones" de España con competencia sobre materias como la financiación, y una mayor "clarificación" de los límites del Gobierno frente al resto de poderes del Estado.

También critica Bescansa la "falta de claridad" en la ejecución de la financiación autonómica y la "generalización" del "pujolismo politico", el fenómeno por el que "partidos de implantación autonómica logran beneficios no equitativos gracias a su condición de llave para la investidura de gobiernos en minoría o la aprobación de presupuestos". Por último, censura la falta de "reconocimiento" de la "pluralidad cultural y nacional de España" y carga contra el sistema electoral, que no duda en calificar de "escándalo democrático".

En este sentido, denuncia la "indefendible desproporción" entre votos y escaños del Senado, donde el PP tiene "el 65% de las senadoras y senadores a pesar de que sólo le votaron el 33% de las y los españoles". Ello, unido a que una hipotética reforma constitucional tendría que ser aprobada tanto por el Congreso como por el Senado, hace que "la constitución sea, de facto, irreformable sin el acuerdo del PP", que tiene "capacidad para bloquear" el cambio "que nuestro país necesita como el aire para respirar" por culpa de un "sistema electoral trucado".

Reforma del Senado

La diputada pide así una profunda reforma del Senado y darle la competencia exclusiva para legislar sobre financiación autonómica, porque hasta ahora, a su juicio, PP y PSOE han obviado en múltiples ocasiones el "principio de igualdad" para lograr la aprobación de normas estratégicas favoreciendo a los nacionalistas. Por eso plantea que la Cámara alta tenga también competencia legislativa sobre el cupo y los fondos de compensación. Ni el Congreso ni el Gobierno podrían revocar sus decisiones, que tampoco podrían ser sometidas a negociaciones bilaterales.

En el Senado que propone Bescansa, además, Ceuta y Melilla tendrían tres senadores cada una, las "entidades federadas" con menos de un millón de habitantes elegirían seis representantes, las entidades con entre uno y cuatro millones tendrían 10, y las de más de cuatro millones de ciudadanos elegirían a 20. Así, tendrían 20 senadores Andalucía, Cataluña, Madrid y Comunitat Valenciana, y Cantabria, Navarra y Asturias sólo seis. El resto de comunidades tendrían 10. La Cámara pasaría a tener 204 senadores. La circunscripción no sería provincial, sino autonómica.

Elección del presidente

El documento de Bescansa también apuesta por modificar el sistema de elección del presidente, que pasaría a elegirse por sufragio universal, a dos vueltas y en circunscripción estatal única. La diputada propone esta vía para "reforzar de manera significativa la legitimidad del presidente y garantizar mayor estabilidad". El líder del Ejecutivo asumiría también la más alta representación del Estado en las relaciones internacionales y el mando de las Fuerzas Armadas, ahora en manos del rey.

En cuanto a la separación de poderes, propone que el Gobierno no pueda vetar por motivos económicos la tramitación de iniciativas legislativas que no afecten al presupuesto del año en curso ?una vía mediante la que el Ejecutivo de Rajoy ha bloqueado en esta legislatura la mayoría de propuestas de la oposición?, que el Fiscal General del Estado lo elija el Congreso y no el Gobierno, que activar el articulo 155 pase a estar en manos del Congreso, y que el Gobierno no pueda intervenir ayuntamientos que tengan superávit.

Los referendos

La tercera pata de la propuesta de Bescansa tiene que ver con los referendos. En primer lugar, apuesta por someter la reforma constitucional a consulta popular vinculante. Para sellar la nueva Carta Magna, debería ser aprobada tanto por el conjunto de España como por "cada una de las regiones, comunidades, países y nacionales que la integran" de acuerdo con las condiciones y los "criterios básicos de transparencia" que, de manera previa, debería definir "una ley de claridad de referenda".

¿Pero, qué pasa si Cataluña, por ejemplo, rechaza la nueva Constitución? Primero, el gobierno regional disolvería el parlamento y convocaría elecciones. El nuevo gobierno llevaría a la nueva Cámara regional una propuesta para celebrar una consulta vinculante. Si el 55% de los diputados lo apoyara, en un máximo de 100 días después de la votación parlamentaria se celebraría una referéndum donde se preguntaría si celebrar un segundo referéndum para permanecer en el marco del Estado o independizarse.

Si en la primera consulta la mayoría del electorado aprobase celebrar un referéndum de independencia, este se celebraría entre ocho y doce meses después de la primera consulta. Si ganase en las urnas la independencia, se disolvería nuevamente el parlamento, se celebrarían elecciones entre 70 y 140 días después, y el nuevo parlamento debería respaldar por una mayoría de 3/5 el voto favorable a la independencia. Si votase en contra, habría un nuevo referéndum de independencia entre 8 y 18 meses después. Sólo si la mayoría reforzada de la Cámara regional aprobara también la independencia, se abriría definitivamente la vía de la desconexión del Estado español.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (40888 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
963
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.