Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que De Sinaloa escriba una noticia?

Brinda una gran noche la Orquesta Filarmónica de la UNAM

28/11/2013 22:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

alt

* Bajo la dirección del Mtro. Jan Latham – Koening ofrece un programa diseñado para agradar.

* Aplauden como solistas a Sebastián Kwapisz y Pablo Garibay.

* De Moncayo a Joaquín Rodrigo, de Márquez a Dvorak, mexicano y universal.

Culiacán, Sinaloa.- Fue una gran noche, noche feliz, con un Teatro Pablo de Villavicencio lleno a reventar por un público de todas las edades, dispuesto a escuchar y admirar el soberbio espectáculo auditivo a cargo de 110 músicos, congregados en la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México –OFUNAM-, por primera vez en Sinaloa, bajo la dirección del maestro Jan Latham-Koening.

Fue un concierto diseñado para agradar desde el primer acorde, desde la sensualidad de los ritmos bailables del Danzón No. 2 de Arturo Márquez (1950), a los mexicanistas acordes del inolvidable Huapango , de José Pablo Moncayo (1912-1958), que hicieron vibrar al público de entusiasmo y ponerse de pie entre aplausos al final de la función, de dos horas y media de duración.

El concierto contó con la presencia de dos solistas: el concertino de la Orquesta, Sebastián Kwapisz, que interpretó la Melodía para violín y orquesta opus 1 , del mexicano Gustavo Campa (1836-1934), una bella pieza que recrea la bella época porfirista, con su ambiente festivo y cortesano. Una pieza breve, preciosa y enternecedora a la vez, que provocó tal relax que un solo "bravo" final, sencillo, sin estridencia, fue el mejor homenaje que se le tributó al artista, a quien ya se vio en Culiacán en junio de 2012, con la OSSLA.

alt Le siguió, para cerrar la primera parte, el virtuoso guitarrista Pablo Garibay, con esa joya musical que es el C oncierto de Aranjuez para guitarra y orquesta , de Joaquín Rodrigo (1901- 1999), una pieza que ya hemos escuchado en múltiples ocasiones en la ciudad, con diferentes guitarristas locales y foráneos, pero que nunca pierde el encanto de quien la escucha la vez primera.

Son tres movimientos, en los que el solista muestra su virtuosismo y hace lucir el instrumento a cuyo sonido se van amoldando, acoplando y acomodando los del resto de la Orquesta. El primero, Allegro con spirito , con una melodía que atrapa desde el inicio; el lento Adagio , agotador pero del que sale bien librado; y el Allegro gentile, fascinante en diálogo entre los punteos de las cuerdas en contraste contra el coro de pizzicatos de la sección de cuerdas.

Una pieza, en fin, muy conocida, bien amada, hecha para que luzca el solista, quien la acometió con firmeza, serenidad y virtuosismo técnico. Y obviamente, su esfuerzo fue premiado con estruendosos aplausos de parte del público, emocionado.

Tras el intermedio, el programa continuó con otra joya del siglo 20, la Sinfonía No. 9 e n mi menor, opus 95, Del Nuevo Mundo , de Antonín Dvorak (1841-1904), en la que las palmas definitivamente fueron para el director Latham-Koening, que mostró a plenitud sus dotes como conductor de esos rebaños de sonidos que surgían de todos los rincones del escenario.

Una pieza concebida como un homenaje a la riqueza y variedad musical de América por parte del músico llegado de su país natal, Checoslovaquia, a Estados Unidos, donde recoge ritmos y estilos de la música negra e indígena y se deja influir por el paisaje novedoso para él.

Fueron cuatro movimientos: El Adagio - Allegro molto inicial, como una introducción o una llegada a ese nuevo mundo; el Largo , que preludia el tema principal de la pieza, que se despliega en todo esplendor en el conocido cuarto movimiento; el Scherzo - Molto vivace , lleno de colorido y vida, y finamente el Allegro con fuoco , la parte más intensa y celebrada.

Fue una gran noche, los aplausos, los bravos, la gente de pie, fascinada. Traían preparado un encore y no esperaron a que lo pidieran, y tocaron el encantador Huapango , de Moncayo con el que terminaron de conquistar al público, que se les entregó totalmente y que salió del Teatro entre comentarios agradables y agradecibles.


Sobre esta noticia

Autor:
De Sinaloa (2835 noticias)
Fuente:
amanecersinaloa.com
Visitas:
142
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.