Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Braquiterapia, semillas radiactivas para tratar cáncer de próstata

16/07/2013 11:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Braquiterapia, semillas radiactivas para tratar cáncer de próstata SyM - Raúl Serrano

Apenas superado por el cáncer de pulmón, el de próstata es el segundo que más muertes causa en varones a nivel mundial. La cirugía para retirar la glándula y la radioterapia eran hasta hace unos años la única esperanza para el afectado, sin embargo, hoy la braquiterapia es alentadora alternativa; ¿sabe usted en qué consiste?

Pese a que los problemas de la glándula prostática son más frecuentes en hombres mayores, se calcula que 20% de la población masculina desarrollará alguno de ellos a lo largo de su vida, siendo cáncer el más grave. En nuestros días se estima que 30% de quienes superan los 50 años de edad tienen algún tipo en la afección de próstata, así como 70% de quienes son mayores de 70 años.

Es importante recordar que la próstata es una glándula que cumple un papel muy importante en el organismo masculino, principalmente en la etapa reproductiva, ya que genera el líquido seminal que protege y transporta a los espermatozoides en la ruta que éstos siguen hasta el útero femenino durante el coito (penetración); el diámetro normal de este órgano es 3.5 a 4 centímetros, se encuentra debajo de la vejiga y rodea a la parte superior de la uretra (conducto por el que se desaloja la orina).

Esta glándula puede verse afectada por microorganismos que alteren su funcionamiento y causen infección e inflamación (prostatitis), pero también puede desarrollarse cáncer si su estructura molecular natural se modifica y da pie al crecimiento anormal de células malignas que paulatinamente darán forma a un tumor que puede costar la vida.

La forma tradicional para tratar cáncer de próstata es cirugía radical para retirar la glándula o radioterapia, procedimientos que pueden dejar secuelas en el paciente, siendo las más comunes incontinencia urinaria (no tener control sobre la emisión de orina) y/o disfunción eréctil (imposibilidad de mantener una erección satisfactoria para tener relaciones sexuales).

"La radioterapia externa consiste en dirigir un haz de radiación directamente a la glándula, pero su campo de acción puede extenderse y afectar tejidos y órganos adyacentes -como uretra, vejiga y recto-, pudiendo ser el daño (en algunos casos) aún más severo que la misma enfermedad", asegura a saludymedicinas.com.mx el Dr. Aurelio Pámanes Ochoa, pionero en México en la aplicación de braquiterapia y director del Corporativo Hospital Satélite, en el Estado de México.

"El paciente sometido a radioterapia tiene que acudir a sesiones de aplicación a lo largo de la semana por un lapso de 1 a 2 meses -apunta el urólogo-, además, las posibilidades de reincidencia son altas y su vida sexual se ve disminuida considerablemente, hechos que tienen una realidad muy distinta en quienes recurren a la braquiterapia como método para erradicar el cáncer de próstata".

¿De qué estamos hablando?

La intención de reducir las posibilidades de que la radiación afecte a tejidos próximos al tumor cancerígeno en próstata llevó a los especialistas a experimentar colocando la fuente de radiación directamente en la zona afectada. El método recibe el nombre braquiterapia, y desde sus albores en las primeras décadas del siglo XX hasta nuestros días ha evolucionado notablemente, al grado que en Estados Unidos es la elección de poco más del 40% de los pacientes con este tipo de afección prostática.

Una de las instituciones que a nivel mundial se encuentra a la vanguardia en braquiterapia es el Instituto de Cáncer de Próstata, en Seattle (Estados Unidos), mismo que reporta que desde las primeras aplicaciones -hace 15 años- hasta nuestros días no se han registrado casos de reincidencia de tumores en quienes se han sometido a éste método de erradicación.

La braquiterapia consiste en hacer pequeña incisión en el área perianal (entre los testículos y el ano) por donde se introducen agujas especiales que depositarán directamente en la próstata "semillas" radioactivas de yodo 125, las cuales se mantendrán irradiando a lo largo de 65 días, en promedio, sin que tejidos y órganos que rodean a la glándula se vean afectados.

La operación tiene una duración aproximada de 50 minutos y el paciente necesitará apenas unas horas de recuperación antes de salir por su propio pie del hospital. El procedimiento continúa con una revisión cada cuatro meses, de manera que el intervenido prácticamente lleva su vida absolutamente normal, incluyendo actividad sexual.

"El yodo 125 es material radiactivo de baja tasa, que si bien representa el doble de la dosis de radiación (a diferencia de la radioterapia externa), no causa daños a los tejidos adyacentes -explica el Dr. Pámanes Ochoa, quien es egresado de la Escuela Médico Militar-. Su labor consiste en destruir las cadenas de DNA de las células cancerígenas para que no se sigan reproduciendo, lo cual también brinda esperanzas de que el tumor no vuelva a crecer después de un tiempo.

"Nuestra experiencia de más de dos años en braquiterapia, en la que hemos tratado y dado seguimiento a 54 pacientes, no ha reportado casos de reincidencia; aunque lo mejor es esperar por lo menos 10 años, la experiencia internacional nos hace alentar esperanzas", indica el especialista.

Por otra parte, cabe destacar que la braquiterapia se respalda en sofisticado equipo de cómputo que partiendo de imágenes tridimensionales de la glándula reconocerá perfectamente las áreas de mayor daño y determinará cuántas "semillas" de yodo 125 se implantarán en el órgano, así como los sitios precisos en los que brindarán mejores resultados.

"Cuando tenemos el diagnóstico preciso de un paciente, lo compartimos con dos instituciones igualmente expertas en braquiterapia (hospitales en Nueva York y Paris), con quienes intercambiamos opiniones vía internet a fin de llegar a una conclusión en conjunto"-puntualiza el Dr. Pámanes Ochoa, expresidente de la Sociedad Mexicana de Urología-; esta labor recibe el nombre planeación transoperatoria, y gracias a ella tenemos absoluta certeza del tratamiento antes de ingresar al quirófano".

"El material radiactivo es solicitado una semana antes de la intervención a un laboratorio especializado en Inglaterra, el cual lo envía en recipientes con una cubierta blindada y con las instrucciones de manejo de las jeringas especiales. Llevarlo a cabo de esta forma requiere de estricto protocolo internacional que asegura que la manipulación del yodo 125 efectuado sólo por personal instruido para ello", agrega el terapeuta.

Es así que el equipo de profesionales que efectúan la braquiterapia está conformado por urólogos, oncólogos (especialistas médicos en cáncer) con experiencia en radioterapia y físicos médicos, quienes reciben capacitación constantemente.

¿Quién es candidato?

Es importante dejar claro que no todos los pacientes afectados por cáncer de prostata son aspirantes a braquiterapia, ya que el éxito de esta técnica depende en gran medida del grado de avance del daño, así como la condición física del afectado. Al respecto, el entrevistado comenta: "La llamada escala de Gleason permite valorar al enfermo y 'calificarlo' entre 0 y 10, de manera que serán candidatos quienes tengan 7 o menos, ya que las calificaciones superiores denotarán cáncer muy avanzado, para el que se determinarán medidas distintas, como cirugía radical", puntualiza el actual presidente del Colegio de Médicos Militares.

El entrevistado, finalmente, enfatiza en la importancia de detectar el cáncer prostático etapas tempranas, en las cuales el tratamiento brinda mejores esperanzas de recuperación: "Los varones mayores de 50 años de edad deben acudir al urólogo para conocer su posibilidades de desarrollo de cáncer, sobre todo si hay antecedentes en la familia y/o si se es fumador; los exámenes nos darán señales de alerta ante posible cáncer o bien si éste tiene avance de consideración. En etapas tempranas este problema no causa molestias, por ello es importante acudir al especialista aunque éstas no se manifiesten, es decir, no debemos esperar a tener molestias para orinar o que al hacerlo se presente sangre en la micción".

Como dato informativo consideramos importante señalar que actualmente se hacen pruebas de braquiterapia en pacientes con cáncer de seno o quienes han desarrollado tumores cerebrales, con resultados alentadores, pero aún no definitivos.

SyM

Última actualización: 06-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
70
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.