Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Brilló Ignacio Manuel Altamirano en la literatura y la política

12/02/2011 07:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Considerado el padre de la literatura nacional, así como maestro de la segunda generación romántica de México; presidente de la Suprema Corte de Justicia, oficial mayor del Ministerio de Fomento, Ignacio Manuel Altamirano nació el 13 de noviembre de 1834 cerca de Tixtla, Guerrero. Impulsor de la revista “El renacimiento”, magistrado y cónsul mexicano en Barcelona y París, Altamirano nació en el seno de una familia de indígenas que no hablaban español y hasta los 14 años de edad inició un proceso de alfabetización. Tiempo después, en 1849, Ignacio Ramírez “El nigromante” le otorgó una beca que le permitió estudiar en el Instituto Literario de Toluca, donde recibió clases de su propio beneficiario, quien después se convirtió en uno de sus amigos cercanos. Estudió Derecho en el Colegio de San Juan de Letrán, donde logró concluir la carrera gracias a que impartió clases de Francés en una escuela privada. Al finalizar, Altamirano se lanzó al ambiente político y consiguió alinearse con los revolucionarios de Ayutla, quienes combatieron a los conservadores en la Guerra de Reforma. Tiempo después formó parte de los juaristas, con los que llegó a ser elegido, en 1861, diputado al Congreso de la Unión. Como funcionario público, Altamirano exigió castigar al enemigo y levantar el estandarte de la patria libre. Mientras que en 1863 fue uno de los primeros en buscar la lucha contra el imperio de Maximiliano y la invasión francesa. Un par de años más tarde, en 1865, le fue otorgado el grado de coronel por su participación en las batallas de Tierra Blanca, Cuernavaca y Querétaro. Ya restablecida la República, en 1867 decidió dedicar su vida a la enseñanza, la literatura y al servicio público, en el que se desempeñó como magistrado, presidente de la Suprema Corte de Justicia, oficial mayor del Ministerio de Fomento y cónsul de México en Barcelona y París. En compañía de su maestro y amigo Ignacio Ramírez y de Guillermo Prieto, fundó “El correo de México”, publicación en la que expuso y defendió sus ideología romántica y liberal. En 1869, con el objetivo de renovar las letras nacionales y gracias al esfuerzo de Altamirano, salió la revista “El renacimiento”, edición que se convirtió en el núcleo de agrupación de los más destacados intelectuales y literatos de la época. Además, en 1868 publicó la considerada la primera novela mexicana moderna, “Clemencia”. Para 1871 surgió la publicación “Rimas”, donde plasmó sus deseos de renacimiento literario y el encendido nacionalismo, siempre describiendo el paisaje patrio, que empleó como instrumento en su búsqueda de una lírica genuinamente mexicana. En los últimos años de su vida emprendió una serie de viajes que lo encaminaron a fungir como consulado en Barcelona en 1889 y de París en 1890, además realizó un ultimo viaje por Italia, país donde murió el 13 de febrero de 1893. Su cuerpo fue incinerado y sus restos regresaron a México para ser depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
130
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.