Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

A Boris «le crecen los enanos»

7
- +
09/08/2019 05:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las aguas de la política británica bajan revueltas ya que a la más que probable salida – abrupta o suave – de la Unión Europea, se suma un gobierno británico, en minoría y con el único sustento de los unionistas norirlandeses, donde los complós están al orden del día

Lo que se presumía como un «paseo militar» para Boris Johnson, que pretendía «cobrarse» de un solo movimiento el liderazgo del Partido Conservador y la máxima magistratura del Reino Unido, parece que no va a ser tan sencillo.

Diputados de los dos partidos mayoritarios – laboristas y conservadores – se habrían complotado para que los primeros compases del gobierno de Boris Johnson sean todo menos fáciles.

Como primera medida, quieren aprobar que las dos cámaras no hagan el tradicional «parón» de otoño, y comunes y lores se dediquen a explorar cualquier vía que culmine en un BREXIT «suave».

Objetivo: un BREXIT con acuerdo

El grupo de diputados díscolos se han marcado como objetivo evitar que Reino Unido ejecute un BREXIT «duro», esto es, salir «a las bravas» el 31 de octubre del 2019, lo que implicaría, entre otros perjuicios para Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, la imposición de una frontera impermeable con el país que gobierna Leo Varadkar.

Los primeros pasos de este compló serían «cobrarse la pieza» de Dominic Cummings, el consejero áulico de Boris Johnson en lo que respecta a la salida de la Unión Europea.

Los diputados rebeldes consideran perniciosa el asesoramiento que desarrolla Cumming sobre la Unión Europea sobre el que fuera alcalde de Londres.

De hecho, hay quien ya acusa de Dominic Cummings de haber impuesto un «reinado del terror» en el número 10 de Downing Street, y de haberse convertido en una suerte de Rasputín moderno.

Sin «parón» en otoño

Las dos cámaras de representación del Reino Unido se toman unas semanas de descanso todos los meses de septiembre, tiempo que las formaciones políticas aprovechan para realizar sus congresos anuales.

El grupo de diputados conservadores que están «en pie de guerra» en contra de una salida abrupta de la Unión Europea, se están pensando seriamente presentar una enmienda a la moción que permiten el «parón» en septiembre.

Esas tres semanas de septiembre servirían para lograr que no se produzca el temido BREXIT «duro», y lograr que el ejecutivo conservador tenga que pedir a la Comisión Europea una prórroga del artículo 50 del Tratado de la Unión.

Cummings lanza «contramedidas»

Ante la posible sublevación de un número importante de diputados para evitar una salida abrupta de la UE, desde el 10 de Downing Street se afirma, por activa y pasiva, que el 31 de octubre del 2019 el Reino Unido abandonará la Unión Europea.

Desde el entorno de Johnson, de hecho, ha sido el propio Cummings, ya se ha avisado de sirque se tomarán medida para evitar que la Cámara de los Comunes «cortocircuite» la salida de la Unión Europea.

Esa batería de medida, aplicadas de modo individual o sindicado, pasarían por suspender las sesiones de la Cámara de los Comunes, dejar sin efecto cualquier moción de censura que se presente contra Boris Johnson o inclusive llamar a los británicos a las urnas.

Rasputín en el 10 de Downing Street

Son los propios miembros de partido tory y los «ministros» del gabinete británico los que ven con preocupación la ascendencia que tiene Dominic Cummings sobre el histriónico primer ministro.

El historiador devenido en político, con una especial inquina contra todo lo que «huela» a europeo, puso como condición para entrar en el gobierno británico tener el control absoluto del despacho de Boris Johnson.

Una vez logrado ese control, se ha dedicado a «dimitir» a todos aquellos asesores de Johnson que no comulgan con una ruptura traumática con la Unión Europea.

Simultáneamente, ha ido promoviendo a nuevos asesores «fieles» a la idea de que la única solución para el Reino Unido es una salida, si es necesario sin acuerdo, de la Unión Europea el próximo 31 de octubre.

«Reinado del terror»

Una vez que Cummings ha tomado el control del gobierno británico, expulsando a los asesores que no comulgaban con la idea de abandonar la Unión Europea «a las bravas», ha instaurado un auténtico «reino del terror» en el ejecutivo que lidera Boris Johnson.

Son los propios miembros de partido tory y los «ministros» del gabinete británico los que ven con preocupación la ascendencia que tiene Dominic Cummings sobre el histriónico primer ministro

Para la segunda línea del gobierno británico, Cummings se ha dedicado a utilizar la amenaza, llamando al orden a muchos funcionarios de carrera, amenazándoles con perder su trabajo si no siguen «a pies juntillas» las directrices que emanan de su despacho.

Ministro «en la sombra»

En el organigrama original que había pergeñado Boris Johnson, su jefe de gabinete iba a ser, de hecho, ejerció de ello en los primeros compases del gobierno, sir Eddie Lister, el que fuera su «hombre fuerte» en el Ayuntamiento de Londres.

Sin embargo, y aunque formalmente el «segundo de abordo» sigue siendo Lister, según correos electrónicos del gobierno que se han filtrado a la prensa, Cummings sería ya asistente del primer ministro.

Mientras tanto, en las comunicaciones internas del gobierno británico, Lister habría sido relegado a asesor estratégico principal, con competencias en Asuntos Exteriores, Empresas y Seguridad.

Haciendo buenos a los asesore de May

Es tal el control que ejerce Cummings sobre todas las parcelas políticas por las cuales transita Boris Johnson, que, para muchos altos funcionarios británicos, los asesores de Theresa May - Nick Timothy y Fiona Hill – pasan por piadosos y simples.

El ambiente que se respira en las altas esferas del gobierno de Gran Bretaña, es calificado por muchos como de auténtico terror, un terror ejercido por Cummings y sus adláteres.

Cummings también cuenta con defensores de su gestión

Pero no todo son críticas y denuestos para la figura de Cummings, ya que hay antiguos asesores del anterior gobierno que justifican su actuar.

La operativa de Cummings estaría en dependencia de lo que necesita el primer ministro a su alrededor: asesores y funcionarios que cumplan con su trabajo y que tengan en cuenta las prioridades del primer ministro.

La elección de Cummings de los colaboradores de Johnson también se guiaría por la necesidad de que los más cercanos al primer ministro den respuestas sinceras a lo que se les pregunta, y no respuesta de conveniencia para no caer en desgracia.

Sin embargo, muchos diputados conservadores se muestran preocupados por el poder que ha llegado a atesorar Cummings dentro del ejecutivo, máxime cuando se trata de un cargo que no ha sido elegido en las urnas.

Jeremy Corbin posible primer ministro

La «maquinaria» laborista también se ha puesto en marcha para diseñar «escenarios» en caso de que un BREXIT duro haga caer el gobierno de Boris Johnson.

Hay que tener en cuenta, que, en estos momentos, los conservadores tienen una raquítica mayoría que depende de los dos diputados del UPP, el partido unionista norirlandés que fundase el reverendo Ian Pasley.

El partido político norirlandés está en contra de un BREXIT duro, que automáticamente provocaría una frontera «dura» entre Reino Unido y los países de la Unión Europea, léase Irlanda, que supondría el acabose económico para la parte británica de la isla.

El Partido Laborista cree que esta situación podría permitir una moción de censura contra Boris Johnson, dado lo cual, y antes de que se convoquen elecciones, podría dar para un gobierno minoritario con Jeremy Corbin en la cúspide.

Desde los «arcanos» del laborismo, John McDonell, el que pasa por ser el ministro de exteriores laborista «en la sombra», ha apuntado la posibilidad que ese hipotético gobierno laborista podría llegar ser inclusive apoyado por los diputados conservadores rebeldes.

El resultado, a partir de noviembre del 2019

Si todo lo anterior no son más que posibilidades de hacia donde evolucionar la política británica en el futuro cercano, el resultado lo tendremos, de cualquiera de las maneras, el próximo 31 de octubre.

Lo que parece que ya nadie duda es que el Reino Unido va a salir de la Unión Europea, aunque la pregunta esencial es cómo: de una manera traumática el 31 de octubre o bien con una salida «suave» mediante la prórroga del artículo 50 del Tratado de la Unión.

Lo que se presumía como un «paseo militar» para Boris Johnson, que pretendía «cobrarse» el liderazgo del Partido Conservador y la máxima magistratura del Reino Unido, va a ser más complicado

Fuente - el diario / Boris Johnson en Wikipedia / Dominic Cummings en Wikipedia / Partido Unionista del Ulster en Wikipedia


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (181 noticias)
Visitas:
74
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.