Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Blind Boys of Alabama desborda el Lunario de cadencias de blues y soul

08/09/2012 06:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Gospel: música espiritual que data del siglo XVIII y se hace popular en Estados Unidos en los años 30. Música evangélica que trasmite la palabra de Dios con uso dominante de coros de acoplada concordancia inflexiva de los colores de bajo, barítono y falsete. Por primera vez en México, Blind Boys of Alabama --a base de acordes de gospel tradicional, gospel blues, gospel sureño, gospel negro, soul, folk y blues-- presentó el espectáculo “Take the High Road”, elevando los bríos de las miles de almas presentes en el Lunario del Auditorio Nacional. Fundada en 1939, esta agrupación se ha ganado el cariño de millones de admiradores por todo el orbe. Cinco Premios Grammy, miembro de la Sala de la Fama Gospel, tres veces convocada a las tradicionales fiestas de la Casa Blanca y colaboradora de Peter Gabriel, Eric Clapton, Prince, Loud Reed, David Lindley, John Hammond y Charlie Musselwhite, entre otras grandes figuras del jazz y el blues. “Nuestra discapacidad visual no es razón para ninguna desventaja. ¿No sé lo que tú puedas hacer? Nosotros cantamos música espiritual, y lo hacemos bien. Esta noche queremos que la Ciudad de México lo sepa”, gritaba al inicio de la gala el vocalista ciego, líder del grupo, Jimmy Carter. Bajo eléctrico, batería, guitarra eléctrica, piano, órgano y voces fueron suficientes para que todos los rincones del recinto de Reforma se untaran de mensajes bíblicos en coloratura de fraseos en cauces de esplendorosa recitación. Desfile de temas clásicos: “Jesus, Hold My Hand”, “Have Thine Own Way, Lord”, “I Know A Place”, “Stand By Me”, “I Saw The Light”, “The Last Mile of The Way” y, por supuesto, “Take The High Road”. Palmoteos frenéticos. Entrecruzamiento instrumental con los ecos corales de bajo y barítono. El tiempo en el Lunario: procesión de cadencia en cabalgata que se vislumbra en gospel blues de asombros y denuedos inolvidables. Un solo de la guitarra eléctrica coquetea con los acordes de “La Cucaracha”: el público se pone de pie y grita jubiloso. Una seguidilla rítmica en las geografías de R & B se columpia casi 15 minutos en los resortes de la anochecida. Gospel sureño que paraliza las sucesiones. La muchacha de la mesa vecina se contonea bajo los bríos de los compases del piano y la batería. Llueven euritmias de conformidades musicales afroamericanas. El gospel es una pronunciación de cánticos que predicen los afines de la vida. “Mexico City: I love you”, clama uno de los vocalistas. Delirio. Gozo total. Encore: “Way Don’t You Live So God” y, el himno cristiano por antonomasia, “Amazing Grace”. Las emociones se agolpan. ¿Cómo es posible tanta gracia de Dios en burbujeo de música en una sola noche? Este concierto nos hacía falta a los capitalinos. Canciones acompasadas y de paz. Posiblemente, unas raciones proporcionadas de gospel, de vez en vez, sea un buen remedio para algunos de nuestros desconciertos. Ojalá y no sea la primera vez que Blind Boys of Alabama nos visite.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
170
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.